Future of Music: 25 artistas que tenés que escuchar hoy

Sin límites de género ni estilo, una selección de músicos jóvenes y emergentes que marcan el ritmo de lo que viene

abril 10, 2024

Bienvenidos a Future of Music, una producción especial de Rolling Stone Argentina con los artistas, los sonidos y los fenómenos que marcan hoy hacia dónde va la música. En colaboración con Rolling Stone Estados Unidos, te presentamos a 25 artistas emergentes, argentinos y de distintos rincones del mundo, de los géneros y los perfiles más diversos, para conformar un mapa ajustado de lo que viene… pero que ya está sonando.

En los próximos días, vas a encontrar en la web y las redes de Rolling Stone mucho más contenido de Future of Music, incluyendo una serie de entrevistas y perfiles en video con algunos de los músicos que vale la pena escuchar. Por lo pronto, conocé en esta nota los 25 artistas destacados por Rolling Stone.

Yami Safdie

Yami Safdie. (Foto: Fernando Gutiérrez)

Nacida en el oeste bonaerense y criada en las redes sociales, Yami Safdie pasó de subir covers a su Instagram, a grabar con Milo J y Gustavo Santaolalla. Es la perfecta representación de la movilidad artística ascendente de la generación Z: construyó una carrera con destino de grandes escenarios internacionales gracias a las redes sociales. Desde su adolescencia en Haedo supo aprovechar los diferentes formatos que cada plataforma propiciaba para generar interacciones y nutrir, post a post, una base firme de público que llegaba por un viral y se quedaba por su talento, su versatilidad y su voz. JUAN FACUNDO DÍAZ

Masicka

Masicka. (Foto: Jason Koerner/Getty Images)

La primera señal de que Masicka no se ajusta a los moldes preconcebidos aparece cuando el artista de dancehall jamaiquino habla de sus músicos favoritos, como Bob Marley, Shabba Ranks y… Lukas Graham (banda pop danesa y sensible con una serie de hits en los 2010). “Me gustan los artistas que cantan desde el alma y Lukas tiene un enfoque diferente”, dice Masicka, de 31 años. Creció en Portmore, sudeste de Jamaica, y, como se aprecia en su playlist, no le teme a ser ubicado en los márgenes del dancehall por incorporar elementos de la electrónica, el R&B y el hip-hop. DAVID BROWNE

Fonso

Fonso. (Foto: Toto Pons)

Hace unas semanas circuló un meme que decía que escuchar ahora música de los 80 era como escuchar en los 80 música de los años 40. ¿Puede ser el “rock nacional” un anacronismo? Día del Trabajador, el álbum que Fonso lanzó el año pasado, funciona como una guía del viajero para una travesía emocional a esas sonoridades que están allí, para ser descubiertas por una nueva generación. Lucas Difonzo, el artista detrás del seudónimo, es cantante, guitarrista y compositor oriundo de Castelar, oeste del Gran Buenos Aires. Lanza guiños a Charly, Calamaro y Ratones, y tiene como aliados al Cuino Scornik (autor de hits como “Estadio Azteca”, “El salmón” y “Mil horas”), con quien escribió “No me afecta”, y Daniel Melingo, que aportó su voz para el disco. Pero también encuentra socios entre sus contemporáneos, como Mariano Di Cesare (El Príncipe Idiota/Mi Amigo Invencible) y Marilina Bertoldi. HUMPHREY INZILLO

Faye Webster

Faye Webster. (Foto: Kendrick Brinson/Iluminación: David Walter Banks)

“Lego Ring”, el single border-rockero, casi psicodélico, que Faye sacó en enero con Lil Yachty ya suma cuatro millones de streams. Tiene una cantidad colosal de seguidores en TikTok, donde los clips de sus shows suman otros millones de vistas. Y con su nuevo disco, Underdressed at the Symphony, y la potente gira que se viene, está por dar el salto del fandom de culto a las ligas mayores. A oyentes y periodistas les cuesta catalogar su mezcla de indie-pop, stoner y folk. Aunque algunos la ubican erróneamente en el club de las “chicas tristes”, su música tiene siempre un humor sutil, con una vuelta de tuerca divertida. Incluso cuando canta sobre llorar (y vaya que hace eso seguido). ANGIE MARTOCCIO

