Cinco grandes momentos de Ronnie James Dio

Desde su era de doo wop hasta Heaven and Hell, aquí están algunos de los momentos más recordados del músico que se convirtió en un símbolo del metal

Por  MELISA PARADA BORDA

julio 10, 2023

Sandro Campardo

Dreamers Never Die, el documental de 2022 que retrata la carrera musical de Ronnie James Dio, finalmente estará disponible en diferentes formatos alrededor del mundo a partir del próximo 29 de septiembre. Esta versión de la cinta contará con 20 minutos de escenas eliminadas y extendidas, además de las entrevistas con colegas, amigos y familiares como Wendy Dio, Tony Iommi, Geezer Butler, Lita Ford y Rob Halford.

Hoy, en el que hubiera sido su cumpleaños número 81, recordamos al legendario músico con cinco de los momentos más memorables de su vida artística.

El fin de Elf y el inicio de Rainbow

Antes de convertirse en uno de los vocalistas más aclamados del heavy metal, Ronnie James Dio tuvo sus inicios musicales con The Prophets, agrupación que sonaba como cualquier otra de los 60 gracias a su combinación de soul y doo wop. Para ese entonces, Dio aún era un adolescente que intentaba hallar su propio estilo a través de la experimentación, así que una vez el grupo se disolvió, fundó The Electric Elves junto con Gary Driscoll, Nick Pantas y Doug Thaler.

La banda tendría una serie de cambios en su alineación y, en poco tiempo, pasó de llamarse The Electric Elves a The Elves, hasta finalmente quedarse con el nombre de Elf. Con Dio en el bajo y en la voz, el ahora quinteto hacía hard y blues rock, llegando a publicar tres álbumes de estudio y a abrir unos cuantos shows a Deep Purple. Entre presentación y presentación, el guitarrista Ritchie Blackmore quedó encantado con la interpretación de Dio –que para ese entonces estaba dejando crecer su cabello rizado–, simbiosis que originó a Rainbow. El vocalista únicamente permanecería tres años allí, pero aquellos serían los cimientos de una carrera que lo elevaría al Olimpo del heavy metal.

Black Sabbath se queda sin Ozzy Osbourne, pero Dio llega al rescate

Te puede interesar: Esta es la condición de Tony Iommi para reunir a Black Sabbath

Eran finales de los 70 y Black Sabbath acababa de publicar Never Say Die!, al lanzamiento del disco le sucedió una gira que fue decepcionante para muchos, ya que por ese entonces el abuso de sustancias comenzaba a pasarle factura a los músicos. Una vez finalizó el tour, la banda comenzó a trabajar en su próximo trabajo discográfico, pero las adicciones de Ozzy Osbourne estaban entorpeciendo cualquier avance, lo que obligó a Tony Iommi a despedirlo. Paralelamente, las diferencias creativas que había dentro de Rainbow ocasionaron la salida voluntaria de Dio antes de que comenzaran las sesiones para Down to Earth (1979).

Iommi conoció a Dio cuando Sharon Arden (el nombre de soltera de Sharon Osbourne) se lo presentó en una fiesta en la casa de Don Arden, manager de Black Sabbath. En aquella reunión tocaron el asunto de reformar la alineación, pero pasaron meses hasta que finalmente el cantante recibió la invitación oficial. La primera canción que compusieron fue ‘Children of the Sea’, que fue incluida en Heaven and Hell (1980). Al aclamado disco le siguió Mob Rules (1981) antes de su partida para crear su propia banda, aunque en 1992 regresó brevemente para Dehumanizer.

Hear N’ Aid, la respuesta metal a Band Aid y USA for África

A mediados de los 80, la crisis alimentaria y de salud que atravesaban varios países de África, especialmente Etiopía, llevó a la creación de diferentes iniciativas de recaudación de fondos para combatir la desnutrición en el continente. Band Aid y USA for África fueron dos de ellas, siendo la segunda la más popular gracias a ‘We Are the World’. Por la misma época, Vivian Campbell y Jimmy Bain quisieron convencer a Ronnie James Dio de hacer lo mismo.

Hear N’ Aid había nacido y en 1985 el proyecto reunió a músicos de grandes bandas como Judas Priest, Quiet Riot, Iron Maiden, Dokken, Mötley Crüe, Twisted Sister, W.A.S.P y muchas más. El sencillo ‘Stars’ se grabó ese mismo año, pero por problemas contractuales, finalmente se publicó en 1986. El super grupo lanzó un álbum autotitulado, así como un documental de 30 minutos, logrando recaudar cerca de tres millones de dólares.

La mano cornuta en el metal

Te puede interesar: Pollitos, vacas y sangre: los 6 mitos más extendidos sobre Kiss

Hay un gesto que todo amante del rock y el metal reproduce cada que la ocasión lo amerita: la mano cornuta. Si bien se ha discutido bastante sobre quién fue la primera persona que comenzó a usarlo en el contexto de la música pesada –Gene Simmons y Geezer Butler se han autoproclamado como sus “inventores”–, al menos es seguro decir que Ronnie James Dio fue el mayor responsable a la hora de popularizarlo.

Cuando le preguntaban el origen o el significado del símbolo, el músico relataba que su abuela italiana solía hacerlo como un tipo de protección contra el mal de ojo. Años después de su muerte, su esposa Wendy Dio explicó en una conversación con Rolling Live Studios cómo fue que el gesto terminó por convertirse en su marca: “Cuando se unió a Black Sabbath, Ozzy hacía el símbolo de la paz. [Dio] no quería hacer eso, así que un día hizo la mano cornuta y desde ahí no paró de hacerla. Fue algo por lo que Ronnie se volvió popular”.

Su última presentación con Heaven and Hell

El paso de Dio por Black Sabbath fue corto, pero la relación que forjó con Tony Iommi, Geezer Butler y Vinny Appice sería para toda la vida. Con Ozzy enfocado en su carrera en solitario, los músicos decidieron reunirse una vez más para grabar tres canciones nuevas que fueron incluidas en la recopilación The Dio Years bajo el nombre de Black Sabbath. Los planes de seguir tocando juntos siguieron en pie, pero quisieron que el proyecto tuviera una identidad propia y lo bautizaron Heaven and Hell.

La nueva agrupación permaneció activa desde 2006 hasta 2009, año en el que publicó su único LP, The Devil You Know. Al lanzamiento le siguió una nueva gira que culminó el 29 de agosto de ese mismo año en The House of Blues, Atlantic City. Lo que nadie se imaginaba era que aquella sería la última presentación de Dio, pues en noviembre reveló su diagnóstico de cáncer de estómago, enfermedad que se lo llevó el 16 de mayo de 2010.

Bonus: Ronnie James Dio en Tenacious D: The Pick of Destiny

En la primera escena de Tenacious D: The Pick of Destiny, el personaje de Jables (Jack Black) canta sobre cómo su familia no apoyaba su sueño de tocar rock and roll y como su estricto padre, interpretado por Meat Loaf, destruyó los posters de sus bandas favoritas. El único póster que no logra destruir es el de Dio, quien cobra vida del papel y le recita una “profecía”.