Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente
Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente

KISS pone fin a 50 años de carrera con un explosivo final de gira en Nueva York

Los fans no tuvieron un reencuentro con Ace Frehley o Peter Criss, pero sí un anuncio de los nuevos avatares digitales de Kiss que marcan el final de la “existencia física” de la banda

Por  ANDY GREENE

diciembre 4, 2023

Sacha Lecca para Rolling Stone.

En un mundo perfecto, KISS habría concluido el último concierto de su gira End of the World invitando a sus antiguos miembros Ace Frehley y Peter Criss al escenario para abrazarse entre lágrimas, poner fin a la amargura que ha consumido al grupo durante décadas y cantar por última vez ‘Rock and Roll All Nite’, lo que daría al inevitable biopic una última escena perfecta.

En el mundo en que vivimos, Criss y Frehley no estaban a la vista cuando KISS tocó su (supuesto) último concierto en el Madison Square Garden el sábado por la noche. No se les reconoció de ninguna manera durante la noche, que terminó con un sorprendente anuncio de que KISS seguirán vivos como avatares digitales con la ayuda de Industrial Light & Magic de George Lucas.

“El final del camino es el principio de otro camino”, dijo Paul Stanley a la multitud antes de las últimas reverencias. “No nos vamos a ninguna parte. Nos verán siempre en cosas diferentes. Los veremos en sus sueños”.

Con la excepción del anuncio sorpresa al final sobre los avatares, el espectáculo fue prácticamente indistinguible de los otros 250 conciertos de End of the Road que han hecho en los últimos cuatro años. Eso no significa que no fuera una espectacular extravagancia de rock and roll, del tipo que KISS ha perfeccionado a lo largo de los últimos 50 años.

Sacha Lecca para Rolling Stone.

Hubo pirotecnia lo bastante caliente como para sentirla en la piel a 50 metros de distancia, explosiones lo bastante fuertes como para hacerte daño en la cabeza incluso con tapones en los oídos, y momentos ritualisticos en los que Gene Simmons respira fuego y Paul Stanley se lanza en tirolina por el suelo del estadio. Todo fue muy especial, además porque el Madison Square Garden está a sólo unas manzanas de la sala de ensayos donde nació la banda a principios de los setenta.

“Cuando conducía un taxi en Nueva York, una noche de 1972, recogí a un par de personas que iban al Madison Square Garden a ver a Elvis Presley”, cuenta Stanley. “Pensaron que estaba loco porque les dije: ‘Un día de estos, la gente va a venir aquí a verme a mí y a mi banda’. Y aquí estamos”.

El espectáculo arrancó con una explosiva interpretación de ‘Detroit Rock City’ y se ciñó en gran medida a temas de la época en la que la banda llevaba su recordado maquillaje original, como ‘Shout It Out Load’, ‘Deuce’ y ‘Cold Gin’. Se sumergieron en la era post-maquillaje con ‘Lick It Up’ de 1983, ‘Heaven’s on Fire’ de 1984, ‘Psycho Circus’ de 1998 y ‘Say Yeah’ de 2009. Como siempre, Stanley se encargaba de hablar con su personaje de predicador chiflado: “¡Será mejor que llamemos al médico! No hablo de cualquier médico. Hablo de nuestro médico favorito, el Dr. Love”; mientras Simmons permanecía en silencio, abriendo la boca sólo para cantar o escupir sangre falsa.

Gene Simmons 
Sacha Lecca para Rolling Stone.

Se ha escrito mucho sobre el estado de la voz de Stanley en los últimos años, y el mánager de KISS, Doc McGhee, ha admitido que las pistas pregrabadas se mezclan con las voces en directo, pero el efecto fue perfecto y nunca distrajo. El baterista Eric Singer y el guitarrista Tommy Thayer recrean partes originadas con Criss y Frehley con una precisión casi perfecta, aunque algunos fans nunca los aceptarán plenamente en la familia KISS. Sus extensos solos de batería y guitarra pusieron a prueba la paciencia del público.

Paul Stanley
Sacha Lecca para Rolling Stone.

A medida que la noche empezaba a acabarse, canciones tontas como ‘Love Gun’ resultaban conmovedoras al estar tan cerca el final, Stanley se puso reflexivo. “La primera vez que tocamos en el Madison Square Garden fue en 1977”, dijo. “Ese recuerdo es tan increíble. Recuerdo mirar hacia arriba y ver a mi madre y a mi padre. Recuerdo mirar hacia allí y ver a la madre de Gene. No importa si estás aquí arriba o allí abajo. Lo único que quieres es la aprobación de tus padres. Quieres que amen lo que haces. Nuestros padres lo hicieron por nosotros. Esta noche tú lo estás haciendo por nosotros”.

La actuación principal terminó con un ‘Black Diamond’ de infarto, que sigue siendo la mejor canción del catálogo de KISS. Tras un breve descanso, un piano se elevó desde el centro del escenario con Singer detrás. Este fue el momento en el que las probabilidades de que Criss saliera pasaron del 0,0001% al 0%, ya que Singer estaba cantando ‘Beth’, la canción por excelencia de Criss. Ver a otra persona cantarla me pareció un poco sacrílego, pero esta ha sido la realidad del mundo KISS durante bastante tiempo.

¿Realmente pagarán los fans dinero por ver a avatares digitales interpretar canciones de KISS? ¿Realmente los miembros de carne y hueso de la banda han dejado de dar conciertos? Si es así, serán el único grupo de la historia del rock que se despida de verdad. Atrás en el 2000, la agrupación hizo otra gira de despedida que duró poco más de un año. Pero Simmons y Stanley tienen ya más de setenta años. Los conciertos de KISS son físicamente agotadores, y acaban de hacer 251. Este podría ser el momento. Si ese es el caso, se fueron de una manera increíble. Pero si alguna vez deciden lanzar una tercera gira de despedida, esperemos que encuentren la manera de que Criss y Frehley formen parte de ella. Esa es la única manera posible de superar esta.