Taiu

Taiu. (Foto: Fernando Gutiérrez)

Taiu siempre estuvo en el lugar, el momento y con las personas indicadas, y su figura se transformó en la de partícipe necesario para la explosión del hip-hop nacional. Hijo de Víctor Heredia, se crio entre amistades familiares como Mercedes Sosa y León Gieco. Formó el colectivo de producción Neuen junto a Oniria, Yesan y Ferlaflame y moldearon los inicios de Modo Diablo, el trío de Duki, Neo Pistea e Ysy A. JUAN FACUNDO DÍAZ

MC Abdul

MC Abdul. (Foto: Getty Images)

MC Abdul está en El Cairo cuando nos conectamos por Zoom. “Acabo de sacar a mi familia de Gaza hace tres días”, dice el rapero palestino, de sólo 15 años. “Es la primera vez que nos vemos en cinco meses”. Su infancia en Gaza estuvo marcada por el cuidado de sus cuatro hermanos menores y el día a día bajo la ocupación israelí. El año pasado, Abdul se mudó a Los Ángeles con su padre, y al poco tiempo el conflicto volvió a estallar en su tierra. En esos duros momentos se volcó aún más a la música, que lo acompaña desde que su single debut marcó 6 millones de vistas en Instagram. “Nací para hacer esto”, asegura. BOUTAYNA CHOKRANE

Scowl

Scowl. (Foto: Instagram)

Cuando giraron por Estados Unidos, el año pasado, los músicos de Scowl se obsesionaron con un juego: agarraban un dado, tiraban y, si salía seis, se lo podían lanzar a un compañero. “¡Volaban dados para todas partes!”, dice la vocalista Kat Moss, de 26 años. “¡Era el juego más insoportable!”, agrega el guitarrista Mikey Bifolco, de 32. Es una buena metáfora de qué significa ser una banda hardcore exitosa hoy: algo random, enquilombado, quizás doloroso, pero divertido al fin. Para Scowl, todo fue bastante bien desde su formación en 2019, en Santa Cruz, California: el apoyo de Post Malone, teloneros de Limp Bizkit en el Madison Square Garden y una gira propia con entradas casi agotadas. “Siento como si hubiéramos engañado a alguien”, admite Moss. BRENNA EHRLICH

Blair

Blair. (Foto: Josefina Fogel Nuñez)

Cuando Julieta Aylén Ordorica (el verdadero nombre de Blair) se subió al enorme escenario en el Estadio River Plate, junto a Louta, en la previa de uno de los shows de Taylor Swift, no todos sabían quién era esa joven de mirada hipnótica y voz dulce. Sin embargo, su nombre no paró de crecer desde entonces. Oriunda de Punta Alta, provincia de Buenos Aires, la cantautora de 22 años que lanzó su primer disco en 2022 (Llorando en la fiesta) y el año pasado agotó su primer Niceto Club, sorprendió al público más tempranero en las últimas ediciones de Cosquín Rock y Lollapalooza con su performance pop de corte gótico. En sus shows, se pone un vestido blanco y juega con tinta roja, emulando el color de la sangre. Aunque empezó haciendo trap, enseguida viró a otros géneros y su convocatoria aumentó notablemente. “Siento que se acercan [a mi música] por la verdadera esencia, no es que escucharon una canción en una playlist, les gustó, entonces se la guardaron y después no entienden el resto. Es gente que se acerca porque de verdad le gusta y lo entiende”. MARTÍN SANZANO

Omah Lay

Omah Lay. (Foto: Jordi Vidal/Redferns)

Omah Lay, la estrella nigeriana de 26 años, cuando no está en Lagos, pasa bastante tiempo en Europa, donde ya tiene un público ferviente, que corea sus temas. Desde su aparición en escena, allá por 2020, ha llamado la atención con su personal estilo de afrobeat, tan oscura y emocional que los fans la describen como “Afro-depression”. Él, en cambio, se ilumina al hablar del nuevo álbum que prepara por estos días. “Estoy en otro lado ahora –dice–. Creo que este año va a cambiar mucho el concepto que todos tienen del afrobeat, y yo voy a ser uno de los líderes de ese cambio”. MANKAPRR CONTEH

