Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente
Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente

Conoce a los precandidatos a la presidencia de México

Este 20 de noviembre comenzaron las precampañas para la presidencia del país. Esto es lo que sabemos de Claudia Sheinbaum, Xóchitl Gálvez y Samuel García.

Por  PATRICIA GUERRERO

noviembre 24, 2023

Fotos: Cuartoscuro - Reuters. Ilustración: Santiago Sanabria Uribe

El camino hacia las elecciones de México 2024 comenzó hace varios meses, pero el INE oficialmente ha dado inicio a las precampañas. Se disputarán distintos cargos en las elecciones del próximo año, pero destaca la presidencia de la república. Tras oficializar sus registros, las tres coaliciones más fuertes presentan a sus precandidatos: Claudia Sheinbaum Pardo, de la alianza Juntos Hacemos Historia; Xóchitl Gálvez Ruiz, de la coalición Frente Amplio por México; y Samuel García Sepúlveda, de Movimiento Ciudadano (MC).

Desde ahora hasta enero, seremos bombardeados por 21.3 millones de anuncios de los partidos. Pero, ¿quiénes son en realidad los precandidatos y qué sabemos de sus posturas? Aquí te contamos. 

Claudia Sheinbaum

Originaria de la Ciudad de México, representa al Movimiento Nacional de Regeneración (Morena), el Partido Verde Ecologista de México (PVEM ) y el Partido del Trabajo (PT). Es egresada de la carrera de Física y ex jefa de Gobierno de la Ciudad de México, cargo del cual se separó en junio para buscar la presidencia. 

Además de apoyarse en una línea feminista sobre el “tiempo de las mujeres”, como una verdadera “corcholata” del presidente Andrés Manuel López Obrador, continúa basando su discurso en los “triunfos” de la Cuarta Transformación, la cual alega ha acabado con el robo y corrupción del pasado y declara que dirigiría el país bajo los estatutos de Obrador para continuar con la 4T. 

“Sigamos construyendo el mejor México posible”, concluye en uno de sus primeros spots televisivos. Pero, para la desgracia de Claudia, nunca nadie olvidará la tragedia en la Línea 12 del metro de la Ciudad de México que, ocasionada por inconsistencias en la construcción, se llevó la vida de 26 personas y dejó a casi 100 heridas hace 2 años. A pocas semanas de separarse de la jefatura de Gobierno, fue cuestionada sobre las denuncias ciudadanas de las fallas estructurales en la Línea 9. “Ahí ya que lo conteste el director del Metro. Yo ya no soy jefa de Gobierno”, respondió sobre el asunto que no atendió por ir a buscar la candidatura.

Recientemente, Claudia dio a conocer los 17 “sueños” o iniciativas que tiene en mente para el país. Entre ellos se encuentra la generación de programas sociales, el aumento del salario mínimo, así como el acceso a vivienda digna. Además, pretende forjar un camino hacia una vida libre de violencia para las mujeres y garantizar el aborto seguro. En temas de igualdad, se ha pronunciado a favor de fortalecer los derechos de la comunidad LGBTIQ+. El año pasado, se convirtió en la primera jefa de gobierno en asistir a la Marcha del Orgullo.

Sobre el fenómeno migratorio, en su visita a Los Ángeles, la precandidata fue recibida con gritos de “¡Reforma migratoria!” y “¡Queremos regresar!”, a lo que ella replicó: “pues ¿cómo no van a querer regresar con un presidente como Andrés Manuel López Obrador?”

Xóchitl Gálvez

Originaria de Hidalgo, es representante del Partido Revolucionario Institucional (PRI), el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y el Partido Acción Nacional (PAN). Egresada de la Facultad de Ingeniería, fue fundadora de High Tech Services, empresa dedicada a proyectos tecnológicos. Durante la administración de Vicente Fox, ingresó a la Oficina para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas.

En sus apariciones e incluso en su primer spot como precandidata, Xóchitl ha sostenido un discurso apoyado en un lenguaje informal dentro del cual recurre a coloquialismos e incluso el uso de múltiples groserías y maldiciones, todo en un intento por parecer transparente y familiar que refuerza con vestimenta tradicional. Otro punto importante es su historia de superación, a la cual hace referencia con frecuencia. Xóchitl fue criada en pobreza extrema, estudió matemáticas a pesar de las críticas de su padre abusivo y alcohólico hasta llegar a Iztapalapa tras ganar un concurso de ciencias y poder estudiar la carrera. A sus 17 años fue objeto de un intento de violación, pero se defendió con un soldador. “Cuando le gané a ese tipo, me di cuenta de que era una mujer valiente. Desde entonces, no he tenido miedo de nadie”, dijo a The Washington Post.

Desde el 2018, Xóchitl desempeñó el cargo de Senadora del PAN. En su último informe, la precandidata se vio obligada a improvisar una parte de su discurso frente a simpatizantes debido a fallas técnicas en la pantalla que proyectaba su guión. “… y ya se me fue el discurso”, dijo con una risa apenada. El suceso fue comparado con el ex presidente Enrique Peña Nieto, quien ha sido y continúa siendo objeto de memes por los diversos momentos vergonzosos que caracterizaron su gestión.

