mayo 2, 2022

Maluma rompe paradigmas y define los estándares de la industria

Con gallardía, el paisa presenta un espectáculo hecho técnicamente a la perfección, sin dejar atrás la autenticidad de su región

Por  DIEGO ORTIZ

Cortesía Maluma

La industria de la música en español pasa por un momento en el que todos los grandes artistas hispanoparlantes quieren demostrar de qué están hechos, y lo que son capaces de hacer en el escenario; es algo que, definitivamente, marca la diferencia entre la mediocridad y la búsqueda de la grandeza.

Es una realidad que el público es quien puede garantizar el éxito de las giras y que también pueden castigar a los artistas que no son capaces de llevar su creatividad y potencial al ámbito de sus conciertos. Por lo tanto, el nivel artístico y disruptivo de las ofertas en vivo está poniéndose a prueba, y ha creado desafíos de concepto en los grandes jugadores de la industria, bajo algunas excepciones que, absurdamente, prefieren no invertir ni un solo dólar en equipos creativos especializados y prefieren seguir siendo el centro de atención.

Phraa

Desde el despampanante lanzamiento de El último tour del mundo de Bad Bunny en Puerto Rico, hasta el reconciliador y monumental formato de Sin cantar ni afinar de C. Tangana, algunos artistas están redefiniendo las reglas del entretenimiento y hacen del negocio una competencia en donde el dinero no es lo más importante; son artistas que trascenderán por vivir en una continua preocupación por su audiencia y por llevar la creatividad a ser protagonista de su obra.

Maluma había estado esperando este momento por más de una década, lo que lo llevó a sentirse en deuda con la ciudad donde nació; sin embargo, se tomó el tiempo necesario para madurar un espectáculo que realmente estuviera a la altura de una audiencia exigente para llegar en la cima, y consolidarse como uno de los exponentes del pop más grandes en el mundo.

Phraa

Medellín es una de las capitales del género urbano gracias a la emergencia de los creadores que se apropiaron de la estética y la rítmica para redefinir el camino del reggaetón de la última década.

A las 9:30 de la noche, luego de un aguacero torrencial, las luces del Estadio Atanasio Girardot se apagaron, y en un escenario 360º con sistema de pantallas multidireccionales, se dio inicio a la proyección de varias imágenes de archivo que contaban brevemente la historia de Maluma y la conexión con la ciudad. Además, Shakira, J Lo, Yandel, Wisin, entre otros, definieron a Medellín en una palabra. “Medellín es amor”, “Medellín es reggaetón”, “Medellín es mi casa”.

El paisa de 28 años emergió desde el centro de la tarima, completamente vestido de rosado, interpretando el primer verso de ‘Hawái’ a capela, y los cincuenta mil asistentes corearon la canción a tan alto volumen que él prefirió guardar silencio. Un par de minutos después se dejó caer en el suelo, y cayó en un llanto profundo y genuino por al menos 10 minutos.  De rodillas le agradeció a la audiencia que lo ha había estado esperando por tantos años.

En adelante se encargó de interpretar un éxito tras otro con una banda aplastante, liderada por Mike Cerdá, el músico venezolano, director musical y multi instrumentalista que ha dado a las interpretaciones de Maluma un nivel que rompió el paradigma del reggaetón en vivo. Descomponiendo las canciones instrumento por instrumento, y dejando como resultado un producto orgánico cargado con la potencia de varios de los músicos que la componen: “Titi”, el mejor baterista de Colombia que, luego de tocar en varias bandas de hardcore y power metal, llegó para tomar las riendas de la rítmica y el tempo, reemplazando los beats por baterías orgánicas mezcladas con secuencias.  En los teclados Miguel Márquez Escobar, en el bajo Luis Carlos Chica, Santiago Torres en la guitarra. y en los coros Andrea Muñoz y Alejandro Escudero.