The Last Dinner Party

The Last Dinner Party. (Foto: Samir Hussein/WireImage)

Los pudores quedaron afuera del Bowery Ballroom la noche en que Abigail Morris, voz de Last Dinner Party, rodaba por el escenario como una infante divertida durante una fiesta de casamiento. “Y te voy a joder como si nada más importara”, cantaba el público mientas la banda indie londinense estrenaba su single debut “Nothing Matters”, una arrebatada oda al amor y a la vieja y querida acción de fornicar. The Last Dinner Party agotó las entradas de su primera gira por Estados Unidos, con shows así. Son una banda bien de chicas, hasta en el detalle del moño de satén que cuelga del bajo de Georgia Davies, impetuosamente plantada frente a los intentos del “hombre” de decirte quién sos. “Sentís una especie de seguridad al tocar en una banda como esta porque somos muy unidas arriba y abajo del escenario”, dice Morris. AUDRA HEINRICHS

Barro

Barro. (Foto: Fernando Gutiérrez)

Es posible que los que conozcan a Ca7riel por lo que hace con su amigo y socio Paco Amoroso no vean tan nítido el match con Chowy Fernández, un tipo que tocaba death-metal progresivo experimental en Pronoia. “Yo vengo del pop”, dice la voz de “Cono hielo” medio en joda, pero en rigor es bastante cierto: viene del pop, o del trap, o ponele que —según Wikipedia— del “urbano latino”. Lo que pasa es que para entender hay que manejar otro dato: de pibito el tipo saltaba de María Elena Walsh a Queen y de ahí a Pantera y otra vez a Michael Jackson y de vuelta a Megadeth, así que al final tiene todo el sentido el vínculo heavy. De ese quilombo formativo nace Barro (la completan El Montes y Alan Fritzler, flamante baterista de Rata Blanca), una banda que tiene menos de diez shows y apenas un EP autotitulado y el disco Constimordor, pero que viene con chapa por deformidad: son pesados, sin embargo, no hay forma de saber qué tipo de metal hacen, y ese desconcierto es encantador. DIEGO MANCUSI

Jasiel Nuñez

Jasiel Nuñez. (Foto: Getty Images)

Si le preguntás a Peso Pluma qué es lo que más le gusta de su compa Jasiel Nuñez, te va a responder: “su pluma”. Y te va a hablar de la capacidad del artista para expresarse sobre el amor y la vida a través de metáforas complejas y relatos visuales. “Su manera de escribir y de compartir sus sentimientos es muy especial“, dice. “Tiene tantas letras e historias, y tanto más que mostrar”. A poco más de un año de firmar con el sello de Peso, Double P, Nuñez, de 24 años, se ha ubicado rápidamente como uno de los compositores referentes de la música mexicana. TOMÁS MIER

Chappell Roan

Chappell Roan. (Foto: Instagram)

El lobby del wiltern, en Los Ángeles, está ambientado con vacas de plástico rosas y unas camionetas azules en la última noche del tour de Chappell Roan por la costa este norteamericana. Sus fans —luciendo cuernitos brillantes y corpiños decorados con corazones— aprovechan la producción para sacarse fotos al entrar en la sala de conciertos art decó, en cuyo escenario unas drag queens hacen su show. Es apenas una muestra de cómo Kayleigh Rose Amstutz, quien define a Chappell Roan como “la versión drag queen de mí”, está edificando su propio universo, canción a canción, concierto a concierto. Roan, 26 años, ha amasado un fan base sólido, fiel y sobre todo queer, que ahora se expande hacia el público general. Hoy trabaja en la secuela de su aclamado debut, The Rise and Fall of a Midwest Princess, y acaba de abrir una serie de shows para Olivia Rodrigo. “Esto es lo más –dice Roan–. Es increíble estar viviendo mi propia pequeña vida de popstar”. T.M.

