P&R: Christopher Von Uckerman de RBD

A momentos de salir a dar uno de los conciertos de la icónica Soy Rebelde Tour, el cantante se sentó con ROLLING STONE en Español para platicar sobre la gira, su rol más allá del escenario, el impacto de la banda y mucho más. 

Por  PABLO MONROY

febrero 12, 2024

Fotografía por Carlos Ruiz

¿Cómo ha sido cómo ha sido esta gira de reencuentro? Me imagino que es una locura volver después de 15 años, siendo otra persona completamente y ver tanta demanda…

La verdad que sí, nos esperábamos éxito, no te voy a mentir, pero no a este nivel. En el pasado hacíamos promoción, íbamos a estaciones de radio, todo lo que hace un artista para vender sus boletos y no tuvimos que hacer nada. Las entrevistas las hacemos por gusto, pero en realidad no fue nunca por promoción porque en minutos se agotaban. Es un agradecimiento enorme volver a romper récords con diferentes recintos como el Madison Square Garden y los Foro Sol. Todo es como si hubiera suspendido el tiempo cuando separamos en 2008/2009 y le pusiste play y ahora no son solo las generaciones que nos seguían, sino una nueva generación. En todos los conciertos pregunto quiénes nos están viendo por primera vez que levanten la mano y yo creo que el 90% de personas levanta la mano. Es sorprendente eso.

Llenar seis Foro Sol ya es algo icónico, y le agregas un Estadio Azteca… 

Y el Azteca es icónico. No hay palabras para describir todo el éxito. Yo creo que la gente se identificó siempre con la adolescencia, es el eterno adolescente. Estamos todos disfrazados en los conciertos. Yo he visto señores de 50 y tantos años con sus hijos y él también de corbata y todo sin pena ahí anda disfrazado.

El otro día iba en un taxi y el chofer me preguntó: “Perdón jóven, ¿me puedo parar? Es que acabo de ver algo que necesito”. Se bajó y se compró un saco rojo. Me dijo que era el atuendo para ver a RBD que estaba buscando. 

Ese tipo de cosas nos pasan y es sorprendente. Para mí es como ese eterno adolescente. Nosotros abrimos el show con ‘Tras De Mí’ y es una canción que en su época era fuerte, pero ahora tiene mucha más fuerza ese tema.

¿Por qué?

Yo creo que de todas las canciones de RBD es la que habla de la adolescencia, por eso decidimos abrir con ese tema. Yo tuve la oportunidad armar todo el show unos meses antes de la gira. Estuve involucrado en todo el proceso creativo. Y como vimos en redes que ‘Tras De Mí’ era una canción que estaba pegando mucho hoy en día dijimos: ‘¿Por qué no abrir con punch así?’

A eso iba, ¿cuál es tu rol más allá del escenario? 

La verdad es que en todos los procesos. Me fui al River como le llamamos en Estados Unidos a trabajar con otros socios. Empezamos a trabajar toda la cuestión creativa del show. ¿Cuál era la idea? Era mezclar la nostalgia, pero con la evolución de los RBD. Esa evolución es que todos vocalmente se prepararon muchos años, crecieron como personas, creativamente tienen mucho más claro qué es lo que quieren expresar y decir. Es nuestro proyecto, es nuestra voz ahora. Antes éramos parte de una empresa, pero nunca imaginamos que la música iba a sobrepasar el programa de televisión. Con los años empieza a agarrar más auge en muchas partes del mundo y eso nos llevó a poder hacer un show que tuviera una calidad internacional.

Se cuenta una historia de principio a fin y vas pasando por todas las etapas de RBD. Desde ‘Tras De Mí’ hasta una parte de baladas hasta una parte en donde cada integrante tiene una parte solista. Fue capturar una parte de la esencia de los RBD y ver qué es lo que quieren expresar ellos en sus diálogos, en sus colores y en los visuales. Es un 360 de cada uno plasmado en el concierto y creo que esa parte original que siempre tuvo RBD ahora es mostrarla con esa madurez porque algunos ya tienen hijos y se expresan de una manera muy distinta a lo que lo hacían de adolescente. Es un show muy honesto. Yo pienso que es un show que es una fiesta, realmente no hay pretensión es simplemente divertirnos todos. Hay gente que ni eran seguidores de RBD y dicen: ‘Yo no sabía que me sabía más de la mitad de las canciones’. Claro, es que las escuchabas en tu adolescencia en la radio. 

¿Crees que hay una especie de renacimiento del pop? Gente que antes criticaba grupos así, ahora viene a cantar sus canciones. 

Yo creo que nos puede pasar a todos que hay artistas en su época que los consumes o no los consumes. Yo creo que RBD era un grupo que los consumías o no, pero no había intermedio. Ya pasa el tiempo y se vuelve algo kitsch también. Yo tengo amigos que no me escuchaban, no sentían que eran el mercado y aún así después pasa el tiempo y vienen a un show y se saben todas. Ya en el inconsciente colectivo están las canciones de RBD. Son buenos temas y creo que algo que ha conectado a RBD con la gente es que nunca ha habido una pretensión. Siempre ha sido RBD de una fiesta, pero del primer concierto a esta evolución es otro tipo de show. Eso nos lo han dicho artistas que han ido y se divierten en este concierto.

Leí que mencionabas que tu papel fue de alguna manera aterrizar las ideas de todos, ¿no? ¿Qué tan difícil es eso cuando tienes ya artistas mucho más desarrollados, cada uno con su concepto?

Ultra complejo. Somos una familia disfuncional, nos amamos. Yo siempre digo que esta es la maestría de RBD si crees en la reencarnación de otras vidas. Sentimos que tenemos una misión cada uno y juntos de poder darle a la gente en estos tiempos difíciles un momento de de volver a esa juventud y recordar qué les gustaba de esos momentos. Para nosotros es volver a conectar con la audiencia. En el Foro Sol frente a 62,000 personas es una emoción y adrenalina que no se repite con nada. Tuve la oportunidad también de componer el sencillo que lanzamos. Ha sido también poder mostrar esa evolución y esas ganas que ya tenía de crear un show de este calibre.

¿Al componerlo querías algo que sonara a antes?

No, en realidad cada cosa que se hace en la gira tiene que tener luz verde de todos, es como un consenso. Entonces nos pusimos a trabajar con diferentes artistas como Nicole Horts, Ximena Sariñana, Carla Morrison, en realidad fue un viaje y tuve la oportunidad de componer con todos. Se hace una selección, cada quien pone su semilla y dentro de muchas canciones que escuchamos, ‘Cerquita de Ti’ fue una canción que conectó con todos porque también representa todo el proceso que hemos vivido. No va para el seguidor, la realidad del mensaje no es esa, pero muchos seguidores la adoptaron.

De los simbolismos que hay en el show, sé que tú tienes un rayo por el tema de las energías, que ahí alguien quería meter cosas del agua y del fuego, ¿cómo está eso de los simbolismos? 

Si te vas al amor y paz de Dulce eso siempre la ha representado y a ella le gusta. Fue algo ya muy personal de ella. A mí el rayito porque me gusta el tema de la energía. Any originalmente tenía como un planeta, pero después lo evolucionó y dijo: ‘¿Saben qué? Quiero una estrella’ y por obvias razones, todas las chavitas se ponen la estampa de la estrella. Christian pues mostrar esa parte que él hace tantos años pudo mostrar, pero no del todo. Hay una libertad de expresión muy distinta a la que había anteriormente. Mostrarse como el rey y una de las personas que en su momento salió del clóset y no fue fácil para él. 

¡Inscríbete a la Preventa de la Edición RBD!