¡MIAU! Algunas películas sobre gatos

Estas son las mejores películas que podrás ver acompañado de tu michi para celebrar el día internacional del gato.

Por  ANDRÉ DIDYME-DÔME

agosto 8, 2023

Cristina Ricci y D.C. em El gato del FBI

Cortesía de Disney+

El origen del gato como mascota está envuelto en la historia y la evolución de la relación entre los humanos y estos felinos. Los gatos domésticos, conocidos científicamente como Felis catus, tienen una larga historia de convivencia con los seres humanos, aunque su domesticación difiere en algunos aspectos de la de otros animales como los perros o los caballos.

Se cree que los gatos comenzaron a acercarse a los asentamientos humanos hace miles de años debido a la disponibilidad de alimento, especialmente roedores que eran atraídos por los restos de comida. Los humanos, al darse cuenta de la utilidad de los gatos para controlar las poblaciones de ratones y ratas que dañaban sus alimentos almacenados, toleraron su presencia y, con el tiempo, se estableció una relación simbiótica.

Uno de los primeros ejemplos conocidos de la relación entre humanos y gatos se encuentra en el antiguo Egipto. Los egipcios valoraban a los gatos por su habilidad para cazar plagas de roedores y también les atribuían cualidades místicas y divinas. Los gatos eran venerados como protectores y guardianes de los hogares y templos, e incluso tenían deidades propias, como la diosa Bastet, que tenía cabeza de gato y era la diosa de la protección, el hogar y la fertilidad.

Con el tiempo, los gatos se extendieron por diferentes regiones del mundo, acompañando a los humanos en sus viajes y migraciones. Su capacidad para controlar plagas y su naturaleza independiente contribuyeron a su estatus de mascota deseada en muchas culturas. Sin embargo, es importante señalar que la relación con los gatos no siempre fue la mejor en todas las culturas y épocas. Algunas sociedades los veneraban y cuidaban, mientras que otras los veían con sospecha o incluso los asociaban con la brujería y la superstición.

En la Edad Media, la asociación de los gatos con la brujería y el ocultismo condujo a episodios trágicos como la caza de brujas y la ejecución de miles de gatos, lo que a su vez permitió un aumento en la población de roedores y la propagación de enfermedades.

A medida que las sociedades evolucionaron, la actitud hacia los gatos cambió. Durante la Revolución Industrial y la urbanización, los gatos ganaron un nuevo valor como compañeros domésticos y mascotas. La idea de tener un gato en casa por su compañía y afecto creció, y se desarrollaron diferentes razas a lo largo del tiempo para satisfacer diversas preferencias estéticas y de personalidad.

En la actualidad, los gatos son una de las mascotas más populares en todo el mundo. Se les valora por su naturaleza independiente, su cariño y la alegría que traen a los hogares. La relación entre humanos y gatos ha evolucionado desde ser simples cazadores de plagas a compañeros queridos y miembros de la familia.

El gatito enfermo
(Cortesía de Kino)

El responsable de las primeras apariciones de gatos en el cine es el británico George Albert Smith, pionero del cine y reconocido entre los historiadores por su innovador uso del primer plano, el plano subjetivo y la edición. En su película La lupa de la abuela de 1901, Smith nos muestra a una anciana sentada en una habitación con una lupa en la mano. Cuando su nieto mira a través de la lupa, se muestra en primeros planos lo que el niño observa: un pájaro, el ojo de su abuela y, por supuesto, un gato, creando un efecto visual sorprendente para la audiencia de la época.

Ahora bien, el primer gato protagonista de una película lo encontramos en El gatito enfermo de 1903, también dirigida por Smith, donde se muestra a una niña preocupada sosteniendo un gatito en sus brazos y cómo un niño, disfrazado de médico (probablemente el hermano de la niña), acude en su ayuda. La niña le da una cucharada de aceite de hígado de bacalao al felino, el cual se recupera y se vuelve juguetón nuevamente. La cinta es una segunda versión de El pequeño doctor (1901), otra obra de Smith, la cual se perdió para siempre. Pero los dos felinos de La lupa de la abuela y El gatito enfermo han quedado inmortalizados en el celuloide, junto con un tercer gato que actúa como extra en El gatito enfermo.

El gato Félix
(Cortesía de Universal)

El Gato Félix: La primera superestrella felina

Félix es uno de los personajes de dibujos animados más icónicos y antiguos en la historia de la animación. Fue creado por Otto Messmer y Pat Sullivan en 1919 bajo el nombre de Master Tom y luego, como Félix, se convirtió en uno de los primeros personajes animados en obtener una enorme popularidad en el cine y luego en la televisión.