Evlay

Evlay. (Foto: Agustín Dusserre)

Después de consagrarse —y ganar varios premios— como productor de artistas como Wos, Nicki Nicole, Ca7riel y Paco Amoroso y Acru, el año pasado Evlay lanzó su álbum debut, el ecléctico 333, que incluye la primera colaboración conjunta entre Wos y el cantante de Él Mató a un Policía Motorizado, Santiago Barrionuevo. Además, sumó a amigos de distintos ámbitos musicales: Taichu, Lisandro Aristimuño, Neo Pistea y el guitarrista del rapero Trueno, Pedrito Pasquale. Según Evlay, que fundó su propio sello, Caraza Records, el álbum está influenciado por el techno de la escena berlinesa (”me pareció interesante ese ambient techno de búnker y cosas deformes que nunca utilicé para ningún artista”, le dijo a Rolling Stone), la ciudad alemana de la que se enamoró hace tiempo y que visita al menos una vez al año. ”[El proyecto solista] es el principio de algo nuevo, algo que quiero contar de otra manera saliendo de atrás de la consola pero estando al mismo tiempo”. Su música, y la que hace para otros, da cuenta de que Evlay está dispuesto a hacer lo que quiera, cuando quiera, sin encasillarse. SEBASTIÁN RAMOS

Yovngchimi

Yovngchimi. (Foto: Instagram)

Desde que Yovngchimi irrumpió en 2021, su ascenso en la escena del trap latino ha sido impresionan-
te. En su primer año de carrera, el rapero puertorriqueño de 28 años ya había colaborado con Eladio Carrión y Ñengo Flow en hits como “Glizzy Walk 2.5” y “BAPE (Remix)”. En 2023, colaboró con DJ Drama en el mixtape Gangsta Grillz: Mvrda Gvng; participó en Nadie sabe lo que va a pasar mañana, el disco del regreso al trap de Bad Bunny; y lanzó su propio LP debut, WLGS (Whole Lotta Gvng Shit). Sus letras y su estilo directos le hicieron ganar una buena cantidad de fans; su flow le confiere cierta autenticidad, ya sea rapeando acerca de cruzar la ciudad en Lamborghini Diablo o sobre ser bendecido por algún santo protector antes de salir de gira por el barrio. JUAN J. ARROYO

Socorro

Socorro. (Foto: Agustina Feller @opiacenomin4)

La nueva escena rockera que surgió después del encierro producto de la pandemia del coronavirus les devolvió a los recitales, ciclos y festivales esa catarsis necesaria que, para muchos, se había extraviado en el camino. Un buen ejemplo de este movimiento es Socorro, la banda de Buenos Aires que había editado su primer EP (homónimo) en 2019, justo antes de la llegada del virus a esta parte del planeta, y que tuvo que esperar un buen tiempo para poder salir a defenderlo en la cancha. Alternativo, indie, post-punk y psicodelia: esos son los tags que figuran en su Bandcamp y que ayudan a describir mejor la búsqueda sonora de este cuarteto que viene de abrir el primer show de King Krule en Argentina (una decisión estéticamente acertada, por cierto). “Rock psicodélico oscuro”, sintetizan en su perfil de Spotify. Y así es tal como suena su último single, “Matacucarachas”, editado a fines de febrero. M.S.

Peggy Gou

Peggy Gou. (Foto: Jim Dyson/Getty Images)

“Cada canción que hago debe ser sexy”, dice Peggy Gou, la DJ, cantante, productora, compositora y definitivamente también it girl coreana, afincada en Berlín. Quizás ya te cruzaste a Gou, de 32 años, en las historias de IG de alguno de tus amigos más al día con las tendencias. La habrás visto muy concentrada e inclinada sobre los controles. O quizás escuchaste su hit “(It Goes Like) Nanana” en TikTok, donde ya suma más de 7 millones de vistas, y te voló la cabeza que un tema pueda evocar las bacanales de antaño y al mismo tiempo sonar futurista. No sabe qué vendrá, pero sí que lo hará con total control creativo. “Sea el arte de tapa, la música o el estilo, no le tengo miedo a ir para adelante, a equivocarme y a aprender –dice–. No me importa lo que digan”. ILANA WOLDENBERG

