Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente
Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente

Finalmente, Geezer Butler cuenta todo acerca de la reunión de Black Sabbath en el 2011

En su libro recién lanzado, Into the Void, el bajista y compositor analiza el legado del grupo de heavy metal, recordando sus altibajos.

Por  KORY GROW

junio 7, 2023

ROSS HALFIN

Geezer Butler se ha retirado. Después de medio siglo definiendo y redefiniendo lo “heavy” con sus bandas Black Sabbath, Heaven and Hell y Deadland Ritual, así como sus proyectos en solitario, el bajista y compositor ahora vive una existencia mucho más tranquila. “Ya no quiero hacer nada”, bromea con Rolling Stone mientras discute su nuevo libro, Into the Void: From Birth to Black Sabbath and Beyond.

Butler llegó a su decisión antes de la pandemia durante su gira con Deadland Ritual. “No me di cuenta lo difícil que es empezar de cero, especialmente cuando estás acostumbrado a tu propio avión y a quedarte en el Four Seasons y el Ritz Carlton… y de repente estás de regreso en clubs pequeños y autobuses”, dijo. “No era mi estilo”. Además de trabajar en algunos proyectos (recientemente le mandó una canción al ex-baterista de Guns N’ Roses Matt Sorum) y conciertos especiales como el tributo a Taylor Hawkins, sus días de gira han terminado. También ha descartado cualquier actividad nueva con Black Sabbath. “No creo que Ozzy quiera de todos modos”, dijo.

Butler ha estado dedicando su tiempo a trabajar en Into the Void, un recuento de su vida entera, desde una juventud en un Birmingham devastado por la Segunda Guerra Mundial (su primer bajo tenía solo dos cuerdas), hasta los muchos triunfos y tribulaciones de Black Sabbath. “Mi papá en realidad no estaba de acuerdo con mi carrera musical hasta que le enseñé el primer álbum, que habíamos hecho algo”, dijo Butler a Rolling Stone. “Pensaba que estaba tirando a la basura la oportunidad de mi vida porque era el único de la familia con un trabajo de oficina. Pensó que estaba tirando todo por un sueño imposible. Cuando regresé a casa con un álbum, empezó a entender”.

En el libro, Butler— que escribió la mayoría de la letra de Sabbath, que incluía al vocalista Ozzy Osbourne, el guitarrista Tony Iommi, el baterista Bill Ward— explica cómo el grupo adoptó la estética primordial del heavy metal, comparte información exclusiva acerca de las letras de las canciones (‘Iron Man’ se trata de Jesucristo tomando venganza) y relata las explosiones y reconciliaciones a través de las diversas formaciones del grupo.

Mirando su vida en retrospectiva, Butler se siente suertudo. “Hemos pasado por tantos altibajos, finalmente, salimos sanos y felices”, dice. (Dice estar muy seguro de su opinión acerca de todo, ya que escribió el libro dos veces. Su editorial rechazó la primera versión del libro porque estaba escrito en mayúsculas y en un formato diferente a MS Word, así que tuvo que reescribirlo. “No suelo escribir en mayúsculas”, dice. “Pensé que sería fácil para ellos. Tuve que volver a escribirlo todo en minúsculas”).

¿Estarán Osbourne, Iommi o Ward inconformes con algo que lean en el libro? “Probablemente, sí”, dice Butler. “Pero son cosas que sucedieron en aquel entonces, hemos madurado y lo superamos desde entonces”. 

Una de las partes más fascinantes del libro es la perspectiva de Butler sobre la reunión final del grupo, que comenzó con una conferencia de prensa de los cuatro miembros originales de Sabbath en el 2011. Había pasado un año desde que Ronnie James Dio había fallecido, y Osbourne e Iommi habían resuelto recientemente una demanda sobre el nombre de Black Sabbath. (Butler vendió su parte del nombre de la banda a Iommi en 1984 y desde entonces ha superado cualquier arrepentimiento. “Recibo un cuarto de todo, así que no importa financieramente”, dice. “Solo que no puedo ir de gira y llamarme Black Sabbath”). La reunión sucedió después de que Butler e Iommi habían estado de gira bajo el nombre Heaven and Hell con Dio. “[Después de que Ronnie falleció], Tony y yo pensamos, hay que conseguir a alguien más, otro vocalista, tal vez hacer algo con Rob Halford y crear un álbum”, dice Butler. “Y luego Sharon [Osbourne] nos llama y dice “Pues, ¿qué tal si reúnen a la banda original?”

