Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente
Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente

Siddhartha, recuerdos del futuro por venir

El mexicano, en una conversación retrospectiva sobre su carrera, rememoró los momentos cruciales que moldearon su trayectoria musical hasta el día de hoy.

Antonio Soriano / @antoniosorianoo

noviembre 7, 2023

Bajo el cielo musical de América Latina ha emergido con fuerza el artista tapatío Siddhartha, cuyo legado sonoro se ha enraizado en el corazón de muchos. Con más de 15 años de trayectoria ha forjado un camino musical marcado por obras emblemáticas como El vuelo del pez, Únicos y Memoria futuro, esenciales en su evolución artística y personal. En su más reciente producción, Siddhartha ha sabido canalizar dos años de inspiración en el álbum 00:00, un testimonio de su búsqueda personal hacia el equilibrio sonoro perfecto.

ROLLING STONE en Español habló en exclusiva con Siddhartha, quien desde su casa de campo en Cuernavaca hizo un recuento de su historia musical, hablando sobre la manera en que cada álbum es un reflejo de un capítulo importante de su vida, sus perspectivas de vida al convertirse en padre y esposo, además de contar los procesos detrás de sus más recientes trabajos musicales.

Primeros pasos

Guiados por el apoyo incondicional y la motivación de seres cercanos, a veces encontramos un camino claro hacia aquello que anhelamos en la vida. Para Siddhartha, fue su abuela quien desencadenó esta transformación, al motivarlo y convertirlo en un estudiante disciplinado de piano y música desde temprana edad.

A medida que el tiempo avanzaba, este vínculo especial se convertiría en la semilla de una carrera musical fructífera. Siddhartha compartió con entusiasmo cómo esta relación influyó en sus primeras incursiones en el mundo de la música y marcó el inicio de una travesía que lo llevaría a explorar diferentes facetas de su talento.

“Mi abuela fue la persona que canalizó mi interés innato sobre la música, porque a ella también le entusiasmaba, porque ella también tenía cierta musicalidad, y por complacerme. Se conjuntaron varios aspectos. Yo creo que ella encontró que yo tenía un interés sobre la música y decidió empujarme. Al principio fue un empujoncito leve, pero cuando vio que yo sí estaba lo suficientemente interesado fue al revés. Fue más estricta conmigo, que hiciera las cosas bien, que le dedicara y que estudiara”, comenta el músico mexicano.

La disciplina se centró inicialmente en el piano y el teclado, instrumentos acordes con su edad. Su abuela le proponía tocar canciones que disfrutaba, o incluso pedía a su profesor que le enseñara piezas específicas. Esto motivó a Siddhartha a tocar con el propósito de satisfacer a sus seres queridos.

Con el tiempo, su interés se desplazó hacia la batería, marcando una transición hacia una fase más adolescente. Esta nueva pasión escapó del control y la disciplina que su abuela intentaba imponer. Aunque asistió a clases de este nuevo instrumento, rápidamente tomó un camino autodidacta. Desde entonces, se convirtió en un músico guiado por la intuición y la pasión.

Fotografía: Antonio Soriano / @antoniosorianoo

El inicio de su viaje como baterista tuvo lugar a los 12 años, aunque Siddhartha nunca anticipó dedicarse profesionalmente a la música. A pesar de su entusiasmo, no la concebía como una carrera viable. Sin embargo, a medida que creció y se involucró con otros músicos, su talento como baterista comenzó a emerger. El reconocimiento llegó cuando un compañero de escuela lo descubrió, lo que llevó a sus primeras colaboraciones en bandas locales.

“Empecé a los 12, pero la verdad es que yo nunca pretendí ser músico. A pesar de que me entusiasmaba mucho, nunca pasó por mi ingenua cabeza que la música era algo a lo que me podía dedicar. No sabía que de eso se vivía”, cuenta el músico.

Cruzando nuevas puertas

Tras varios años tocando en pequeños proyectos musicales cambiantes y poco estables, Siddhartha había tomado la decisión de convertirse en un artista en solitario. Una decisión nada fácil, pues esto le implicaba empezar desde cero. Por casualidad, durante esos días, Siddhartha recibió la llamada de un amigo que le contó que el baterista de Zoé se había retirado, que estaban buscando a un nuevo baterista, y que lo buscaban a él en particular.

“Mi amigo me pasó un contacto y un día terminé hablando con uno de los chicos de Zoé, diciéndoles, ‘Oye, soy Siddhartha, me dijeron casi casi que me estabas buscando, ¿no?’. Resulta que no era así, no tenía ni idea de quién estaba hablando ni de quién era yo. En ese momento habían conseguido ya otro baterista con quien estaban montando los shows. Me quedé con una frustración y terminé tomando mis cosas y viajando a Ciudad de México para pararme en el ensayo de la banda”, comenta Siddartha.