John Summit

John Summit. (Foto: Instagram)

¿Cómo se prepara John Summit, nueva sensación de la música dance, para su set en uno de los clubes más populares de Las Vegas? Tirado en la cama, comiendo un sándwich. Pero que esté en posición horizontal no significa que sea improductivo. Así es como preparará lo que podría ser el próximo hitazo del house o al menos un track destacado de lo que sonará esa noche. “Trato de producir un tema nuevo para cada set”, dice Summit, de 29 años, que acaba de fichar como residente en el flamante club LIV mientras su tema “Where You Are” suma 100 millones de escuchas en Spotify. Summit creció en los suburbios de Chicago y comenzó a poner música en bares, pequeños boliches y fiestas mientras iba a la universidad y aprendía a manejar sus equipos con tutoriales de YouTube. “Fui a todos los afters y a todos los galpones donde sonaba el house más under”, asegura. WAISS ARAMESH

BB Asul

BB Asul. (Foto: Gentileza BB Asul)

“Música triste para chicas lindas”. Así define BB Asul a Pura (2023), su primer álbum, que incluye colaboraciones con Lara91k, doppel gangs, Ángela Torres, Odd Mami y Blair. Son diez canciones del desamor, del trap al pop, con incursiones en la bossa nova y espacios para una austera balada romántica acompañada por un piano, interpretadas por voces dulces y guiños a la cultura pop (de Breaking Bad a Coqui Argento de Casados con hijos). Producido por La Finesse y Manu Schaller, el disco incluye arreglos de cuerdas a cargo de su padre, Alejandro Terán, para el Cuarteto Divergente. Un mapa de las referencias de la artista incluye, entre otros, a Billie Eilish, Björk, Rosalía y Joji. A pesar de su corta edad, Isabela Terán, tal el nombre por detrás del alias, ostenta una trayectoria prolífica, que incluye una participación en la primera edición del camp SHE, en 2022, en Berlín. Un evento que reunió a artistas mujeres del género urbano para participar de talleres, capacitaciones, intercambiar experiencias y componer. “Había chicas de Sudáfrica, de Turquía, coreanas… Me volví con muchas ideas y miradas distintas sobre la manera de escribir y de grabar”, le había contado a RS al regreso de esa experiencia. H.I.

Milo J

Milo J. (Foto: Fernando Gutiérrez)

Con apenas 17 años Milo J es el artista con mayor proyección de su generación y de allí que, el mes pasado, se haya convertido en el músico más joven en salir en la portada de Rolling Stone Argentina. “Milo es el futuro de la música”, sentenció un año atrás el mismísimo Duki y este niño/hombre, nacido en Morón, parece haberse tomado el halago muy en serio. Si bien sus primeros pasos fueron en el camino del trap, en su corta y vertiginosa obra ya mostró influencias de Luis Alberto Spinetta, Facundo Cabral, la música regional mexicana, el hip-hop y el folclore (a principios de año cantó a dúo con la Sole una zamba de Horacio Guarany). “Muestro un montón de facetas en cualquier momento”, le dijo a Rolling Stone. Quería mostrar una faceta en el disco 111, pero ahora saqué un boom bap como ’Vitalicio’. Realmente saco lo que quiero, del género que quiero, cuando quiero. Ese es el concepto”. SEBASTIÁN RAMOS

Le Sserafim

Le Sserafim. (Foto: Instagram)

Cuando ves la confianza, la compostura y el profesionalismo que Le Sserafim despliegan en cada actuación, puede ser difícil creer que el grupo tenga sólo dos años de carrera. La verdad es que algunas integrantes tienen “vidas pasadas” que ayudaron a traerlas hasta acá; desde el paso de Kim Chaewon y Sakura por el grupo IZ*ONE, hasta el tiempo que Kazuha pasó estudiando ballet en Europa. Pero son un grupo de cinco, junto con Huh Yunjin y Hong Eunchae, que encontró una veta. KRISTINE KWAK

Nafta

Nafta. (Foto: Fernando Gutiérrez)

