[Cuestionario RS] Diego Frenkel: “La presentación de ‘Devorador de corazones’ en Obras es un momento icónico en mi vida artística”

Antes de presentar un concierto íntimo en Bebop Club, Diego Frenkel recuerda el pico de popularidad de La Portuaria, cuenta su sueño recurrente y confiesa su especialidad en la cocina

Por  HUMPHREY INZILLO

junio 13, 2024

Diego Frenkel, cocinero con toques orientales y practicante del budismo.

ROBERT BONOMO (GENTILEZA)

“Es un formato con el que vengo trabajando desde hace décadas y se va renovando constantemente en paralelo a que voy haciendo shows con las diversas bandas con las que he trabajado en mi carrera solista, tanto como con mi proyecto -performance electrónico; Frenkeltronic”, dice Diego Frenkel. Este domingo 16,  a las 20, el cantante se presenta en Bebop Club: “Es un show íntimo en el que canto mis temas con la guitarra, juego con la loopera y toco algunos temas en el piano. Además, gozo de la compañía de Juana Mariasch en la voz femenina”.

 A pesar de los años que viene utilizando ese formato, la propuesta es atractiva porque el repertorio va variando todo el tiempo. “La verdad es que ya tengo un largo recorrido y muchos álbumes. Cada vez disfruto más de reversionarlos y re significarlos. Mis canciones y mi música están tan vivos como yo”, argumenta el cantante, guitarrista y compositor.

Al mismo tiempo, casi como en un juego de opuestos, Frenkel acaba de estrenar el concierto con orquesta que ofreció el año pasado en el CCK. “Es la condensación de un ciclo en donde, a partir de la presentación de mi álbum Medusas, se concibió un sonido distinto, mezcla de electrónica, rock y toques orquestales que fueron subrayados, aumentados en la propuesta del CCK, porque me parecía que ese lugar además, lo ameritaba”, expone el cantante. “Y, por cierto, modificar un poco la propuesta de audio. No es un lugar para mí que permita el sonido rock y sí permite un sonido más de cámara, más orquestal, como lo que hicimos en este caso. A mí me gusta mucho darle cierre a los ciclos y en todo caso, dejar la obra plasmada, grabada, visual y sonoramente en su mejor versión. Éste es el caso”.

La orquesta incluye a muchos instrumentistas notables, como la saxofonista Yamile Burich, el tecladista Nico Rafetta y la bajista María Eva Albistur. “Las formaciones las armo a partir de mi vínculo con los músicos- artistas. Por lo general es un vínculo que se va desarrollando con la experiencia”, dice Frenkel. “Por supuesto siempre hay una primera vez, pero en este caso son todos artistas músicos con los que yo había trabajado, grabé en diferentes ocasiones y son excelsos en sus instrumentos por su particularidad fundamentalmente mucho más allá del virtuosismo. Elizabeth Ridolfi también forma parte del alma de este proyecto y me gusta mucho que las canciones tengan un momento de interacción con los otros intérpretes en su lugar de artistas, en absolutamente todos los instrumentistas del show me gusta que eso suceda y que puedan plasmar un poco de su personalidad y arte bajo la dirección de mi proyecto”.

Se cumplen 30 años de la presentación de Devorador de corazones, el emblemático disco de La Portuaria, en el Estadio Obras. “Pronto va a salir editado en forma audiovisual, está repleto de recuerdos”, sostiene Frenkel. “Es una presentación en co-equipo con De la Guarda en un show que fue una performance física y musical. Es un momento icónico en mi vida artística”.

Sobre el lugar que ocupaba La Portuaria en el panorama de la música argentina de aquellos tiempos, Frenkel remarca la singularidad del grupo. “Siento que La Portuaria tenía un carril muy propio, pero por supuesto estábamos dentro de los cánones de una cultura llamada rock argentino con 16 millones de variantes y que hacemos a esa historia también”, reflexiona.

