Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente
Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente

Future of Music: Daniel, Me Estás Matando

Este dúo mexicano está cambiando la forma en la que conocíamos los boleros.

Por  ROLLING STONE

mayo 8, 2024

Cortesía Prensa

El bolero, con sus profundas raíces en el romance y la melancolía, ha sido una piedra angular en la cultura latinoamericana durante décadas. Voces legendarias como Chavela Vargas, Agustín Lara y Julio Jaramillo lo elevaron a la categoría de expresión artística suprema de las emociones. Sin embargo, ¿cómo se puede revitalizar un género tan arraigado en el pasado para que resuene con las generaciones actuales? La respuesta puede encontrarse en Daniel, Me Estás Matando, un proyecto musical que fusiona la esencia del bolero con la estética contemporánea del “boleroglam”.

Daniel Zepeda e Iván de la Rioja, son los músicos detrás de este proyecto. Desde su primer sencillo ‘¿Qué se siente que me gustes tanto?’ hasta sus más recientes producciones como Grandes Éxitos del Boleroglam, Vol. 1 y Vol. 2, Daniel, Me Estás Matando ha estado en una constante evolución, explorando las fronteras del bolero tradicional con influencias que van desde el cromatismo romántico de Chopin hasta la psicodelia de Kubrick.

Para entender la esencia de Daniel, Me Estás Matando, es crucial comprender el concepto detrás del “boleroglam”. Esta etiqueta no solo refleja la fusión de elementos clásicos y contemporáneos en su música, sino que también representa una filosofía de vida que abraza la nostalgia y la emoción sin perder de vista el presente. En palabras de Daniel e Iván, el “boleroglam” no es solo un estilo musical, es una experiencia emocional que trasciende el tiempo y el espacio.

El bolero siempre ha tenido la capacidad de adaptarse a los tiempos, y su proyecto es simplemente una continuación natural de esta evolución. 

Si bien reconocen el valor de estos géneros emergentes, Daniel e Iván están comprometidos con la idea de mantener viva la música romántica en todas sus formas. Aunque reconocen que el bolero puede no recuperar su prominencia pasada, están agradecidos por la oportunidad de compartir su arte con el mundo.