De hecho, antes de su popular serie animada de 1953, Félix fue una de las primeras imágenes en ser transmitida por televisión cuando la RCA eligió un muñeco hecho de papel maché del gato para un experimento de 1928 en Nueva York. El muñeco fue elegido debido a sus fuertes contrastes y su habilidad de resistir las intensas luces que se necesitaban para dicho experimento. Fue ubicado en la tornamesa de un fonógrafo y su imagen en movimiento fue registrada aproximadamente dos horas cada día. Después de pagarle a Sullivan, el muñeco continuó en la placa giratoria por cerca de una década mientras RCA mejoraba la definición de la imagen televisiva.

El gato negro antropomórfico con una personalidad alegre y espíritu aventurero es conocido por su ingenio y habilidad para escapar de situaciones difíciles y a menudo surrealistas, utilizando su creatividad y astucia. Su diseño simple, pero expresivo, ha contribuido a su longevidad y reconocimiento en todo el mundo.

Félix se adelantó al Ratón Mickey de Disney y tuvo su inicio en cortometrajes silentes en blanco y negro que se proyectaban en los cines. El personaje se volvió extremadamente popular durante la década de 1920 y se convirtió en un ícono de la cultura popular de la época vendiendo numerosos juguetes y artículos con su imagen (relojes, llaveros, ropa).  A lo largo de los años, protagonizó numerosos cortometrajes animados, cómics, libros y otros medios. A lo largo de los años, Félix ha experimentado varias resurrecciones y adaptaciones en diferentes medios como cómics y videojuegos (hasta tuvo un largometraje animado en 1988). 

Con motivo del Día Internacional del Gato, estas son las nueve mejores películas sobre felinos de todos los tiempos ¡Miau!:

El gato que vino del espacio
(Cortesía de Disney+)

9. EL GATO QUE VINO DEL ESPACIO (1978) Dir. Norman Tokar

La película de acción real producida por Walt Disney combina la ciencia ficción con la comedia y nos cuenta cómo un gato alienígena llamado Zunar-J-5/9 Doric-4-7 estrella su nave en la Tierra y es encontrado por el Dr. Frank Wilson, interpretado por Ken Berry, quien le pone de nombre Jake. El felino extraterrestre posee habilidades telepáticas y es capaz de comunicarse con los humanos a través de la telepatía, por tal razón es buscado tanto por el gobierno de los Estados Unidos como por otros extraterrestres que desean recuperarlo junto con su nave espacial. Aunque no fue un gran éxito en la época de su estreno, la película ha desarrollado un estatus de culto a lo largo de los años y es recordada por su concepto inusual que fue copiado descaradamente por la serie de televisión Alf, solo que, en ella, el extraterrestre ochentero procedente del planeta Melmac suele comer gatos. Ajá. 

 Keanu
(Cortesía de Warner)

8. KEANU (2016) Dir. Peter Atencio

Los fanáticos de John Wick y los gatos deben tomar atenta nota. Los comediantes Keegan-Michael Key y Jordan Peele (sí señores, el mismo director de las escalofriantes cintas de terror Get Out, Us y Nope) co escribieron y protagonizaron esta película, en la que dos amigos se encuentran con una serie de situaciones peligrosas, después de que Keanu, el pequeño gatito de Rell, es secuestrado. Keanu se encuentra en poder de un grupo de traficantes de drogas, y los amigos se ven envueltos en el mundo del crimen organizado mientras intentan recuperar al felino con nombre de actor famoso de Hollywood. 

Si bien Keanu recibió injustamente críticas negativas, es apreciada por todos aquellos que disfrutamos de una buena comedia de acción y, por supuesto, todos los que no podemos resistir a un gatito de tamaño minúsculo inundar la pantalla con su ternura. A propósito, Keanu Reeves participa en la cinta (no pregunten).

Haru en el reino de los gatos
(Cortesía de Ghibli)

7. HARU EN EL REINO DE LOS GATOS (2002) Dir. Hiroyuki Morita

Aunque no es una secuela directa, esta preciosa cinta animada japonesa está ambientada en el mismo universo que la película Susurros del corazón, también producida por los míticos Estudios Ghibli. La película de Hiroyuki Morita sigue la historia de Haru, una joven estudiante de secundaria que salva a un gato de ser atropellado por un camión. Sin embargo, resulta que el felino es en realidad el príncipe del Reino de los Gatos, y en agradecimiento por su acción, la lleva a un lugar mágico y misterioso en el que los gatos la tratan como una reina, pero tratan de casarla con el príncipe en contra de su voluntad. Ante esta situación, Haru busca la ayuda del Gato Barón (presentado en Susurros del corazón) para escapar del mundo de los gatos y regresar a su vida normal. 

