Bob Dylan vende los derechos de sus grabaciones a Sony Music

Este trato sucede un año después de que el artista vendió los derechos de autor de sus canciones a Universal Music Publishing

Por  ETHAN MILLMAN

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Michael Kovac/WireImage

Bob Dylan vendió los derechos de autor de sus masters a Sony Music Entertainment, la compañía anunció la compra el lunes pasado, marcando así otra venta exitosa para artistas que quieren ver los frutos de su arte a través de los derechos de autor de su propio catálogo.

Este es el segundo trato que Dylan ha hecho sobre los derechos de autor. El año pasado, el artista vendió sus derechos editoriales a Universal Music Group por alrededor de 300 millones de dólares. Todas las canciones tienen dos tipos de derechos de autor: los que pertenecen a la disquera -que incluye la pista de la canción y las mezclas- y los derechos editoriales que pertenecen a los compositores tanto músicos como letristas. Los derechos de autor de las disqueras están ligados a la regalía de la música y al streaming. Mientras que los derechos editoriales forman parte de las presentaciones y el uso de ese material en cine o televisión.

Sony no compartió los detalles sobre la venta -se estima que la compra de este catálogo estaría en un rango entre centenares de millones- pero el repertorio de Bob Dylan es, quizás, la adquisición más celebrada en la historia de artistas norteamericanos.

Rob Stringer, el CEO de Sony Music Entertainment, declaró que: “Desde el inicio de su carrera Columbia Records ha tenido una relación muy especial con Bob Dylan. Llevamos alrededor de 60 años trabajando juntos y estamos muy emocionados por mantener, y mejorar, esa relación”. En ese mismo comunicado Stringer afirmó que: “Bob es uno de los icónos musicales más relevantes y también es un genio. El impacto que ha tenido su música en la cultura popular es increíble y nos sentimos honrados de que sea miembro de la familia Sony Music. No podemos esperar a trabajar con él y con su equipo para hacer que su trabajo sea conocido por las generaciones que vienen”.

El negocio entre Dylan y Sony no es una sorpresa pues el artista ha trabajado con Columbia Records desde los sesentas. La compra de este material es lo más reciente que ha comprado Sony desde el año pasado. La compañía compró los derechos editoriales de Paul Simons y Bruce Springsteen. Billboard reportó que la compra del material de Springsteen costó alrededor de 500 millones de dólares, una de las compras más grandes que ha hecho la compañía por un solo artista.

La adquisición de catálogos musicales ha sido algo que ha llamado la atención de varios artistas durante los últimos años. Compañías como Hipgnosis Songs Fund han pagado precios altísimos por derechos de autor y varias compañías han seguido ese camino. Por ejemplo, la firma de inversiones KKR y Blackstone se aliaron, junto a otras compañías musicales, para comprar catálogos de artistas de alto perfil. 

Los artistas con una amplia trayectoria musical son quienes más interesados están en este negocio, pues les permite determinar cuál es el legado que quieren dejar y cómo quieren arreglar su patrimonio. Muchos prefieren recibir las regalías de una vez e invertirlas en compañías musicales en vez de dejar a cargo de esos detalles a miembros familiares. Algunos de los artistas que han vendido su catálogo como legado son: Tina Turner, Stevie Nicks, Mötley Crüe, y Neil Young.

En un comunicado Dylan contó que: “Tanto Columbia Records como Rob Stringer siempre se han portado muy bien conmigo y celebro que todas mis creaciones puedan quedarse en donde pertenecen”.