Pero la reunión trajo consigo obstáculos: Durante los próximos dos años, Butler se fue y regresó, Ward se sintió menospreciado y se fue y Iommi se sometió a tratamiento por linfoma. Sin embargo, lograron grabar 13 con el baterista Brad Wilk— el álbum eventualmente encabezó las listas en ambos lados del Atlántico— y salieron de gira de manera intermitente hasta el 2017 cuando tocaron la última fecha de una gira de despedida que llamaron The End.

Butler había esperado una reunión completa con Ward, pero no fue así. “Ozzy y Tony no creían que pudiera hacerlo físicamente”, dice el bajista. “Así que la alternativa era que podría tocar tres o cuatro canciones y hacer el resto con un baterista diferente. Pero Bill dice, ‘No, es todo o nada’. Y lo entendí y respeté por completo”. A continuación, la manera en que Black Sabbath comenzó su capítulo final, como Butler escribió en Into the Void.

El comienzo del final— “Perseverando”

En noviembre del 2011, los cuatro miembros originales de Sabbath convocamos a una conferencia de prensa en el Whisky a Go Go y anunciamos que nos reuniríamos para grabar nuestro primer álbum de estudio desde 1978, seguido de una gira mundial. Lo habíamos estado discutiendo desde la muerte de Ronnie y pensamos que sería una buena manera de concluir la historia de Sabbath, antes de caminar hacia el atardecer.

Como seguramente han adivinado, la reunión no resultó acorde al plan. Todo parecía estar funcionando cuando nos reunimos en casa de Ozzy para grabar unos demos. Pero hubo una gran discusión acerca del nombre de Sabbath, de nuevo. Estaba bajo la impresión de que, como los miembros originales estaban de vuelta, escribiendo y grabando un nuevo álbum, el nombre se revertiría a los cuatro, pese a lo que había sucedido entre Tony y Ozzy un par de años antes. Pero cuando discutimos el nombre, se volvió evidente que Tony y Ozzy no tenían la intención de compartir el nombre de Sabbath con Bill o conmigo. Me sentí engañado, así que me fui de la banda de nuevo. Trajeron a alguien para reemplazarme, pero un par de semanas después recibí una llamada de Tony, suplicando que regresara. Al final, mis abogados lograron arreglar todo. Me aseguraron que, a pesar de no ser copropietario del nombre de Sabbath, todo sería dividido de manera equitativa y la banda no podría salir de gira como Sabbath sin mi aprobación, de ser necesario. 

Durante el proceso de escritura en casa de Ozzy, observó que Tony había perdido demasiado peso, y que debería ir a revisarse. Cuando Tony regresó de Inglaterra, lo diagnosticaron con un tipo de linfoma. 

Si me hubieran diagnosticado con cáncer, hubiera cancelado todo y me hubiera quedado en casa el resto de mi vida. Pero Tony no es así. Cuando Ozzy y yo volábamos a Inglaterra a seguir escribiendo, Tony iba a quimioterapia por la mañana y regresaba a su estudio de casa, donde jugábamos con algunas ideas. 

Le decíamos, “Tony, tómate unas semanas libres”. Yo sí me tomaba tiempo libre, incluyendo ir a ver a Aston Villa [Equipo de soccer de Birmingham] jugar un partido amistoso de pretemporada contra los Portland Timbers en Oregon. Tom Hanks, que es fanático del Villa también, y yo introdujimos a los equipos antes del saque inicial. Pero mientras yo me divertía con [mi esposa] Gloria, Tony estaba en casa, trabajando. Estaba cansado y con náusea, su cabello se caía, pero estaba determinado en perseverar, tal como lo hizo cuando perdió las puntas de los dedos.

