Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente
Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente

El papel de Live Nation en una de las giras más impresionantes: Soy Rebelde Tour

“Nos enfocamos en poder realizar la visión que tienen los artistas y esa experiencia que buscan para sus fans”, dijo Hans Schafer, SVP de Global Touring

Por  PABLO MONROY

febrero 14, 2024

Lulú Urdapilleta

Después de 15 años de espera, el Soy Rebelde Tour vio la anhelada reunión de RBD en el escenario. A través de más de 50 conciertos en diversos países, la histórica gira batió récords con el recorrido por su trayectoria. Tan solo en Estados Unidos, se volvió el tour más taquillero de un grupo, destronando a One Direction.

A lo largo de más de 40 conciertos en países como Estados Unidos, Colombia, Brasil y México, RBD logró batir récords históricos y poner un nuevo estándar en la producción de espectáculos en vivo. La banda vendió la asombrosa cifra de dos millones de entradas vendidas y rápidamente se convirtió en uno de los tours más redituables del año, incluso Pollstar ubicó a la gira como una de las 20 más exitosas del 2023, junto a artistas como Beyoncé, Luis Miguel, Peso Pluma o The Weeknd. 

La noche inaugural en la gira, en El Paso, Texas, marcó el evento más taquillero de la historia del Sun Bowl. RBD también agotó dos noches en el emblemático Madison Square Garden de Nueva York. Gracias a la banda mexicana, el Eaglebank Arena de Fairfax vio su concierto más taquillero en casi 40 años. Y en el BMO Stadium, de Los Ángeles, se convirtió en el espectáculo más taquillero en su historia y tuvo el récord de asistencia para un espectáculo latino, además de que fue la primera presentación de cuatro noches en la historia del recinto.

“Pensábamos: ‘Si llenamos un lugar de 100 personas, y hasta ahí, no importa. Es un regalo para nosotros y lo vamos a disfrutar al mismo nivel’, pero jamás nos imaginamos esta locura. Lo platicamos por 16 fechas primero y acabaron siendo 54 porque de plano los días ya no nos dieron para más”, reflexionó Anahí. 

“RBD es algo muy grande. Nunca terminas de asimilar todo lo que sucede con RBD”, agregó Dulce María en la entrevista. “Me siento muy agradecida de haber podido vivir todo esto. Recibir tanto cariño de nuestro país, de nuestro lugar de origen, de nuestra casa y obviamente, todo lo que pasó en Brasil, en Colombia y en Estados Unidos… es algo que todavía no puedo creer, fue demasiado intenso”.

Lograr exitosamente una gira de esta magnitud no es nada sencillo, y la tarea de realizar ese show que solo existía en el imaginario de los integrantes de la banda, y que era muy ambicioso, significó un reto importante para las partes involucradas. Para los miembros de la banda, el trabajo de Live Nation liderados por Hans Schafer, Senior Vice President de Global Touring, fue pieza clave.

HANS SCHAFER
LIVE NATION

“Tener detrás a Live Nation ha sido muy importante, contar con su apoyo, toda su experiencia y el buen nombre que han construido”, dijo Anahí. “Para nosotros fue maravilloso hacer equipo y formar con ellos este tour. Creo que hicimos un muy buen equipo que también se vio reflejado y para nosotros fue un honor que ellos desde un principio quisieran ser parte de esta unión”.

“Fue muy bueno que nos apoyaran para hacer estos escenarios, vestuarios y conceptos realidad”, agregó Christian. Para Dulce María, la unión fue “un gran acierto y un ingrediente que sin duda cambió todo”. La cantante agregó que en el aspecto de seguridad también hicieron un gran trabajo, sobre todo en Brasil, en donde el calor pudo haberse convertido en una emergencia. “Se cuidó mucho que se les diera agua y que se mantuviera hidratada la gente, y todo eso se logró juntos. Estuvimos metidísimos en todo esto”, agregó. 

