agosto 8, 2022

¡NOP!

La tercera película de Jordan Peele como director, es una hipnótica amalgama entre Encuentros cercanos del Tercer Tipo y Señales que lo consolida como un maestro del suspenso

Jordan Peele 

/ Daniel Kaluuya, Keke Palmer, Brandon Perea, Steven Yeun, Michael Wincott

Por  ANDRÉ DIDYME-DÔME

Cortesía de UIP

Jordan Peele inició su carrera como comediante en la televisión, siendo parte de los programas de sketches Mad TV y Key & Peele, este último en compañía de su amigo y colega Keegan-Michael Key. Los dos fueron los protagonistas de la extraña, pero muy divertida comedia felina Keanu. Y luego vino el cambio.

Peele decide convertirse en director y su ópera prima titulada Get Out (una especie de versión libre del clásico del terror The Stepford Wives), terminó siendo todo un éxito de taquilla. Contra todas las expectativas, la pequeña pero poderosa película, obtendría cuatro nominaciones a los premios Óscar (mejor película, mejor director, mejor guion original y mejor actor principal).

Luego llegaría Us, su segundo trabajo como director, el cual puede pensarse como una versión libre del capítulo Mirror Image de la serie antológica Dimensión desconocida. Tanto Get Out como Us fueron películas tan extrañas como Keanu, colmadas de guiños y referentes a otras películas y con un comentario sociopolítico heredero del cine de terror de George A. Romero.  Pero no cabe duda que Peele posee un inmenso talento para crear atmósferas enrarecidas y perturbadoras, semejante al de los maestros Dario Argento y, por supuesto, Alfred Hitchcock. 

Ahora con ¡Nop!, su tercera película como director, Peele se acerca al estilo de Steven Spielberg y M. Night Shayamalan, creando una amalgama lovecraftiana entre Encuentros cercanos del tercer tipo y Señales que continúa con esos atmósferas tensas y sofocantes de sus anteriores trabajos, sin dejar nunca de lado el subtexto que constantemente nos habla de la experiencia de ser afroamericano en los Estados Unidos.

Como suele ocurrir con el trabajo del director de El sexto sentido, ¡Nop! está llena de secretos, misterios y giros sorpresivos que es mejor no revelar. Esto es lo que se puede decir de esta cinta escalofriante: Daniel Kaluuya vuelve a colaborar con Peele interpretando a OJ Haywood, un domador de caballos para cine y televisión. Como muchos millennials, OJ es un adulto que todavía no ha encontrado el sentido de su vida y que heredó el oficio de Otis, su padre (Keith David), pero al que no le ha encontrado el gusto. Su hermana Emerald (Keke Palmer) también trabaja en el negocio familiar, pero ella aspira convertirse en algo más. Alguien reconocida.

Los dos aprendieron a domar caballos con su padre y ahora son los dueños de un gran rancho. Pero como no aman su trabajo como sí lo hizo Otis, son unos trabajadores mediocres. Sin embargo, Em se ufana de ser la descendiente del jinete anónimo protagonista de Animal Locomotion, la cronofotografía de 1878 confeccionada por el pionero del cine Eadweard Muybridge y considerada como la primera imagen en movimiento creada a partir de una serie de fotografías en secuencia.     

Una serie de extrañas apariciones en el rancho, junto con el comportamiento peculiar de varios de los caballos (la cinta está dividida por capítulos que poseen el nombre de los animales), hace que OJ y Em tengan una idea más millennial aún: Van a registrar los misteriosos eventos tomando fotos y grabando en vídeo, para así poder vender esas imágenes y salir del purgatorio que para ellos significa tener que trabajar en el negocio de su padre. 

Quien va a colaborar con los hermanos es Ángel Torres (Brandon Perea), un chico que trabaja en un almacén de productos electrónicos quien, inicialmente, le instala a OJ y a Em un sistema de cámaras, pero que luego se va a asociar con ese par de perdedores amargados, en busca de fama y fortuna como ellos. Un posible cuarto miembro del grupo es el prestigioso y veterano director de fotografía Antlers Holst, quien puede entregar unas tomas perfectas en celuloide de los enigmáticos avistamientos y que es tentado por la posibilidad de obtener una “toma imposible». Es grato saber que Holst es interpretado por la leyenda del cine Michael Wincott quien, con su voz ronca característica y actitud excéntrica, se convierte en la cereza del pastel para la película de Peele. A propósito, la fotografía para ¡Nop! a cargo del maestro Hoyte van Hoytema (Dunkirk, Ad Astra, Her), es sencillamente espectacular.

Hay otro personaje que vale la pena mencionar y es Ricky “Jupe” Park (Steven Yeun), un antiguo actor infantil quien luego de una tragedia en el set de grabación de la comedia que protagonizaba en los años noventa, funda un rancho temático con ayuda de su esposa, con el fin de explotar su imagen y popularidad. OJ y Em le suministran los caballos al rancho, pero las ansias de fama y fortuna tampoco son ajenas a este vaquero de rasgos de origen asiático.   

El humor y la sátira siempre están presentes en el cine de Peele y ¡Nop! no es la excepción. El director ha revelado que su cinta trata sobre el fenómeno del espectáculo y de cómo la obsesión que tienen las personas por ver algo especial y diferente es monetizada por la industria. No es gratuito que la película se inicie con una cita bíblica del profeta Nahúm que dice: “Echaré sobre ti inmundicias, te haré vil, y haré de ti un espectáculo”.

Jordan Peele ha confeccionado una cinta de terror para el siglo XXI, que nos muestra a un grupo de personas cínicas, aburridas con su vida y atravesadas por el capitalismo, que prefieren perderla si eso implica no poder tomar fotos y grabar videos ya que, según ellos, esta es la clave para obtener reconocimiento y dinero. Los influencers, youtubers y tiktokeros, así como las personas que prefieren grabar un accidente a tener que ayudar a las víctimas, deberán tomar nota.