Esa decisión de viajar a Ciudad de México desde su natal Guadalajara le cambiaría los planes de ser un artista en solitario. Al final del ensayo, los miembros de Zoé le pidieron que tocara una de sus canciones, y luego otra, y luego otra más. A la agrupación le encantó la forma de tocar la batería de Siddhartha y entró como el nuevo baterista de Zoé. “Ese fue el inicio de mi etapa como baterista profesional y el fin de la misma. Las dos cosas sucedieron al mismo tiempo. Por un lado, digamos que cumplí un sueño como baterista, pero pasó muy rápido y muy pronto le quité la pausa a mi decisión de hacer un proyecto en solitario”, dice.

Fotografía: Antonio Soriano / @antoniosorianoo

Sentía que mi música tenía que tener voz propia

Así, las canciones que Siddhartha había guardado a lo largo de los años cobraron vida en su primer trabajo como solista,  Why You? (2008). Este proyecto, que inicialmente había sido concebido como un demo, se transformó en una obra musical resultado de años de composición y pasión sin muchas pretensiones.

La producción de este disco se llevó a cabo en dos ubicaciones principales: la casa de sus padres, donde disponía de un pequeño estudio, y junto a su amigo y productor, Aldo Muñoz, quien contribuyó con su talento multi-instrumental. Muñoz se convirtió en un colaborador invaluable, aportando su destreza en bajo y guitarra, lo que permitió a Siddhartha tener una perspectiva de profesionalismo y objetividad en la grabación. Aunque algunos amigos se unieron para grabar guitarras adicionales, Siddhartha y Aldo Muñoz se encargaron del proceso de grabación, mezcla y masterización.

La singularidad de este álbum radica en que representó un primer experimento, un proyecto sin influencias externas, donde cada decisión reflejaba la visión y esencia de Siddhartha en ese momento. Esta etapa de creación fue un proceso íntimo y personal, todos los arreglos y las letras capturaban su identidad artística en el estado más puro.

Al explorar la dinámica del mundo musical desde una perspectiva solista, Siddhartha asumió roles adicionales, encargándose de ser su propio manager y de las relaciones públicas. A pesar de los desafíos, Siddhartha vivió esta etapa como una experiencia divertida y gratificante, disfrutando cada pequeño logro como una victoria. Su enfoque siempre fue crear música de calidad, sin sentir la presión de la expectativa de éxito masivo, lo cual le permitió apreciar y valorar cada avance en su camino musical.

“Cuando yo empecé tenía demasiada energía y muchísimas ganas de hacer las cosas, y la verdad es que estaba disfrutando mucho del proceso de todo lo que pasaba. Cuando estás solo, tú eres tu manager y tu RP. Entonces ese primer paso fue muy de ir a tocar las puertas a todos lados, desde llevar el disco a la radio, empezaban a emerger estas audiencias del Myspace y cosas así, vendía mis discos y se los enviaba a la gente por correo. Empezó eso a tener un efecto poco a poco hasta que también un día le pude presentar mi disco de una manera súper random a una disquera. Me dijo, ‘Va, pero no tengo un peso para ti, no te voy a meter marketing. No voy a hacer nada más que poner el disco en las tiendas’. Wow, para mí eso fue suficiente”.

Fotografía: Antonio Soriano / @antoniosorianoo

Álbumes como capítulos

La trayectoria de Siddhartha ha sido una constante evolución marcada por álbumes significativos que han dejado una huella indeleble en la escena musical de su país. Uno de los puntos culminantes fue Náufrago (2011), que surgió después del eco positivo generado por su debut. Este último, había sido nominado a los Grammys Latinos y le ayudó a recibir invitaciones a festivales, lo que prometía un futuro brillante.

Sin embargo, la creación de Náufrago fue un proceso completamente diferente, ya que Siddhartha se embarcó en una travesía creativa para componer las canciones que lo conforman. En un gesto audaz, alquiló una cabaña en un bosque cercano a Guadalajara, donde se aisló durante dos meses para dedicarse por completo a este proyecto. A pesar de los desafíos iniciales, logró dar vida a las canciones que lo llevarían a un nuevo nivel artístico.

La recepción de Náufrago marcó un hito en la carrera de Siddhartha. El álbum ya contaba con una audiencia consolidada, y los conciertos, aunque inicialmente modestos, se volvieron cada vez más emotivos y con mayor afluencia de público. Este período fue caracterizado por un crecimiento constante y un sentido de logro que reafirmó el camino emprendido.