Aunque Tony podía escribir y tocar guitarra en su estudio, no podía salir de gira. Tocamos un concierto en el festival Download en Inglaterra, antes de practicar en Birmingham. La gira de reunión se pospuso, en su lugar, salimos de gira como Ozzy and Friends, incluyendo a Zakk Wylde, [multiinstrumentista] Adam Wakeman, [baterista] Tommy Clufetos y Slash.

Cuando Bill regresó, creí que estaba muy bien. Su tiempo estuvo fuera de lugar un par de veces, pero ese es Bill. Sin embargo, cuando Gloria y yo regresamos de unas vacaciones en Hawaii, nos dijeron que había sido despedido. Bill publicó una declaración que decía que le habían dado un contrato que era “imposible de firmar” y que no lo iba a firmar hasta que le mostraran “dignidad y respeto”.

Desconozco los detalles, porque nuestros abogados siempre se encargaban de los contratos.   No obstante, sospecho que le dieron a Bill un contrato “imposible de firmar” porque Sharon no creía que estaba a la altura de una gira mundial. De hecho, sé que Ozzy y Tony no creían que era capaz físicamente, debido a un problema de hombro y una condición del corazón. Como el Padrino al revés, quizás le hicieron a Bill una oferta que no podía aceptar. 

Le sugerimos a Bill que viniera de gira y tocara unas canciones cada show, pero Bill, siendo el hombre orgulloso que es, insistió que era todo o nada. Yo estaba decepcionado de que el retorno triunfante de los miembros originales se había convertido en una telenovela— y terminé haciéndolo peor. Mientras Bill seguía publicando declaraciones, Sharon me daba su versión de la historia, la cual incluía que Bill se había rehusado a tocar un concierto de caridad en la academia O2 de Birmingham. Estúpidamente, publiqué una declaración en internet, incluyendo una oración acerca de Bill queriendo ser remunerado por dicho concierto de caridad. Me arrepiento de ello, porque terminé haciendo el trabajo sucio de la banda. Aún peor, había traicionado mi amistad con Bill al no creer su versión de la historia, la cual era que él había accedido hacer el concierto de caridad de manera gratuita.

Tony estaba de regreso para el concierto de Birmingham, el cual era una práctica para el festival Download en Donington Park que se llevaría a cabo unas semanas después. Aunque había miles de personas en la audiencia, era una oportunidad para resolver malentendidos. Ese fue uno de los mejores conciertos que dimos. Todos estaban en buena forma, incluyendo Tommy Clufetos, que era un baterista muy diferente a Bill, mucho más directo, como [el baterista de Dio-era] Vinny Apice. 

Donington siempre es oscuro y lluvioso, y ese año no fue la excepción. El viento y la lluvia eran tan fuertes el primer día que tuvieron que cancelar algunos de los actos. El clima se había calmado para el domingo, aunque estaba muy frío para cuando nos subimos al escenario. Lo bueno, es que alrededor de 100,000 fans se habían quedado y la rompimos desde la primera nota.

Siempre hay nervios en ocasiones grandes como esa. Cuando estás en un festival, no puedes hacer pruebas de sonido enfrente de todos. Así que cuando subes al escenario esa noche, estás esperando que todos detrás de escenas hayan hecho su trabajo. Luego, cuando comienzas a tocar, estás viendo al encargado del monitor, diciéndole que baje o suba cosas. Solo hasta que los niveles estén ajustados puedes descansar y hacer lo que estás ahí para hacer.

Cuando ya estás en el ritmo, y provocas que 100,000 personas se vuelvan locas, no hay mejor sensación— aparte de que el Villa gane el campeonato (¡o lo que sea!). Eso fue para lo que nacimos, y el consenso fue que estábamos en forma clásica esa noche. El concierto comenzó con un montaje de nuestros mejores riffs, antes de que tocáramos nuestros primeros clásicos, comenzando con ‘Black Sabbath’ y terminando con ‘Paranoid’. Todo lo que los fans querían, les dimos. Después de todo el drama, resultó que todavía quedaba mucha vida en los perros viejos.

Extraído de Into the Void por Geezer Butler. Copyright © 2023 por Terence Butler. Reimpreso con permiso de Dey Street, un sello de HarperCollins Publishers.