A pesar de que Haru en el reino de los gatos no es tan conocida como algunas de las otras películas de Ghibli (Mi vecino Totoro, El viaje de Chihiro, La princesa Mononoke), ha ganado su propio lugar en el corazón de los amantes del anime (y de los gatos) debido a su encanto, sus personajes adorables y su historia única.

Un gato en París
(Cortesía de Folimage)

6. UN GATO EN PARÍS (2010) Dir. Jean-Loup Felicioli, Alain Gagnol

Esta cinta policiaca animada procedente de Francia sigue a Dino, un gato doméstico que lleva una doble vida. Durante el día, es el compañero de Zoe, una niña que ha perdido a su padre y está lidiando con el dolor. Por la noche, Dino se convierte en el compañero de un ladrón hábil y audaz llamado Nico. La historia se complica cuando Jeanne, la madre de Zoe y oficial de la policía, se encarga de la investigación de los robos sin sospechar que en su propia casa se encuentra uno de los criminales. Aunque está dirigida a un público infantil, la cinta de Felicioli y Gagnol, nominada al Óscar y muy influenciada en el cine de Hitchcock, no teme tocar temas oscuros y profundamente emocionales, como el duelo y la naturaleza de la conexión entre los humanos y animales. 

El futuro
(Cortesía de Film4)

5. EL FUTURO (2011) Dir. Miranda July

Si Greta Gerwig y Miranda July son consideradas como actrices y cineastas independientes al compararlas con sus respectivos equivalentes en el mundo de la música, podríamos decir que la primera es Suzanne Vega y la segunda es Laurie Anderson. 

July es toda una artista polifacética, además de ser actriz y directora, es la autora de varios libros premiados que exploran la soledad, las relaciones humanas y el absurdo de la vida cotidiana; y ha creado instalaciones multimedia que, combinadas con el arte del performance se aprovechan de su carácter interactivo para enfocarse en la comunicación humana, la autenticidad y la vulnerabilidad, en un mundo cada vez más complejo y tecnológico.   

Aunque su película más conocida es la estupenda Me, You & Everyone We Know (2005) que nos muestra la influencia de la internet en nuestras relaciones, El futuro es una cinta igualmente poderosa y disruptiva. La obra nos cuenta la desintegración gradual de una pareja conformada por Sophie (July) y Jason (Hamish Linklater). 

Al cumplir más de treinta años, Sophie y Jason entran en una crisis existencial y sienten que sus vidas están estancadas. Por eso deciden emprender una serie de cambios radicales en su vida, incluida la adopción de un gato enfermo llamado Paw-Paw y la decisión de desconectarse de la Internet durante 30 días. July utiliza unos elementos narrativos experimentales, como la voz en off del gato desahuciado (a cargo de ella), para explorar la perspectiva de los personajes y su relación con el tiempo. El futuro refleja la voz creativa única de su autora y su peculiar habilidad para abordar temas profundos y universales a través de una mirada muy particular.

El gato del rabino
(Cortesía de TFI)

4. EL GATO DEL RABINO (2011) Dir. Joann Sfar, Antoine Delesvaux

La segunda película de animación francesa presente en este listado está basada en la serie de cómics del mismo nombre creada por Joann Sfar y Antoine Delesvaux. Su trama se desarrolla en Argelia en la década de 1920 y sigue a un rabino, su hija, un gato parlante y un pintor ruso. Después de que el gato devora accidentalmente al loro de la hija del rabino, este le permite al gato quedarse, pero el gato desarrolla el deseo de encontrar su propia alma. Esto lo lleva a embarcarse en una serie de aventuras en las que explora cuestiones de espiritualidad, religión y autodescubrimiento. 

Tanto los cómics como la cinta aborda temas adultos a través de un enfoque humorístico y alegórico, como lo son la identidad, la fe y el libre albedrío, todo bajo un tono sumamente entretenido y visualmente atractivo.

Harry & Tonto
(Cortesía de 20th Century studios)

3. HARRY & TONTO (1974) Dir. Paul Mazursky

Harry Coombes, interpretado por Art Carney, es un jubilado de 72 años con un espíritu joven y rebelde que vive en la ciudad de Nueva York. Después de que su edificio de apartamentos es demolido, Harry emprende un viaje por carretera a través de Estados Unidos junto con su gato, Tonto, un compañero leal y silencioso. Durante su viaje, Harry se encuentra con una serie de personajes variopintos y experimenta diversas situaciones, desde reencuentros con familiares hasta encuentros inesperados en la carretera.