La siguiente etapa en su carrera se materializó con el álbum El Vuelo del Pez (2014). Este proyecto se destacó por ser el primero en el que trabajó con toda su banda en la creación de la música. Siddhartha (batería, voces y percusiones), Raúl Velázquez (guitarras), Erick Ángel (sintetizadores), Orlando Farias (batería y coros) y Alejandro Chubaka (bajo) ,se trasladaron a una hacienda en Michoacán, donde montaron un estudio y pasaron meses inmersos en el proceso creativo. El álbum también presenta colaboraciones notables, como la de Caloncho, quien había sido su alumno de batería en el pasado, en ‘Loco’.

“Si hay algo que he disfrutado, y sigo disfrutando, de este trayecto es la manera en la que veo mi música: es como una escalera que va subiendo y de pronto, sin darte cuenta, volteas hacia atrás y ves que tienes un montón de escalones y que estás muy alto, pero luego volteas hacia arriba y ves que todavía falta demasiado, y no ves en dónde acaba”, comenta.

Luego llegó Únicos (2016), que marcó un punto de inflexión en la carrera de Siddhartha. Al firmar con Sony Music, tuvo acceso a recursos y oportunidades que antes no estaban disponibles. Esto se tradujo en una producción más elaborada y una mayor visibilidad en la industria musical. Las colaboraciones y la producción en ciudades como Nueva York y Los Ángeles ampliaron las fronteras creativas, y el álbum fue recibido con mucho entusiasmo por sus seguidores.

“En los discos anteriores eras tú y tu computadora, y grabábamos Aldo y yo en un espacio de tres metros. Hacíamos cosas muy interesantes con nuestras pocas herramientas, pero acá ya se abrió la ventana de posibilidades. Cada disco tiene su magia y de la austeridad surgen cosas increíbles. La imaginación llega a lugares muy chidos, aprendes a utilizar herramientas y a sacarles el mayor provecho”, agrega.

Fotografía: Antonio Soriano / @antoniosorianoo

El álbum MEMORIA FUTURO (2020) representó una nueva fase en la carrera del mexicano. A diferencia de sus predecesores, este proyecto surgió de manera más espontánea y en momentos diversos. La temática del álbum giró en torno a la noción de tener recuerdos del futuro, una idea fascinante que Siddhartha exploró a través de una serie de diez videoclips que acompañaron las canciones. A pesar de los desafíos, logró transmitir con éxito la esencia de este concepto a través de su música y visuales.

Nuevas experiencias, nuevas perspectivas

Siddhartha considera que ser músico en la actualidad es un privilegio excepcional en su caso. A pesar de la existencia de numerosos artistas famosos y exitosos, valora que su conexión con la música se mantiene genuina y arraigada en sus raíces. Para él, su trabajo implica seguir creando con la misma pasión que tenía a los 14 años, sin el objetivo principal de la fama. Aprecia el hecho de poder dedicarse a la música que ama sin comprometer su propósito original. Su enfoque siempre ha sido egoísta en el sentido de que la música debe primero satisfacerlo a él mismo, y luego comparte esa satisfacción con el mundo.

“Nunca he hecho una canción pensando en que tenga que satisfacer a los demás o al mercado, siempre ha sido súper egoísta mi criterio. Lo que tiene que hacer es gustarme a mí antes que cualquier otra cosa, y ya que me gusta a mí se lo enseño a todo el mundo y me siento feliz, pero originalmente lo único que quiero es que a mí me haga sentir satisfecho y desahogue lo que yo quiero. Que esa sea la manera en la que puedo desarrollarme en la vida es muy afortunado”, comenta.

Nuevos caminos

La llegada de una nueva etapa en su vida como esposo y padre ha traído un cambio significativo. Antes, su vida giraba completamente en torno a su propia perspectiva y a sus proyectos musicales. Ahora, al compartir su vida con su pareja y su hijo, Siddhartha experimenta una sensación de mayor plenitud. Aunque esto conlleva nuevas responsabilidades, también ha enriquecido su vida personal y ha equilibrado su enfoque entre el trabajo y la vida privada.

“Ha cambiado todas las cosas importantes en la vida, da un giro. Antes toda mi vida giraba sobre mi propio eje, podía aislarme de todo y solamente pensar en que tenía que hacer un disco más y el tiempo era todo para mí. Cuando empiezas a compartir un pedazo de tu vida con otras personas, con tu pareja, un hijo, te das cuenta de que cuando abres esa puerta lo que recibes es aún más. Conlleva otras responsabilidades, por supuesto. Ahora disfruto mucho más dedicar tiempo a estar con las personas que quiero y le doy prioridad a tratar de tener una vida balanceada entre el trabajo y la vida personal. Hay cosas que se ganan y otras que se sacrifican, pero creo que me ha venido bien”, confiesa.

Para comienzos de 2022, Siddhartha publicó su sexto álbum de estudio, titulado 00:00. El proceso de composición se dividió en tres etapas: La primera fue una fase en la que no se buscaba necesariamente crear un álbum, sino más bien escribir algunas canciones. Siddhartha y Rul Velazquez se dirigieron a una playa y empezaron a dar forma a los primeros temas. Sin embargo, la pandemia interrumpió este proceso, transformando la dinámica de trabajo. “Fueron momentos que nos dieron toda la oportunidad de podernos adentrar en un disco las 24 horas del día, sin ninguna otra actividad que nos distrajera. Es un disco que ya hice menos aislado, estuve trabajando con Rul, estuve trabajando con Alex Pérez, y lo empezamos a hacer en un contexto menos íntimo”, dice.

Fotografía: Antonio Soriano / @antoniosorianoo

La presencia de sus parejas durante las grabaciones contribuyó a crear un ambiente más amoroso y cálido. “Fue la primera vez en la que estaban nuestras chicas por ahí, que nos acompañaban a las grabaciones, y era un ambiente más amoroso, porque cuando están solo chicos juntos en un mismo lugar, a veces la vibra puede llegar a ser un poco intensa; hace falta esa calidez que, de pronto, te da la compañía femenina. Ese fue un disco más amigable, las canciones se fueron dando en distintos momentos, algunas se dieron en un estudio, otras se dieron aquí en la casa donde estoy ahorita, en Cuernavaca, una casa más como de campo, y otras en la playa. Es un disco que se compuso y se grabó y todo durante unas vacaciones. A diferencia de los otros, que es ‘Vámonos a grabar un disco’, aquí es ‘Vamos a la playa, y mientras estamos divirtiéndonos podemos hacer canciones’”, agrega Siddhartha.

En cuanto a las colaboraciones con Carlos Sadness y Ana Torroja en 00:00, el artista tapatío las describe como situaciones peculiares. Ambas se realizaron a distancia debido a las circunstancias de la pandemia. La colaboración con Carlos Sadness se dio de manera fluida y sencilla, ya que compartieron una visión musical que encajó perfectamente. En el caso de Ana Torroja, surgió de manera inesperada, a raíz de una grabación de voces realizada por su pareja. Esta casualidad condujo a la participación de Ana en el álbum.

Los años 2022 y 2023 han sido de gran relevancia para Siddhartha, marcados por giras extensas y reconocimientos significativos. Esta experiencia ha reforzado su entusiasmo y su inspiración para seguir creando música. Hoy siente que, a medida que las bandas crecen, a menudo tienden a producir menos, pero en su caso, experimenta lo contrario. Cada experiencia enriquecedora, ya sea en giras o en interacciones con otros músicos, alimenta su deseo de explorar nuevas creaciones musicales.

El futuro se escribe en el ahora

En el próximo año, Siddhartha tiene planeado lanzar un EP con varias colaboraciones notables, incluyendo artistas como Emmanuel Horvilleur y Leiva. Después de la experiencia con 00:00 sintió la necesidad de tomar un breve descanso de la creación de álbumes, ya que la energía requerida para este proceso puede ser muy considerable.

En lugar de seguir la fórmula habitual de lanzar un álbum completo, decidió explorar nuevas canciones y colaboraciones. Siddhartha considera que este EP representa una expresión menos encapsulada de su arte. Destaca la colaboración especial con Horvilleur, que surgió de manera espontánea durante un viaje, y la de Leiva, donde la comunicación se dio principalmente a través de una grabación de voz y algunos acordes.

Fotografía: Antonio Soriano / @antoniosorianoo

El mexicano tiene la intención de compartir estas canciones como piezas individuales, aunque reconoce que con el tiempo es posible que se unifiquen en un álbum completo, aunque quiere estar seguro de que cada proyecto tenga un propósito y un significado claro. “Cuando uno tiene que decir algo hay que saber bien qué es lo que vas a decir. En este caso, lo que yo tengo que decir en este momento es que estoy haciendo estas canciones de una manera menos aprensiva. No sé si este es mi nuevo álbum, creo que no lo es. Creo que es más bien como música que hago cuando tengo tiempo, y cuando las cosas se dan”, comenta.

El músico mexicano anticipa con entusiasmo el próximo concierto en el Foro Sol el 9 de diciembre, un evento de gran envergadura donde planea ofrecer un espectáculo visual y musicalmente renovado, que esté a la altura de otros eventos importantes que se han celebrado en ese lugar. También menciona la posibilidad de contar con algunos invitados especiales en el concierto.

Siddhartha no revela todos los planes para el próximo año en este momento, pero asegura que están tomando decisiones emocionantes y que se avecina una etapa diferente, fresca y llena de entusiasmo en su carrera.