Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente
Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente

Abandonan investigación sobre Till Lindemann por falta de evidencia

Los fiscales que llevaban el caso en Berlín informaron que no pudieron sustentar las acusaciones de agresiones sexuales que surgieron en contra del músico en mayo pasado

Por  JON BLISTEIN

agosto 29, 2023

Till Lindemann, líder de Rammstein, en 2017.

MATTHIAS NAREYEK

La Fiscalía de Berlín archivó la investigación que adelantaba sobre el vocalista de Rammstein, Till Lindemann, luego de que varias mujeres lo acusaran de diferentes tipos de  agresión sexual.

Te puede interesar: Así va el caso de Jenni Hermoso vs. Luis Rubiales

En un comunicado, los fiscales del caso señalaron que la investigación “no arrojó ninguna evidencia” que respaldara las acusaciones que se habían hecho en contra del músico. A su vez, aclararon que “no hubo suficientes oportunidades de sustentar las denuncias ” puesto que la mayoría de las historias fueron relatadas por terceros o a través de medios de comunicación.

Pese a que las denuncias fueron de carácter público –es decir, mediante la prensa o redes sociales–, los investigadores sostuvieron que las presuntas víctimas “no se pusieron en contacto” con las autoridades. Y aunque algunas de ellas compartieron sus testimonios con medios, el comunicado explica que los periodistas que cubrieron las noticias no ofrecieron información alguna respaldándose en su deber de proteger la identidad de sus fuentes.

Ningún representante de Rammstein respondió a la solicitud de comentario de Rolling Stone, pero los abogados de Lindemann le comentaron a The Guardian que “la pronta culminación del proceso de investigación por parte de la Fiscalía de Berlín demuestra que no hay evidencias suficientes de que nuestro cliente hubiese cometido dichas agresiones sexuales”.

Las primeras denuncias en contra del cantante surgieron en mayo, cuando la fanática de 24 años y origen norirlandés, Shelby Lynn, aseguró que una persona llamada Alena Makeeva le ofreció una ubicación especial en el show que Rammstein dio en Vilna, capital de Lituania. La mujer se presentó a sí misma como la “directora de casting de la gira junto a Till Lindemann”. La joven relató que fue dirigida hacia un lugar debajo del escenario, donde el músico habría intentado iniciar un encuentro sexual que ella rechazó. Ante la negativa, el cantante se habría mostrado enojado.

Lynn también comentó que sintió como si hubiese sido drogada luego de tomar una bebida durante una fiesta, pero recalcó que se practicó un examen toxicológico de orina que no arrojó signos de intoxicación. Tras compartir su historia, hizo una aclaración en sus redes: “[Lindemann] NO me tocó. Él aceptó que yo no quisiera tener sexo con él. Nunca dije que me hubiese violado”.

Te puede interesar: Tribunal reaviva las demandas en los casos de presunto abuso de Michael Jackson

Luego de que el relato se hiciera viral, otras mujeres compartieron historias similares sobre haber sido contactadas por una directora de casting que buscaba acordar encuentros con el frontman. Una de ellas, que utilizó el apodo de Kaya R., le dijo al diario alemán Süddeutsche Zeitung que alguien la invitó a un after-party con Lindemann después de un concierto en Viena. Ella narró que bebió tanto que perdió la consciencia y cuando se despertó, el artista estaba “encima” de ella, teniendo sexo. Kaya contó que él le preguntó si quería que se detuviera, a lo que ella contestó que no entendió lo que estaba pasando y él se marchó.

En su comunicado, la Fiscalía de Berlín se refirió a algunas de las denuncias que se hicieron en contra de Lindemann y por qué resultaron sin fundamento. Respecto al testimonio de Lynn, los fiscales mencionaron que “no hubo indicios puntuales de agresión sexual”. Y en cuanto al caso difundido por el canal de YouTube de Kayla Shyx, los investigadores comentaron que sus acusaciones “eran demasiado escuetas” y que “las circunstancias descritas por ella corresponden a conclusiones propias o que fueron compartidas por terceros a ella”.

Los funcionarios a cargo de la investigación también se pronunciaron respecto a la denuncia hecha en la prensa que aseguraba que Lindemann “había sostenido una relación de carácter sexual” con una adolescente de 15 años. Dicha declaración “tampoco pudo corroborarse”, puesto que el testigo optó por permanecer en el anonimato, impidiendo que fuese llamado a dar su testimonio.