octubre 3, 2022

La Sra. Harris va a París

Lesley Manville nos demuestra que los cuentos de hadas no tienen por qué estar siempre protagonizados por mujeres jóvenes

Anthony Fabian  

/ Lesley Manville, Isabelle Huppert, Lambert Wilson, Alba Baptista, Lucas Bravo, Jason Isaacs

Por  ANDRÉ DIDYME-DÔME

Cortesía de UIP

La muy británica Lesley Manville brilló junto a Daniel-Day Lewis en esa grandiosa cinta de Paul Thomas Anderson llamada El hilo fantasma, acerca de un prestigioso diseñador de moda y su hermana. Ahora Manville vuelve a brillar en otra película sobre vestidos, pero más cercana a un cuento de hadas tipo Cenicienta que a un drama de corte psicoanalítico.

La Señora Harris va a París, basada en la novela homónima de Paul Gallico (autor de La aventura del Poseidón), es una película encantadora ambientada en la Inglaterra de la posguerra. La Señora Harris del título (Manville) es una empleada del servicio doméstico que atiende varias casas junto con su amiga Violet (Ellen Thomas), guardando la esperanza de que su amado esposo vuelva de la guerra sano y salvo. Una serie de sucesos, unos desafortunados y otros muy afortunados, llevaran a la Sra. Harris a intentar cumplir su sueño, el cual consiste en viajar a París y comprar un costoso vestido de la casa Christian Dior, generalmente destinado para las mujeres bellas, jóvenes, ricas y famosas.

¿Quién dijo que los cuentos de hadas deben estar protagonizados por mujeres jóvenes? La Sra. Harris va a llegar a París ayudada por un apostador (Jason Isaacs) y a la Casa Dior por un grupo de vagabundos. Va a encontrar a sus enemigas en la horrible Lady Dant (Anna Chancellor haciendo de madrastra malvada) y en la elitista Claudine Colbert (la gran Isabelle Huppert haciendo de bruja malvada), la mano derecha de Dior, que no soporta que una sirvienta pretenda adquirir un vestido que no corresponde con su clase social.  La Sra. Harris se va a topar con un apuesto príncipe (Lambert Wilson) que le regalará flores y la va a asistir en su misión. Y ella servirá de celestina para que el noble contador de la casa de modas (Lucas Bravo) y la bella modelo que sueña con dedicarse a leer sobre filosofía existencialista (Alba Baptista) se conviertan en la pareja destinada a ser.

Todo es ensoñador en La Sra. Harris va a París, gracias a la hábil dirección de Anthony Fabian (Skin, Más allá de las palabras), a la hermosa fotografía de Felix Weidemann (La ciudad de las luces pequeñas) y a los vestidos de Jenny Beavan (Cruella), que son lo mejor de la película. Si hay una cinta que responda al concepto de “magia del cine”, esta es una de ellas.

CONTENIDO RELACIONADO