septiembre 16, 2022

Diez películas románticas para celebrar la magia del amor

Mientras que los fanboys celebran el Batman Day con un maratón de películas protagonizadas por el Hombre Murciélago, quienes no se interesen por los superhéroes, bien pueden disfrutar de algunos clásicos del cine romántico

Por  ANDRÉ DIDYME-DÔME

Miramax

10. HISTORIA DE AMOR (1970)

La novela cursi y acaramelada de Erich Segal obtiene una adaptación que supera con creces al libro. El director Arthur Hiller, con la ayuda de los actores Ryan O’Neal y Ali McGraw, transforma a los amantes estereotipados en unos individuos de carne y hueso que realmente nos interesan, nos preocupan y con los que nos sentimos plenamente identificados. Hiller nos permite adentramos en su relación y O’Neal y McGraw nos invitan a conocer y a enamorarnos de sus personajes, del mismo como ellos se conocen y se enamoran. Es imposible no sentirnos conmovidos y no derramar unas cuantas lágrimas, cuando nos enteramos de su trágico destino.  

9. LLÁMAME POR MI NOMBRE (1993)

Esta es una obra maestra del romance y del erotismo que rehúye los lugares comunes para entregarnos la humanidad convertida en cine. Ambientada en 1983, esta película basada en la novela de André Aciman de 2007, cuenta la historia de amor entre un hombre adulto y un joven menor de edad (Armie Hammer y Timotheé Chalamet) con el respeto, la sensibilidad y la sabiduría que merece el tema en cuestión. James Ivory, el director de las obras maestras del romance victoriano como lo son Howard’s End, Lo que queda del día y Habitación con vista, es el encargado como guionista, de darle ritmo, profundidad y elocuencia a la historia. La fotografía de Sayombhu Mukdeeprom (Uncle Boonmee) envuelve a los personajes en una atmósfera cargada de nostalgia y logra capturar la belleza de la villa italiana, mostrándonos las texturas y la sensualidad de las esculturas griegas, las plantas, el agua y los albaricoques. La joya musical de los años ochenta llamada Love My Way, de The Psychedelic Furs, adquiere aquí todo un nuevo significado.

8. HISTORIA DE FILADELFIA (1940)

¿Se puede estar enamorado de dos personas a la vez? El tiempo no le ha hecho mella a esta sofisticada cinta basada en la obra de teatro de Philip Barry. La grandiosa Katharine Hepburn, en uno de los mejores papeles de su carrera, interpreta a una heredera en la víspera de su matrimonio, que no quiere aceptar que todavía ama a su ex esposo (Cary Grant), pero que también siente algo por un reportero (James Stewart). Las tres leyendas de Hollywood hacen brillar la pantalla gracias a la astuta y hábil dirección del maestro George Cukor quien, además de examinar la naturaleza de las relaciones, también disecciona la eterna lucha de clases.

7. CYRANO (1990)

El inmortal drama romántico del francés Edmond Rostand ha tenido unas grandes adaptaciones cinematográficas. Pero, aunque las versiones protagonizadas por José Ferrer, Steve Martin y Peter Dinklage poseen un encanto indudable, la mejor versión para cine hasta la fecha es la dirigida por Jean-Paul Rappenau y con el gran Gérard Depardieu interpretando al poeta de gran inteligencia y sensibilidad, que está perdidamente enamorado de la bella Roxanne (Anne Brochet), una mujer incapaz de darse cuenta que tiene al amor de su vida frente a sus narices.  

6. RETRATO DE UNA MUJER EN LLAMAS (2020)

La directora Céline Sciamma nos entrega una hermosa cinta colmada de la sensualidad, ardor y melancolía que hacen parte del primer amor. De una manera orgánica, delicada y sutil, vamos a ver cómo Marianne (Noémi Merlant), una pintora, sucumbe ante la belleza y encanto de Héloïse (Adèle Haenel), la mujer a quien debe retratar por encargo de su madre. Del mismo modo como en Llámame por tu nombre, un joven descubre la fuerza y la imposibilidad del primer amor, la película de Sciamma describe el enamoramiento entre Marianna y Héloïse con toda su fuerza y erotismo, sin caer en discursos obvios, cursis o vulgares.

