Las 5 mejores películas argentinas de 2023

De Los delincuentes, el film elegido para competir en los Oscars, a la escalofriante pieza de horror de Demián Rugna, los títulos locales imperdibles

Por  BARTOLOMÉ ARMENTANO

diciembre 16, 2023

Los Delincuentes propone una ética propia frente a el mercado laboral y previsional

1. Trenque Lauquen (Laura Citarella)

Trenque Lauquen fue designada por Cahiers du Cinéma como la mejor película del 2023 y, viéndola, es fácil entender por qué: este relato rizomático y borgiano, cortesía de la alianza Citarella-Paredes, renuncia a los imperativos del verosímil realista para regodearse en los mecanismos más bellos de la ficción. “¿Por qué te interesa tanto esto?”, pregunta el personaje de Ezequiel Pierri. El placer de contar por contar bien podría llamarse Carmen Zuna.

2. Los delincuentes (Rodrigo Moreno)

La Academia de Cine Argentina demostró muchísimo tino cuando eligió a Los delincuentes de Rodrigo Moreno para que represente al país en la próxima entrega de los Oscars. La selección se basó en las virtudes formales de la película, pero no hay nada que refleje mejor nuestro 2023 que una interrogación directa al concepto de la libertad. Moreno propone un díptico: uno que celebra a Fregonese y a Rohmer.

3. Arturo a los 30 (Martín Shanly)

Si alguien busca una ficción disidente sobre el limbo entre la mocedad y la adultez, con digresiones narrativas y la satirización de la alta alcurnia, ya no hace falta retrotraerse hasta Ferdydurke. Arturo a los 30 anuncia a Martín Shanly como un gran discípulo de Gombrowicz: basta apreciar el éxito con el que trenza el clímax emocional (devastador) con el narrativo (puerco) para reconocer el talento superlativo.

4. Blondi (Dolores Fonzi)

Se han señalado algunos paralelos entre Lady Bird y Blondi, pero insistir sobre ellos sería menoscabar la singularidad de la ópera prima de Dolores Fonzi (además, Laurie Metcalf jamás distinguiría entre índica y sativa). La distensión de este relato, que no peca ni de preciosista ni de condenatorio, camufla un talento muy disciplinado: Blondi constata a Fonzi como una directora de sólidas ideas visuales.

5. Cuando acecha la maldad (Demián Rugna)

Premiada en Sitges y celebrada en el mercado internacional, el éxito de Cuando acecha la maldad representa un hito para las posibilidades del cine de género en Argentina. La pesadilla vernácula de Rugna se escinde de un hachazo del academicismo refinado que rigió a la ola del horror “elevado”. Los embichados del director no privilegian ser metáforas de nada; lo importante aquí es que el terror aterre.