Aunque en esta ocasión la banda no estaba en el mismo nivel del escenario cuadrangular, tuvo el protagonismo habitual durante toda la noche a través de cámaras y el sistema de pantallas. Está claro que Maluma no sufre problemas de inseguridad, y no quiere ser el único foco de atención; por el contrario, da lugar para que una serie de músicos y artistas colaboradores -a quienes les reconoce su aporte y creatividad constantemente- brillen con él y por sí solos. No se avergüenza de mostrar a quienes lo soportan vocalmente durante todo el show, pero además, en canciones como ‘Chantaje’ -originalmente interpretada junto a Shakira- Maluma da el espacio para que una de sus coristas reemplace a la barranquillera, en lugar de caer en el error nefasto del pregrabado.

Phraa

Para Medallo en el mapa Maluma trabajó de la mano del productor Chris Gratton, quien colabora con artistas de la talla de Justin Bieber,  Kanye West o Tool, y juntos dibujaron un espectáculo basado en la búsqueda de profundidad artística y tecnológica. Sin necesidad de entrar en detalles de producción, fuegos artificiales y pirotecnias, este show tiene vida propia gracias a la precisión en la interpretación y a la pasión natural que emerge del momento.

Con un pool de invitados nacionales e internacionales, el show demostró la versatilidad del cantante y la capacidad para adaptarse a cualquier rango vocal, pero también dejó ver su papel e importancia en la comunidad artística urbana de Medellín. A mitad del show, Wolfine representó a Manrique, y subió al escenario para interpretar ‘Bella’.

“Dios lo bendiga, mi perro”, le dijo Maluma al bajar del escenario, y minutos después irrumpieron más de 20 músicos con Grupo Firme, quienes -además de tocar varios de sus éxitos- rindieron tributo a Vicente Fernández cantando ‘El rey’ y ‘Acá entre nos’.

Phraa

En un momento que quedará grabado eternamente en la memoria, Madonna apareció en el escenario con varias bailarinas a su alrededor, mientras interpretaban ‘Medellín’ y una versión del clásico ‘Music’. Y aunque muchos creerían que la reina del pop daría un show tranquilo, por el contrario, participó en todas las coreografías y creó con Maluma un performance erótico, incluso en exceso, despertando frenesí en todo el público.

“¡Yo nací en Mendellín, y me muero en Medellín, hijueputa!”, dijo Maluma vestido con chaleco antibalas y su perro en un dije de diamantes colgado en el pecho, subido en el lugar de mayor altura de todo el estadio. Luego descendió lentamente amarrado en una plataforma para interpretar ‘Hawai’ y terminar un show que pasará a la historia entre los más grandes en Colombia por redefinir los estándares de las próximas giras en el continente.

Phraa

El éxito en la industria de la música algunos lo miden por la cantidad de streams y el dinero que esto produce, sin embargo, hay un grupo de artistas que, aunque también logren esto, viven en una continua preocupación por llevar su creatividad y su arte a todo tipo de formatos.  La autosuperación y la idea de ir más allá de sus propias capacidades y logros; el desafío constante por experimentar, arriesgarse y buscar la grandeza.

Maluma, con gallardía, maniobra un espectáculo hecho técnicamente a la perfección, sin dejar a tras su autenticidad y personalidad descomplicada, fiel a la cultura de su tierra. Presentó el nuevo formato de su gira en un show de tres horas que enfrenta el estigma y reta a toda una industria -que apunta a ser la más grande del mundo- a cuestionarse y reivindicarse con la calidad artística donde no hay lugar para los débiles.

Phraa

Setlist

Hawai

Madrid

Parce

Corazón

11 PM

HP

Cositas de la USA

Mojando asientos

Fresh Kerias

Qué chimba

ADMV

Qué más pues

PORFA

La botella

La playa

Mi Niña

Creéme

Bella

Escápate conmigo

L.N.E.M. (GATA)

IMPOSIBLE

Medallo

Medellín En El Mapa

Borró cassette

Miss Independent / Sin contrato / Obsesión / La curiosidad

El perdedor

Cada quien

Ya supérame

Acá entre nos

Felices los 4

Sobrio

Vente pa’ cá

Chantaje

Cuatro babys

Medellín

Music

Hawái

Trending