Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente
Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente

Me Verás Volver: el regreso y el final de Soda Stereo

El 19 de octubre inició una serie de conciertos que marcaría el retorno y la despedida de una de las bandas de rock en español más grandes de todos los tiempos.

Por  VALENTINA VILLAMIL

octubre 19, 2023

Soda Stereo en su último concierto el 21 de diciembre de 2007.

Germán Saez.

La noche del 20 de septiembre de 1997 se convirtió en un capítulo inmortal en la historia del rock latinoamericano. En el escenario del estadio de River Plate, Soda Stereo, la legendaria banda argentina, dejó a su público en un estado de éxtasis y nostalgia al mismo tiempo. El trío liderado por Gustavo Cerati selló un adiós que resonaría para siempre. Las palabras “Gracias… ¡totales!” se grabaron en la memoria colectiva y marcaron el punto final de una banda que había definido una era. 

En sus últimos años, Soda Stereo atravesó un periodo de complejidades que vulneraron la cohesión entre Cerati, el baterista Charly Alberti y el bajista Zeta Bosio. Lo que antes funcionaba como una sociedad artística, comenzó a verse afectada por discordias a raíz de diferencias creativas y los propósitos individuales que cada uno de sus miembros quería para su desarrollo profesional. El trío pasó de ser una de las grandes voces en la escena cultural de la posdictadura Argentina, a ser víctima de las tendencias musicales que llegaban con el tiempo.

Después del éxito masivo que supuso ‘Canción animal’, Soda Stereo optó por un replanteamiento radical creativo. Dejando atrás su propuesta introspectiva, Dynamo, su disco de 1992, mostró un cambio de dirección que no fue del agrado de muchos de sus seguidores. Con 12 canciones que exploraban los matices del shoegaze, el dream pop y la cultura alternativa de la época, su búsqueda artística arriesgada repercutió en la afluencia de público, llevando a la cancelación de la parte final de su gira. 

Los miembros de la banda, por un tiempo, se entregaron a sus proyectos personales sin anticipar mucho lo que deparaba el futuro. Estos desafíos plantaron las semillas de la posterior separación de Soda Stereo, anunciada a principios de 1997, marcando así el inicio del capítulo final en la trayectoria de una de las bandas más influyentes de América Latina.

Me verás volver 

Pero aún faltaba escribir unas cuantas páginas en la historia del trío. Diez años después, en 2007, Soda Stereo anunció su reunión para ofrecer lo que sería su verdadera última gira. La serie de conciertos Me Verás Volver, titulada como un guiño a la emblemática frase de su canción ’En la ciudad de la furia’, conmocionó a toda su fanaticada, que, aparentemente, seguía intacta incluso una década después. La gira que en un principio planeaba desarrollarse en unos cuantos espectáculos, se convirtió en un acto continental debido a la alta demanda. Me Verás Volver atravesó diferentes ciudades de Latinoamérica y Estados Unidos, muchas de ellas, lugares que el trío jamás había visitado.  

Aquel viernes 19 de octubre de 2007, Gustavo Cerati, Zeta Bosio y Charly Alberti pisaron el escenario del River Plate, dando inicio a su gran regreso en casa. “¡Por fin! Una eternidad esperé este instante”, dijo Cerati mientras una versión de Soda Stereo del tema de Queen de 1974, ‘Some Day One Day’, sonaba de fondo. Por aquellos días, tanto sus miembros como los seguidores de la banda estaban a la expectativa de cómo sería Soda Stereo tras una década de inactividad en conjunto. Sin embargo, el talento, la sinergia y el éxtasis se mantuvieron vivos con el pasar de los años.

“El primer día fue muy feliz. Fue el primer encuentro. No imaginé que iba a disfrutar tanto en el primer show”, confesó Cerati en medio de la gira. Aquella noche apenas era la primera de las tres que les esperaba en su país natal, mientras se preparaban para la otra mitad de espectáculos divididos entre nueve países de América.

Germán Saez.

Los espectáculos se desarrollaron alrededor de 29 canciones. Sin embargo, la elección de temas que encapsularan décadas de carrera no fue una tarea sencilla para ninguno de sus miembros. “Había muchísimo que queríamos tocar y obviamente había que hacer una selección”, acotó Alberti, días previos al inicio de la gira cuando fue invitado, junto a la banda, al programa radial Cuál es? de Mario Pergolini.

“Queríamos saber qué temas habíamos tocado en el último concierto y nadie se acordaba. No nos acordábamos la lista. Entonces yo fui a casa, que queda a unas pocas cuadras del estudio de Gus, donde ensayábamos, y busqué el parche que utilicé en el último concierto de 1997. Históricamente yo anoto las listas de temas en los parches del tambor. Una vez que saco el parche para cambiarlo, le pongo la fecha y lo firmo. De esa forma, a los pocos minutos volví con la lista completa de los temas que habíamos tocado y en qué orden”, añadió.

Germán Saez.

El concierto, marcado por la euforia de los fanáticos, dio inicio con ‘Juegos de seducción’, un himno atemporal de Soda Stereo que desencadenó la pasión del público. Continuando con su repertorio, la banda dio paso a ‘Hombre al agua’ y ‘En la ciudad de la furia’, con los que el trío revivieron los años gloriosos de Soda Stereo. La banda transitó por varios éxitos, alternando entre momentos enérgicos, con otros más reflexivos. “Quiero decir que la música es el arte de combinar sonidos y mover objetos a la distancia, como la gente”, comentó Cerati aquella noche.

Me Verás Volver se inició con la idea original de realizar solo 12 conciertos, pero la sorprendente química entre los miembros de Soda en el escenario y el apasionado recibimiento de los fanáticos los llevó a reconsiderar su plan. “La gira originalmente estaba pensada para que fuesen solamente 12 shows. Eso tenía que ver con que no sabíamos cómo nos llevaríamos entre nosotros. Una vez que empezamos los ensayos y vimos el excelente clima que había entre los tres, hablamos con nuestro mánager y le dijimos que podíamos agregar más shows”, recordó más tarde Alberti en 2013.

La serie de conciertos se convirtió en una epopeya musical que abarcó dos intensos meses, llevando a Soda Stereo por un recorrido emocionante y emocional a través de nueve países. Comenzando en Buenos Aires, la gira se extendió a lo largo de octubre y noviembre, haciendo paradas en ciudades como Santiago de Chile, Monterrey, Ciudad de México, Los Ángeles, Bogotá, y Caracas, entre otras. La banda estuvo acompañada de Tweety González en teclados y efectos, Leandro Fresco en teclados y percusión, y Leo García en guitarra y coros como parte del grupo de apoyo musical en vivo. 

Germán Saez.

Con su regreso, Soda Stereo recibió tentadoras propuestas para llevar su música a escenarios internacionales, como al Festival de Coachella en Estados Unidos y el Madison Square Garden en Nueva York Sin embargo, la decisión tomada por Cerati, Bosio y Alberti fue dar un cierre definitivo a lo que ellos mismos habían llamado como la “Burbuja en el tiempo”. 

“Yo siempre había extrañado a Soda. Volver a compartir un escenario con Gustavo y Charly, y que ellos quisieran también tocar conmigo, era algo que había deseado muchísimo y que podría haber hecho incluso gratis. Si la relación entre nosotros no funcionaba, no había suma de dinero que me importara”, declaró Bosio años más tarde en su libro autobiográfico, Yo conozco ese lugar.

Así fue como esta breve reunión se convirtió en un capítulo inolvidable en la historia del rock en español, cerrando el telón de una de las bandas más influyentes y queridas de la región.