Se dice que los caminos de la música son misteriosos pero uno no lo termina de ver hasta que un niño fan de Flema y una niña que cantaba arriba de los hits de Bandana forman el grupo más fino del nuevo funk y soul nacional. “El punk es un género que cuando estás empezando a tocar es bastante simple de lograr: con dos dedos podés hacer un acorde de quinta y ya estás tocando una canción”, destaca Magamo, nombre de guerra de Matías García Molinari, quien cumple los roles de vocalista, guitarrista y compositor de buena parte del material que graba el grupo Nafta. “Yo recuerdo mucho fanatismo por Lourdes Fernández, a quien le debo mucho a nivel vocal. En esa época para mí era de las mejores cantantes que tuvimos, me inspiró mucho”, recuerda —y agradece— An Espil, también cantante y socia fundadora, figura del R&B local por mérito propio. Uno más uno: claramente tres. DIEGO MANCUSI

Veeze

Veeze. (Foto: Scott Dudelson/Getty Images)

Suele bromear con que 2022 fue el año en que hizo “pasantía rapera”: grabó su LP debut, Ganger, y se codeó con referentes del género como Lil Baby y Lil Yachty. Ahora, Veeze, 29 años, nativo de Detroit, está a las puertas del estrellato. “Siempre está bueno recibir feedback positivo de lo que estás haciendo”, dice. Su flow consistente y su buen oído para el beat hacen de Veeze uno de los artistas más entretenidos de escuchar en el hip-hop actual, tal como se puede comprobar en Ganger, un ambicioso y ecléctico proyecto de 21 tracks. A.G.

Young Miko

Young Miko. (Foto: Thalía Goches)

Young Miko, de 26 años, se pasó 2023 viajando y dando los mayores shows de su carrera, como las siete noches que abrió para Karol G. Sigue viviendo en Puerto Rico, pero ya se enfrenta al dilema de varias generaciones anteriores: dejar la isla para concretar sus sueños… o incluso para encontrar trabajo. “Ya entiendo por qué los puertorriqueños que viven afuera a veces son los más patriotas”, dice. En tres años, pasó de ser una tatuadora con 10.000 seguidores en Instagram a un fenómeno de la música latina con 31 millones de oyentes mensuales en Spotify. Participó con su fuerte aunque delicada voz en varios de los mejores discos de 2023, como Nadie sabe lo que va a pasar mañana, de Bad Bunny, a Data, de Tainy, y colaboró también con Nicki Nicole. Todo se dio a partir de Trap Kitty, su EP de 2022, que la posicionó como uno de los más promisorios talentos de la música urbana. “A veces siento que el auto va demasiado rápido y que yo apenas me agarro fuerte”, confiesa. FRANCES SOLÁ-SANTIAGO

Luck Ra

Luck Ra. (Foto: Gentileza Luck Ra)

Luck Ra es uno de los nombres que más se repitieron en el último verano argentino. Pero su éxito no vino de la noche a la mañana. El cordobés Juan Facundo Almenera Ordóñez, de 25 años, empezó a compartir sus primeras canciones en 2017 y no fue hasta 2023 que logró dar el salto, de la mano de BM, con el mega hit “La morocha”. Oriundo del barrio Marqués de Sobremonte, Juan Facundo quería ser futbolista, pero una lesión lo obligó a dejar ese camino. La música se instaló en su vida a través de un videojuego clave, el Guitar Hero. Así, se hizo fan de bandas como Rage Against the Machine, Foo Fighters y Red Hot Chili Peppers. Y armó su propia banda de rock, Sueño Hindú, con la que dio sus primeros conciertos en bares de Córdoba. Pero Juan Facundo encontró su sonido en un género que lleva en la sangre, el cuarteto. En 2021 tuvo una de sus primeras apariciones masivas. En la previa de un partido entre la selección argentina y la boliviana, Luck Ra cantó “El campeón”, junto a Jimena Barón. Este año lanzó su primer álbum, Que nos falte todo, que cuenta con colaboraciones de Abel Pintos, La K’onga, La T y la M, Bersuit, Ke Personajes, Rusherking y Khea. Con este último, Luck Ra volvió a la cima de los charts a través de “Hola perdida”, el hit de la temporada 23-24. M.S.

CONTENIDO RELACIONADO