noviembre 30, 2020

Ben Stiller y ‘Zoolander’

Los célebres protagonistas de la más disparatada farsa sobre el mundo de la moda regresan en la era de las redes sociales

Por  ÓSCAR URIEL

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Paramount Pictures

Esa peculiar mirada, capaz de paralizar a cualquiera, cautivó a toda una generación. “Blue Steel” es el nombre que se le otorgó a ese pretencioso gesto convirtiéndose en un signo de reconocimiento a principios de este siglo, un hashtag antes de que existieran las redes sociales. Eso representa la mirada de Derek Zoolander, súper modelo considerado como uno de los hombres más atractivos del mundo, quien regresa 15 años después en una secuela esperada por la devota legión de seguidores de la original película, aquella que simplemente se llamaba Zoolander, empleando sólo el apellido del personaje como mote distintivo, cinta que alcanzó el estatus de culto.

Asistimos al estreno mundial de la esperada secuela en la ciudad de Nueva York, escasos días después de la publicitada Semana de la Moda, evento que, paradójicamente, reúne a los representantes más importantes del mundo de la vestimenta, universo que parodia este par de cintas de una manera por demás mordaz. “Hay una idea errónea del éxito de la primera Zoolander. Cuando la película se estrenó resultó un fracaso rotundo en taquilla. Nadie fue a verla. Fue hasta que se editó en DVD y empezó a transmitirse por televisión que encontró a su público. Es una cinta de culto. Sé que en México hay un grupo de fansseguidores de Zoolander”, dice Ben Stiller casi inmediatamente al presentarme como periodista mexicano. Stiller es quien personifica a la leyenda del modelaje en esta caricatura, personaje que se ha convertido en emblema de la exageración del ámbito de la moda durante 15 años, mucho antes de que Meryl Streep con su Miranda Priestly apareciera en escena.

El referente de Zoolander nació en 1996 como parte de un sketch que armaron en conjunto Stiller y el comediante Drake Sather para una ceremonia de los VH1 Fashion Awards en donde pretendían parodiar lo que sucedía detrás de escena de las más sofisticadas pasarelas.

Paramount Pictures
Ben Stiller en ‘Zoolander’

“Esta secuela lleva preparándose varios años. No es un proyecto que se cocinó en poco tiempo. Probablemente pudimos haber hecho una segunda parte al año siguiente del estreno de la original, pero nadie fue a ver la primera al cine. Es una situación singular. La cinta se recomendó boca a boca y se convirtió en algo así como una película de estudio clandestina, provocando la sensación en el espectador casi como encontrar un disco de vinilo. El público tenía la impresión de que estaba ‘descubriendo’ algo nuevo y se adjudicaba ese hallazgo”, aclara el actor refiriéndose al fenómeno que provocó Zoolander después de su paso anónimo por los cines.

Rumores sobre la realización de una secuela circularon durante años. Stiller revela que no había sesión publicitaria sin que algún periodista trajera a la mesa la idea de una segunda parte de la comedia. El actor incluso trabajó con algún famoso guionista (cuyo nombre quiso evitar en la entrevista) con la finalidad de beneficiarse de un libreto que estuviera a la altura del original. “Después de unos años, me convencí de que no tendríamos un guión tan auténtico como el primero, pero de manera circunstancial percibí que las cosas se estaban dando de tal forma que estábamos listos para hacer la segunda parte”, manifiesta el actor.

La reaparición de un sincero colega

Dicen que encontrar un verdadero amigo en el ámbito de la moda resulta una empresa casi imposible; sin embargo, Stiller quiso refutar la aseveración creando el personaje de Hansel, interpretado por Owen Wilson, quien retorna en esta secuela para acompañar a su compañero de pasarelas en su nueva misión.

“Hacer esta película no representó un reencuentro con Ben, puesto que siempre hemos estado en contacto. Somos amigos de hace muchos años y hemos participado en muchos proyectos juntos. Hay una química especial con él. De repente me doy cuenta de que no hemos cruzado una sola palabra durante el día y aún así nos reímos de las mismas cosas. El vínculo que tengo con Ben probablemente sea una de las cosas que más me divierten en la vida”, declara Wilson durante la charla. “¿Puedo contestar un mensaje en mi teléfono?”, me pregunta el actor antes de continuar con la entrevista. “Por supuesto”, respondo. Wilson se toma su tiempo para responder sus recados vía WhatsApp antes de proseguir respondiendo a mis cuestionamientos. Y es que ahora Hansel se ha convertido en un ‘ser de luz’, un modelo internacional que ha encontrado su rumbo en extrañas religiones de oriente aunque su pasado repleto de orgías tiene una sonoridad constante en su vida. “Owen tiene una sensibilidad muy particular, además de tener gran facilidad para la improvisación. No sabes el material que puede proveer si lo pones en una situación determinada”, dice Stiller al referirse a su compañero de reparto.

Finalmente, Ben Stiller medita sobre el eje de estas cintas. “Van sobre el ego y la vanidad. Creo que algo pasó desde que nuestros teléfonos se transformaron en cámaras fotográficas convirtiéndose en herramientas para alimentar nuestra obsesión con nosotros mismos”, concluye el actor.

Mira el tráiler de Zoolander, disponible vía streaming: