Richie Hawtin: “La gente y la pista de baile tienen fuerza en este momento”

El DJ y productor canadiense habla del regreso de la música electrónica a los clubs y festivales tras la pandemia de Covid-19 y cómo será su presentación en el Luna Park de Buenos Aires el próximo 29 y 30 de abril

Por  YUMBER VERA ROJAS

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email
En dos fechas, Richie Hawtin compartirá cabina con Nina Kraviz y Seth Troxler

Alex de Brabant

Apenas se enciende la cámara, Richie Hawtin saluda con una sonrisa y pide que le den un minuto. Una vez que mutea el sonido de su Zoom, habla con alguien de su equipo de trabajo en un estudio que se parece a una cápsula de una nave espacial. El icónico productor y DJ canadiense está en Berlín, donde reside actualmente, probando la performance que lo traerá a Buenos Aires el 29 y 30 de abril, en lo que será su reencuentro con los escenarios locales tras tres años. Luego de tocar varios botones de la consola que tiene en frente, el pionero del minimal techno reactiva el audio y comparte su felicidad de presentarse nuevamente ante un público que le da muchas satisfacciones.

Antes de este desembarco, giraste por Europa. ¿Cómo viviste la vuelta a las pistas de baile?

La gente y la pista de baile tienen fuerza en este momento. Hay ganas de celebrar y de escuchar buena música techno. Así que creo que esta vuelta nos encuentra con una energía renovada. Se siente como si hubiera mucha juventud, es una sensación que no experimentaba desde los inicios de mi carrera.

¿Sabés el significado que tiene el Luna Park para Buenos Aires?

Antes de que se produjera la pandemia, estuvimos recorriendo diferentes locaciones y llegamos a ir al Luna Park. Nos contaron su historia, y quedamos encantados. Pensamos que la gente estaría contenta de bailar techno ahí. Luego de planificarlo por mucho tiempo, me emociona este regreso porque sucederá en un lugar legendario.

¿Qué tipo de formato traerás?

No será un DJ set ni tampoco un live set. Será más bien un híbrido entre ambos. Algunos amigos dicen que es como si un tren estuviera bajando por la vía. No es algo duro, sino intenso. Y creo que el público argentino, justamente por su pasión, puede sentir esa energía.

Richie Hawtin. Foto de Robin Van Der Perre.

En la primera noche, compartís escenario con Nina Kraviz, a quien le cancelaron fechas por ser rusa. ¿Qué opinás de la discriminación que padece?

Creo que todos estamos de acuerdo con que la guerra es algo terrible y que Putin es un maníaco absoluto. Eso no significa que todos los rusos apoyan lo que pasa. Este momento debe ser muy complicado para ella, pero te aseguro que es buena persona porque la conozco. Me pone feliz que compartamos esta fecha. 

En febrero, Canadá fue noticia porque camioneros y antivacunas bloquearon las fronteras a manera de protesta por las medidas que tomó el gobierno, a causa del Covid-19. ¿Te sorprendió lo que pasó?

Me sorprendió porque los canadienses somos muy tranquilos. En una situación como la pandemia, todos debemos trabajar juntos. A veces, si no estás seguro de las cosas, hay que hacer lo que es bueno para la masa. Por lo tanto, apoyo a la medicina y la ciencia que están detrás de las vacunas, y estoy en contra de las personas egoístas que evitan que sigamos adelante con nuestras vidas.

A propósito de esto, ¿cómo estuvo tu pandemia?

Fue un momento difícil en el que me cuestioné para dónde íbamos. Pero cada vez que tengo una dificultad, este estudio fue mi espacio seguro. Y en la pandemia no fue la excepción. Durante las últimas tres décadas, hice alrededor de 200 shows por año. Probablemente, nunca iba a reducir esa velocidad. Sin embargo, el coronavirus me obligó a frenar. Debí buscarle sentido a esta época y, en ese camino, me reencontré con la inspiración original.

El 1° de abril pasado lanzaste tu nuevo álbum, Consumed in Key. Además de acercarte a la música contemporánea, tiene la particularidad de que su coautoría es de tu compatriota Chilly Gonzales y de tu álter ego Plastikman.

Fue Chilly el que trajo el reto. Si Richie Hawtin es extrovertido, Plastikman es más cerebral e íntimo. Creo que fue el momento para reunirlos a ambos porque estaba muy dentro de mí. Hace cuatro años, no hubiera hecho algo igual, y esto me parece fabuloso porque está más cerca de la experimentación que de la pista de baile. Es una propuesta que puede llegarle tanto al que le gusta la música dance como al que disfruta de la música clásica. Es algo único.

Ahora que alcanzaste los 50 años, sentís que este tipo de propuesta representa la madurez de un músico electrónico. 

Me aburro, así que tengo que encontrar algo que me emocione no solo a mí, sino también a los demás. Entonces siempre aparecen este tipo de experimentos. Trato de buscar inspiración bien sea del lado de Richie Hawtin o del de Plastikman.

Tótems del techno como Jeff Mills pusieron a dialogar al género con otros ámbitos artísticos. ¿También es tu intención?

Exactamente. Creo que Jeff es un gran ejemplo. Si bien la música y la tecnología son muy inspiradoras, a veces necesitás encontrar en otro lado algo que también te de ideas para la pista de baile. Y con esto me refiero a una obra de arte, una instalación o un disco de música ambient.

Al menos en la electrónica, ¿bailar es hoy un acto político?

Creo que la pista de baile es muy poco crítica porque invita. Más allá de que seas negro, blanco, azul, morado, heterosexual, triángulo o cuadrado, conecta a una comunidad. Ese es el poder de la música, y más cuando se baila. Así que creo que la pista de baile no es política. Ahí siempre serás bienvenido.

Pero se le suele banalizar por el imaginario festivo que la envuelve.

La música electrónica tiene una forma increíble de comunicarse. Como no usa muchas voces, se malinterpreta. Pero los sentimientos y las emociones elevan y deprimen a las personas solo por frecuencias que se manejan. Le hablan por esa vía, y nos toca en nuestro nivel humano más básico. De esa manera, nos da alegría y felicidad, y realmente puede unirnos como uno solo y ayudarnos.

Por más que aparezcan estilos nuevos, siempre se vuelve al techno y al house. ¿Por qué siguen siendo tan fuertes?

Después de 30 años de su creación, es increíble como estos géneros son cada vez más fuertes. Y además siguen reuniendo a nuevas generaciones de público. Creo que todo esto se debe a su intensidad y a la posibilidad de compartirla con cientos de miles de personas. No tengas dudas de que es una sensación hermosa.