Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente
Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente

El renacimiento de KHEA

Con una pausa de dos años y batallas internas de por medio, el argentino ha regresado con su primer álbum, SEROTONINA

Por  VALENTINA VILLAMIL

julio 19, 2023

Mica Borgia.

Después de un tiempo fuera de los escenarios y los reflectores, el rapero argentino, KHEA, ha regresado y pisando fuerte. SEROTONINA es su nuevo álbum, que, además de romper su silencio musical, nos abre las puertas al lado íntimo del artista y explica el porqué de su desaparición. 

Desde muy corta edad, Ivo Alfredo Thomas Serue, el verdadero nombre detrás de KHEA, ha tenido una relación profunda con la música. Sus primeros recuerdos musicales son de su infancia, cuando su padre tocaba la guitarra y cantaba canciones de Silvio Rodríguez y Charly García. En el colegio también exploraba su lado artístico escribiendo y dibujando cuentos e historietas. Sin embargo, su hermano mayor fue quien le abrió las puertas hacia el mundo del rap.

“Los amigos de mi hermano mayor venían a casa y tiraban freestyle mientras mi hermano tocaba la guitarra”, recuerda KHEA. “A escondidas yo iba y practicaba mis rimas, luego hacía freestyle con ellos hasta que empecé a escribir canciones. Y así se fue dando”.

Fue en 2017 cuando su carrera comenzó a florecer a la temprana edad de 20 años. Sus fusiones únicas de trap y hip-hop lo llevaron a escalar las listas de Billboard, haciéndose un lugar dentro de la industria musical. Para 2020, el argentino firmó un contrato global con Interscope Records, consolidando su éxito y expandiendo su alcance a nivel internacional.

Sin embargo, en medio de su meteórico ascenso, KHEA se encontró perdido y desilusionado con su propio arte. La pasión que solía sentir al cantar sus canciones de aquella época como ‘Ayer me llamó mi ex’ comenzó a desvanecerse. Se alejó del mundo de la música y, durante la pandemia, se vio sumido en una profunda depresión que afectó su relación con su sueño y empezó a cuestionar su identidad artística.

“Estaba en un momento muy oscuro de mi vida”, resalta. A pesar de enfrentar desafíos, su problema lo transformó en una nueva oportunidad para dar el siguiente paso como artista. Su camino hacia la recuperación no fue fácil, pero la música fue el faro que iluminaba el camino de salida. El resultado final fue SEROTONINA, su primer LP en donde, además de anunciar su regreso, expone su propia lucha interna.

“Creí que era el momento adecuado porque no sentía ganas de hablar de otra cosa que no fuera eso”, explica. “Cuando me decidí por volver a la música me pregunté: ‘¿Con qué vuelvo? ¿Con lo que me está pasando realmente o me pongo una capa de lo que sea y empiezo a decir cosas que no son?’. Decidí mostrarme vulnerable y contarle a mi gente lo que estaba pasando”.

El argentino reconoce la importancia de desdibujar los tabúes que limitan las conversaciones sobre salud mental. El proceso creativo de abordar un tema tan delicado no fue fácil para KHEA. En un principio, escribir sobre sus experiencias personales era algo que el intérprete temía, pero con el tiempo, encontró apoyo en otros compositores y productores musicales que le ayudaron a canalizar sus pensamientos en canciones significativas. 

Pero este camino de superación lo llevó a explorar con otros sonidos para moldear el álbum. SEROTONINA se presenta como un disco conceptual, que además de transitar por los pensamientos del argentino, se desarrolla a través de ritmos influenciados por el EDM y el tropical, sin perder de vista su esencia como rapero.

Para crear un álbum que reflejara su versatilidad artística, KHEA se retiró al sur de Argentina, a una casa donde pasó 20 días junto a su productor Nobeat, su ingeniero Mariano Bilinkins y Spreadlof, un compositor español presentado por su discográfica. Este último no solo lo ayudó en la composición, sino también a nivel personal, por lo que el intérprete decidió llevarlo consigo a lo largo de la producción del disco. 

“Yo soy un alma libre que lucha por lo que quiere. Creo que el disco nace de la fuerza de voluntad que hay en mi. Además de la música, mi familia, mis amigos, Interscope, fueron un gran apoyo durante ese momento de mi vida. Me empujaron adelante”.

El rap argentino ha experimentado un auge en los últimos años, y el intérprete se encuentra en el centro de esta movida musical. KHEA ha colaborado con diversos artistas, construyendo relaciones importantes en la industria tanto local como internacional. Estos trabajos en conjunto han contribuido a su crecimiento profesional y han allanado el camino para el lanzamiento de su primer álbum.

“Hay mucho talento en Argentina”, señala sobre el núcleo energético de su país y como este se refleja en su propia música. “Los artistas argentinos tienen una habilidad para conectar con su público”. Artistas nacionales como Duki, Cazzu e incluso Bizarrap, hacen parte de su repertorio de colaboraciones junto a intérpretes emblemáticos de la movida actual argentina.

KHEA ve cada proyecto como una expresión artística única, sin necesariamente buscar una evolución lineal. Reconoce que cada canción y álbum tiene su propio camino y propósito. Si bien ha explorado diferentes géneros y estilos a lo largo de su carrera, siempre ha mantenido su identidad artística y ha buscado transmitir su mensaje de la manera más auténtica posible. 

“Para mí este disco es una obra maestra y una obra musical muy buena, pero nada, no puedo compararlo con mis otros trabajos porque son distintos”, señala. “Al final todo es arte, comunicación e interpretación. Experimento y juego con la música, pero la versatilidad es algo que yo quería marcar hace mucho tiempo”.

El retorno de KHEA a la música no es sólo una victoria personal para él, sino también un triunfo para la música argentina. Ha superado desafíos personales y ha encontrado en la música un canal para expresarse y conectarse con su público. La autenticidad es una de las palabras que más resuenan en su identidad artística y está abierto a que su creatividad lo lleve en la dirección que sea.