Recientemente recibió críticas por sus comentarios sobre el PRI, partido que ha criticado en el pasado, pero que forma parte de la coalición Frente Amplio por México. “Imagínate lo grave que es la situación del país… que eso nos llevó a buscar las coincidencias con el Partido Revolucionario Institucional […] Hay muy malos priistas que yo no trabajaría, como Bartlett, como ‘Alito’, o como el ahora exgobernador de Hidalgo”, dijo durante una conferencia de prensa, mencionando a Alejandro Moreno Cárdenas, dirigente del partido tricolor, quien la ha respaldado en público. 

Aunque hayan defendido el comentario como un “desliz”, no es la única vez que Xóchitl ha catalogado a Alejandro Moreno entre personajes similares. “Primero yo no invitaría a Manuel Bartlett jamás a mi gobierno, ni a Ali…, ni a Nacho Valle”, dijo en una aparición en Hermosillo, corrigiendo antes de completar la palabra. A pesar de ello, el dirigente continúa respaldando a la precandidata. “No tengo ni la menor duda que Xóchitl Gálvez es más priista que muchos otros que así se llamaron”, ha sostenido tras los comentarios. “Xóchitl ha demostrado ser de madera priista y ha demostrado compartir principios y valores del PRI”.

Hasta el momento, Xóchitl ha basado su precampaña en propuestas para las mujeres e indígenas, los derechos de las personas vulnerables, la educación de calidad, la seguridad pública y la mejora de los servicios de salud. Se ha pronunciado respetuosa de la libertad de las mujeres para decidir sobre la interrupción de su embarazo, incluyente de la comunidad LGBTIQ+ y parte de la lucha por garantizar sus derechos humanos. “Celebremos la diversidad y eliminemos la discriminación por orientación sexual e identidad de género”, compartió este año tras asistir a la Marcha de Orgullo. 

Samuel García

Originario de Nuevo León, representa a Movimiento Ciudadano (MC). Es doctor en Política Pública y Administración y cuenta con una maestría en Derecho Fiscal. En el 2018 ingresó al Senado de México y en el 2021, en un giro bastante inesperado, ganó las elecciones para la gubernatura del estado. 

El discurso de Samuel suele venir acompañado de un marcado acento norteño —que podría o no alienar al resto de la república— y su primer spot hace un listado de las múltiples críticas que le han llovido en el pasado: los memes, las acusaciones de whitexican, los comentarios controversiales como “el sueldito de 50,000 pesos” y hasta el conocido berrinche de “baja la pierna” que dirigió a su esposa en un Instagram Live. Aparentemente, Samuel admite sus errores pero busca darles un giro con los supuestos logros que ha alcanzado su gestión. 

Sería negligente hablar de Samuel García sin mencionar a Mariana Rodríguez como parte del discurso del ex gobernador, ya que la influencer regiomontana resultó ser una experta mercadóloga que le vendió a todo Nuevo León la idea de su esposo como gobernador, provocando que éste le deba su victoria en las elecciones del 2021. La influencia de Mariana en el triunfo de Samuel es digno de estudio, ya que las primeras encuestas lo posicionaban en menos del 10%, pero unas calcas repartidas en pareja por las calles, un “fosfo fosfo” y otro par de videos virales después, llevaron a Samuel a la cima de las encuestas. 

Hace un par de meses, Samuel presumía los índices más bajos de inseguridad en la entidad desde la implementación de su estrategia, la cual incluía una inversión de 15 mil millones de pesos para reforzar la seguridad en Nuevo León. “Aquí no hay abrazos, aquí hay Estado de derecho”, dijo en referencia al famoso “Abrazos, no balazos” del presidente. Claro, olvida mencionar las múltiples narcomantas que han aparecido en avenidas principales del municipio “blindado” del estado, San Pedro Garza García, así como diversos casos de robo a mano armada y homicidios a plena luz del día en el mismo, sin mencionar el paso del día más violento del año en el estado con 18 asesinatos.

En otros temas de seguridad, ha declarado que seguirá trabajando para prevenir, atender y castigar la violencia contra las mujeres. Su postura ante el aborto es más ambigua, habiendo presentado algunas contradicciones en el pasado. Desde sus días en el Senado, Samuel ha defendido los derechos de la comunidad LGBTIQ+, especialmente durante la controversia de una ley que pretendía dejar su acceso a la atención médica a discreción del personal de salud. 

El año pasado, su esposa Mariana asistió a la Marcha del Orgullo. “Mariana me enseñó que el amor no tiene límites”, publicó en sus redes el ex mandatario. El efecto Mariana estilo Jackie Kennedy aún no ha terminado, ya que su aparente dedicación y labor en el DIF Capullos no ha parado de ganarle la atención de la población. La estrategia funcionó con los votantes nuevoleoneses. La pregunta es: ¿funcionará en el resto del país?

CONTENIDO RELACIONADO