5. ETERNO RESPLANDOR DE UNA MENTE SIN RECUERDOS (2004)

Charlie Kaufman es uno de los mejores guionistas en la historia del cine. Prueba de ello es esta desquiciada, triste y mágica historia acerca de una pareja (Jim Carrey y Kate winslet), que busca olvidarse el uno del otro, luego de que su relación fracasara. Sus recuerdos traumáticos son extraídos y llevados a la pantalla con la maestría visual del subvalorado Michel Gondry, un heredero directo del cine fantástico de Georges Méliès. El resultado es una tragicomedia grandilocuente e íntima al mismo tiempo. Kaufman y Gondry nos susurran al oído y nos gritan que no estamos solos.

4. DESEANDO AMAR (2000)

No existe una mejor película acerca de la tensión sexual, que esta hermosa y elegante cinta, la mejor en la filmografía de Wong Kar-Wai, uno de los más virtuosos directores de los últimos tiempos. En este relato ambientado en los años sesenta en Hong Kong, un periodista (Tony Leung) y una secretaria (Maggie Cheung), llegan a vivir en el mismo complejo de apartamentos y la atracción es intensa y mutua. El problema radica en que ambos están casados y no pueden (o quieren) admitir que están enamorados el uno del otro. El pretexto para su relación se da cuando ellos descubren que sus esposos están teniendo un affair, pero la represión sigue presente. Gracias a la detallada fotografía de Christopher Doyle y al talento de Wong Kar-Wai, los relojes, los vestidos enterizos y la canción Cuando, cuando, cuando poseen una potente carga erótica.

3. CASABLANCA (1942)

Para muchos, esta sigue siendo la mejor película romántica de todos los tiempos. La preciosa fotografía en blanco y negro de Arthur Edelson está al servicio de Rick (Humphrey Bogart), el dueño de un club en Marruecos en plena Segunda Guerra Mundial, y quien vuelve a encontrarse con Ilsa (Ingrid Bergman), el amor de su vida. Ilsa le pide ayuda para rescatar a su esposo (Paul Henreid) de los Nazis y Rick quiere estar con ella. Una tragedia universal condensada en una historia particular. Todo un milagro del cine.

2. ANNIE HALL (1977)

La tragedia y la comedia se conjugan en esta obra maestra que nos cuenta la historia de una pareja (Woody Allen y Diane Keaton), que se conoce, se enamora, se separa y se reencuentra. No hay un retrato de una pareja más agridulce en la historia del cine. Annie Hall le robó el Óscar a La guerra de las galaxias y lo que puede parecer una injusticia, el tiempo ha demostrado que no lo es. El inmenso talento que Allen tiene para construir y desarrollar personajes a partir de situaciones y diálogos colmados de humor, se lleva a su máxima expresión en la mejor película de su extensa e importante filmografía.

1. LA TRILOGÍA “BEFORE” (1995, 2004, 2013)

Con el perdón de Michael Curtiz y su Casablanca, y de Allen y su Annie Hall, hay que reconocer que Richard Linklater ha creado la trilogía romántica definitiva, mostrándonos como una pareja se conoce, se enamora, se aleja, se reencuentra, se vuelve a enamorar y se desenamora. En Antes del amanecer, un joven llamado Jesse (Ethan Hawke), tiene una noche de conversación y de sexo con Céline (Julie Delpy), una chica francesa a quien conoce en un viaje en tren. En Antes del atardecer Jesse, ahora convertido en un afamado escritor, se topa con Céline nueve años después de su primer encuentro, y conversan durante noventa minutos. En Antes del anochecer, Jesse y Céline son esposos y se enfrentan a una crisis de pareja irremediable. No hay películas más íntimas, más románticas y más mágicas que estas. Luego de verlas, es imposible no enamorarse del amor y de esta pareja con la que crecemos. El amor es conocimiento.

Trending