“Haber hecho una sociedad con Live Nation y haber contado con la infraestructura que tienen nos dio mucha solidez y nos permitió tener mucha experiencia de nuestro lado, por eso pudimos tener este show con este nivel. No se puede dejar de lado que hay un grupo creativo y un gran equipo”, agregó Maite. 

Hans Schafer también habló con ROLLING STONE en Español sobre el éxito de la gira, el trabajo que significó para la compañía y de algunas iniciativas que están implementando para seguir mejorando la industria de la música en vivo. 

Es bien sabido que Live Nation trabaja las giras más grandes del planeta, pero también gestiona otras en desarrollo de artistas que son reconocidos en sus países y buscan abrirse mercado nuevo en Estados Unidos o Europa. 

“Nos enfocamos en poder realizar la visión que tienen los artistas y esa experiencia que buscan para sus fans”. Live Nation es el promotor global de RBD, y con la banda, Schafer nos cuenta que desde la ideación de la gira, el grupo compuesto por Anahí, Dulce María, Maite Perroni, Christopher von Uckermann y Christian Chávez tenía muy clara la experiencia que querían brindar a sus admiradores. Desde el trato, la vivencia, la seguridad y logística, Live Nation estuvo a cargo de hacer todas sus visiones realidad. 

Más de una década después de su último show juntos, se podría pensar que sería un gran reto el consolidar una gira entre cinco mentes creativas. Sin embargo, Schafer recuerda verlos siempre como “cinco almas muy unidas”. Entre sus diferentes esencias y estéticas como artistas, eran guiados por el respeto y amor, un lugar en común donde se encontraban. Así, lograron brillar como grupo y, al mismo tiempo, resaltar sus individualidades. Cada integrante de RBD podría tener su momento único con la audiencia donde compartir su propio mensaje.

Innovación y sostenibilidad

A nivel de producción, el Soy Rebelde Tour está entre los shows más impresionantes e innovadores. Schafer revela que cada elemento fue parte de la visión que los artistas tenían y su deseo por crear una experiencia inolvidable para los admiradores que por tanto tiempo los habían esperado. “La demanda fue asombrosa y alcanzar al mayor número de fans era una prioridad”, dice Schafer. Por eso, la gira se organizó con múltiples conciertos en cada recinto, convirtiendo al grupo en el acto con mayor número de shows en los mercados de países como México, Colombia y Brasil.

Esto no hubiera sido posible sin la fuerza de Live Nation. “Tenemos los equipos más grandes y estamos preparados. Nos motiva hacer estos shows de escala y saber que se pueden realizar de la manera más profesional, siempre llevando la visión del artista”, expresa Schafer, atribuyendo el éxito de la gira a los fans. “RBD fue el soundtrack de las vidas de tantos fans y de toda una generación nueva que nunca los pudieron ver”.

Para Live Nation, la seguridad de los artistas, equipo y asistentes al espectáculo es tan importante como el show en sí. “No puede existir uno sin la otra, no se puede disfrutar uno sin la otra”, declara. Schafer igualmente destaca que, cuando la logística de seguridad funciona durante un concierto, es algo que el espectador no tiene presente y casi ni se ve más allá de poder vivir el momento eufórico de estar en el show.

Asimismo, Live Nation es consciente de la urgencia por actuar ante los problemas medioambientales. Una de sus iniciativas llamada Green Nation trabaja con todas las sedes y festivales en el mundo para implementar mejores prácticas y desarrollar planes de acción para crear una industria más saludable y verde. Desde eliminar gradualmente la venta de plásticos de un solo uso hasta buscar la reducción del 50 % de las emisiones de gases de efecto invernadero y llegar a eventos que generen cero residuos.

El cierre de la gira de RBD se dio en el Estadio Azteca de la Ciudad de México el pasado 21 de diciembre, pero el 2024 solo viene aún más fuerte para Live Nation, con muchos acontecimientos especiales y conciertos que les emociona anunciar muy pronto.