En esta hermosa película de carretera, Mazursky usa la relación entre el hombre y su mascota como reflejo de la soledad y la desconexión humana. A medida que Harry se enfrenta a los desafíos del envejecimiento, su relación con Tonto toma un significado más profundo. La actuación de Carney le valió el Premio de la Academia al Mejor Actor en 1975 y Tonto les partirá el corazón.

Kedi
(Cortesía de YouTube Red)

2. KEDI (2017) Dir. Ceyda Torum

Conozcan a Sari, Duman, Bengü, Aslan Parçasi, Gamsiz, Psicópata y Deniz, siete gatos turcos en un conmovedor documental que registra su vida desde su propia perspectiva. Kedi, que significa “gato” en turco, con su premisa simple pero poderosa, describe la vida cotidiana de estos felinos mientras interactúan con los habitantes de la ciudad. Cada gato tiene su propia historia y personalidad y la cinta muestra cómo han llegado a ser parte integral de la comunidad. Además, Kedi resalta cómo los gatos pueden tener un impacto profundo en la vida de las personas y cómo pueden conectarse con las emociones humanas de una manera única. La película se ha convertido en todo un éxito entre los amantes de los animales y los documentales, y ha ganado reconocimiento internacional por su capacidad para capturar la esencia de la relación única entre gatos y seres humanos.

Los Aristogatos
(Cortesía de Disney+)

1. LOS ARISTOGATOS (1970) Dir. Wolfgang Reithman

Pocos saben que los personajes de este clásico de la animación (la última aprobada por Walt Disney antes de su muerte en 1966) están inspirados en los gatos reales que pertenecían al animador y escritor de los estudios, Ken Anderson (la gata siamesa de Anderson, llamada Feathers, sirvió como inspiración para la creación de la gata protagonista, Duquesa).  Muchos menos saben que la cinta está basada en un caso real de 1910, en el que un grupo de gatos parisinos heredaron una cuantiosa fortuna.

La trama gira en torno a Duquesa, una gata blanca y elegante, y sus tres gatitos: Berlioz, Toulouse y Marie, quienes viven en la mansión de una adinerada anciana llamada Madame Adelaide Bonfamille, quien ha prometido dejarles su fortuna. Sin embargo, el mayordomo Edgar, quien planea heredar la fortuna en lugar de los gatos, decide deshacerse de ellos.

El malvado y codicioso hombre abandona a los gatos en el campo rural, pero ellos emprenden un viaje de regreso a París con la ayuda de un gato callejero llamado Thomas O’Malley. Durante su viaje, enfrentan desafíos y hacen nuevos amigos, incluidos otros animales, como un gallo, un ratón y un perro sabueso. Juntos, luchan contra los obstáculos y tratan de regresar a su hogar y reclamar su lugar en la mansión.

La película, perfecta desde todos los aspectos, presenta la maravillosa canción Everybody Wants to Be a Cat interpretada por Scatman Crothers (voz de Scat Cat). Curiosamente, el personaje fue creado para que su voz fuera la de Louis Armstrong, pero una enfermedad crónica impidió que eso fuera así.  Los estudios Disney han anunciado una nueva versión en acción real y Questlove, el integrante de la agrupación de Hip Hop The Roots y el director del estupendo documental Summer of Soul será el encargado de traer a los gatos de nuevo a la gran pantalla. ¡Miau!

El gato con Botas
(Cortesía de DreamWorks)

MENCIÓN ESPECIAL: Como los gatos poseen tan solo nueve vidas, no pudimos hacer un listado de diez películas. Muchos ya intuyen que la décima cinta no es Un gato callejero llamado Bob (2016) y su conmovedora secuela navideña; tampoco el adorable anime Una vida de gata, ni las innumerables películas basadas en Doraemon. Tampoco se ubican en la décima posición las dos versiones de Un gato del FBI de los estudios Disney, la simpática Mi papá es un gato (2016) con el malogrado Kevin Spacey, o el interesante documental En la mente de un gato (2022) de Netflix. No señor.  

Sin lugar a duda, ese puesto de honor lo ocupa EL GATO CON BOTAS (2011) dirigida por Chris Miller y un spinoff de la franquicia de Shrek. Ahora bien, la segunda parte, subtitulada EL ÚLTIMO DESEO (2022) de Joel Crawford, es una secuela tan buena como la cinta original. ¿Deben quedar empatadas estas dos cintas en el décimo lugar? ¿Merecen una posición más alta? El debate queda abierto, pero, por favor, sin rasguñar.  

Tráiler: https://www.youtube.com/watch?v=1esRrwrmWzA

CONTENIDO RELACIONADO