Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente
Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente

Crítica: Ferrari

Los autos, las carreras, los amores y la figura de Enzo Ferrari, son abordados con mucho estilo por el director de Heat.

Michael Mann  

/ Adam Driver, Penélope Cruz, Shailene Woodley, Gabriel Leone, Patrick Dempsey

Por  ANDRÉ DIDYME-DÔME

Cortesía de Diamond

Michael Mann es uno de esos directores que inició su carrera en la televisión, creando una de las series más memorables de todos los tiempos (Miami Vice) y quien al pasar a la gran pantalla, fue ascendiendo con ejercicios formales elegantes, sofisticados y fascinantes (Thief, The Keep, Manhunter), para luego conformar una serie de auténticos clásicos cinematográficos (The Last of the Mohicans, Heat, The Insider, Ali, Collateral, Public Enemies) y demostrar que volver a las raíces puede ser una labor más que gratificante, como lo hizo con la estupenda y subvalorada versión cinematográfica de Miami Vice. Sin embargo, Mann, que parecía ser todo un autor ganador, sufre un traspié que casi acaba con su carrera (la horripilante e inepta Blackhat), que lo mantuvo alejado del cine por ocho años. 

Al parecer, Mann ahora goza de una saludable recuperación con un biopic basado en un momento en la vida de Enzo Ferrari, que se inspira en el libro The Man, The Cars, The Races, The Machine del periodista especializado en automovilismo Brock Yates. La cinta se centra en un momento en la vida del fabricante de automóviles: El año es 1957, la ciudad es Módena y este antiguo piloto de carreras es ahora propietario junto con su esposa de una empresa automotriz al borde de la quiebra. Adam Driver, quien hace poco hizo uso de un acento italiano exagerado interpretando al empresario de la moda Maurizio Gucci en el biopic de Ridley Scott, encarna a Ferrari como una persona blindada con una armadura emocional que le impide expresar sus sentimientos: lentes oscuros, pocas palabras. Aquí, el commendatore no se inmuta cuando su explosiva esposa Laura (Penélope Cruz) le dispara con su pistola o cuando su amante Lina Lardi (Shailene Woodley) le pide que reconozca con su apellido a su pequeño hijo Piero (Giuseppe Festinese), quien lo admira y adora. Solo lo veremos llorar cuando está solo en el cementerio, conversando con su primogénito Dino, quien murió a causa de una enfermedad renal terminal. 

Ni Laura ni Enzo han superado la muerte de su hijo y eso acabó con la relación, pese a que viven juntos con Adalgisa (Daniela Piperno), la poco amorosa madre de Enzo. Ambos son propietarios de la compañía automotriz y Enzo le oculta a Laura su largo amorío y su hijo ilegítimo, porque todavía tiene sentimientos hacia ella y teme que tome represalias que acaben con la compañía. Es así como centra toda su atención en las carreras de autos, para ganarle a su rival Maserati en la Mille Miglia, una carrera de resistencia en carreteras abiertas italianas que recorre aproximadamente mil millas, y poder así conseguir una alianza corporativa que pueda salvar su compañía. 

Estamos hablando de una época en la que el automovilismo tenía muy pocos protocolos de seguridad, tanto para los corredores que mueren como moscas, como para un público que está demasiado cerca de las gradas. La muerte de su piloto estrella lleva a Ferrari a contratar al corredor español Alfonso de Portago (Gabriel Leone), para completar una escudería conformada por Peter Collins (Jack O’Connell) y Piero Taruffi (Patrick Dempsey pasando de ser McDreamy a todo un gran blondino). El ritmo pausado del primer acto contrasta en demasía con un último acto que contiene unas secuencias de carreras que vuelven a demostrar por qué a Mann se le considera como todo un estilista del cine (la escena del accidente de Portago es de un impacto sobrecogedor).  

Puede que esta no sea la mejor película de Mann (ni mucho menos), pero es gratificante volverlo a ver tomar su rumbo. Tanto los amantes de la velocidad como los seguidores de este gran director, quedaremos satisfechos y consideraremos a Ferrari, no como una victoria, sino como un bienvenido regreso a las pistas.

También le puede interesar: ¿Qué sabemos sobre la película de Fórmula 1 de Brad Pitt? – Rolling Stone en Español

CONTENIDO RELACIONADO

No se han encontrado notas relacionadas de la última semana.