Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente
Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente

El 80% de las víctimas de trata en Latinoamérica son mujeres y niñas

La falta de información para identificar señales en casos de trata de seres humanos hace que las redes de tratantes no tenga freno y aprovechen la vulnerabilidad de sus víctimas.

Por  ROLLING STONE

julio 31, 2023

OIM 2023/Milena Somogyi

Aunque creamos que la esclavitud es un deshonroso asunto del pasado, las víctimas de las formas modernas de este crimen son la mayor evidencia de que esto no es verdad. Esta falsa creencia es tan común que se reconoce como uno de los mayores obstáculos para combatir la trata de seres humanos en el mundo. 

“La trata de personas es un delito que se esconde no solo en las sombras sino a plena vista. Muchas víctimas caminan entre nosotros diariamente, están en las esquinas, en los sitios de construcción, en fábricas y lugares públicos”, indicó Ghada Waly, directora de la oficina de las Naciones Unidas contra la droga y el delito UNDOC este 30 de julio, Día Mundial contra la Trata de Personas.

La trata de personas tiene distintas modalidades y fines, que van desde la explotación sexual, tal vez la más conocida, hasta el trabajo forzoso, la servidumbre doméstica, la mendicidad infantil o la extracción de órganos. Se calcula que el 60% de las víctimas en el mundo son niñas y mujeres, según el reporte Trafficking in Persons 2022.

Te puede interesar: Los homicidios en México disminuyeron casi un 10% de 2021 a 2022

En la región de las Américas, el 80% de los casos identificados son de mujeres y niñas, y más del 70% de estos casos tienen como finalidad la explotación sexual. El conteo del Counter Trafficking Data Collaborative (CTDC, 2023) muestra que, en esta región del mundo, una de cada tres víctimas de trata es menor de edad, y que en Centroamérica y el Caribe es donde se presenta el mayor número de casos. De acuerdo con la OIM, el sector del trabajo doméstico se encuentra en el cuarto lugar con la mayor cantidad de víctimas de explotación laboral identificadas en América Latina y el Caribe.

Alrededor de la trata de personas se han tejido mitos, que parten de esa invisibilización, los cuales llevan a creer que la explotación sexual es la única forma de trata, que sólo ocurre en el exterior, o que los niños y hombres no son susceptibles a ser víctimas. De hecho, la explotación laboral es uno de los fenómenos con mayor crecimiento en toda la región, en la cual los hombres son los más perjudicados.

Desde 2002 se ha detectado que las víctimas masculinas de trata de personas son más, a tal punto que en 2020 representaban aproximadamente el 20% del total de víctimas detectadas. También se ha demostrado que la trata no necesariamente implica un cruce de fronteras y puede ocurrir más cerca de lo que se piensa.

Los factores que influyen en que los seres humanos terminen en esta tragedia son diversos. La pobreza, la desigualdad social y las distintas formas de discriminación son algunos de ellos, pues aumentan la fragilidad de las personas para ser víctimas de este delito. Los perpetradores saben reconocer estas vulnerabilidades para reclutar y explotar. No requieren esfuerzo para operar en estos contextos y saben que las posibilidades para ser denunciados son bajas, como lo muestra la Organización Internacional para las Migraciones.

Mientras niñas y niños son controlados principalmente a través del abuso físico y las sustancias psicoactivas, los casos de adultos tienen un corte más psicológico, aunque en ambas poblaciones puede haber una combinación de estas formas de control.

Por ejemplo, las víctimas de la trata con fines de explotación sexual son sometidas mediante tácticas de control psicológico como retención de pagos y documentos personales, enamoramiento, falsas promesas, maltrato psicológico, restricción del movimiento, exceso de horas de trabajo y amenazas. Además, las redes de trata son tan hábiles, que se han adaptado con facilidad a los cambios tecnológicos de un mundo cada vez más digital y por eso puede ser más difuso su accionar.

Algunas ofertas que deberían generar sospecha son aquellas donde se prometen salarios muy altos para perfiles con poca preparación o experiencia, facilidades o regalos en trámites de visa, tiquetes y hospedaje, promesas de pareja conocida por internet y otras ofertas de empleo que parecen tan buenas que no corresponden con el mercado laboral regular. Los captadores pueden ser personas amables y atractivas que se ganan la confianza de la víctima e incluso de su familia.

De acuerdo con la iniciativa #EsoEsCuento, que intenta alertar sobre los peligros de cualquier persona ante la trata, se calcula que los tratantes obtienen aproximadamente 150.000 millones de dólares anuales, como resultado de la comercialización de niños, niñas, adolescentes, hombres y mujeres.

Las cifras no le hacen justicia a la realidad de cada una de las historias que las componen, además el subregistro es alto y puede estar marcado por aquellos mitos de la trata. Por esto como sociedad es importante conocer el delito, estar alerta y conocer las rutas de denuncia en cada país.