En medio de su agitada agenda, Diego Frenkel se toma unos minutos para responder el Cuestionario RS.


1.     ¿Cuándo fue la última vez que fuiste a una disquería?

La última vez que estuve en una disquería fue en RGS, lugar de gente amiga, me llevé un vinilo de Nina Simone. Lo que más me gusta escuchar es jazz o música clásica en vinilos.

2. ¿Te acordás de los sueños habitualmente? ¿Tenés algún sueño recurrente?

Tengo sueños recurrentes. Uno es que camino, empiezo a correr y decido volar a la altura de las copas de los árboles recorriendo la ciudad.

3. ¿Sos buen cocinero? ¿Cuál es tu especialidad?

No me considero un gran cocinero, pero pienso que me doy maña y estoy intentando aprender un poco más. Se me da más por las cosas rápidas, con algún toque oriental como wok, arroz o alguna pasta con verduras cortadas rápidas, rehogadas, ese tipo de cosas.

4. ¿Tenés mascotas? 

Tengo una gata que amo llamada Bombón. Realmente es un ser maravilloso, extremadamente cariñosa y sensible.

5. ¿Cómo armarías el line-up de tu festival ideal?

El line-up de mi festival ideal no existe, porque por suerte van apareciendo diversos artistas todo el tiempo y también mi gusto y mi necesidad artística muta. Pero si queremos jugar este juego de fantasía, me encantaría ver a los Talking Heads, que son probablemente la banda más influyente en mi juventud y quizá a B-52, a los que tuve la oportunidad de ver. En cuanto a los internacionales, porque en total es fantasía y quizá se puede jugar hasta con los grupos que ya no están, me gustaría ver a Invisible y a Manal, que no pertenecen a la misma época, juntos, y, qué sé yo, y a Nina Simone junto a algún otro artista. El artista del R&B que adoro, no sé, Bill Withers.

6. ¿Cuál es el instrumento más raro que tenés en tu casa?

El instrumento más raro que tengo en mi casa se extravió. Se llamaba rumba box, era una especie de kalimba grande como un cajón peruano, pero con forma más de kalimba, más de caja, una caja, que me había traído mi papá, que tuvo la oportunidad de ir a Jamaica en los años 70, y tenía tipo cinco chapas y hacía de bajo.

7. ¿Cuál era tu dibujito animado favorito cuando eras chico? ¿Y ahora?

En mi infancia tenía predilección por muchos dibujitos animados, pero tenía algo muy particular con el enmascarado, el hermano mayor y oculto, desarraigado de Meteoro que además tenía toda la relación con todos esos héroes solitarios, un poco autosuficientes y hacedores del bien como Robin Hood u otros tantos. También tenía pasión por el dibujo no animado Lucky Luke, que es otro cowboy solitario.

8. ¿Tuviste alguna experiencia sobrenatural?

No lo sé.

9. ¿Cuál es el último libro que leíste?

Biografía del silencio, de Pablo D´Ors.

10. ¿A qué celebridad te gustaría tener entre tu público?

No sé si me gustaría mucho tener una celebridad, o es decir, una persona que yo tengo una profunda admiración artística entre mi público porque me pondría nervioso.

11. ¿Cuál es el objeto más viejo que atesorás?

Tengo un hueso muy chiquitito que recogí en un campo de la Patagonia cuando era pequeño y lo atesoré como un hueso de la suerte. Es una parte de la estructura ósea de un cordero.
También tengo algo menos viejo, solamente 30 años de antigüedad (ja) una remera negra que compré en un lugar muy cutre de Nueva York. En el primer viaje que hice a mezclar el primer disco de La Portuaria y que me costó un dólar y cuya tela está deshaciéndose pero igual es lo suficientemente buena como para haber soportado todo este tiempo.

Tengo además la estructura ya casi deshecha de un submarino amarillo de metal, de los juguetes Fischer Toys que compramos con mi papá a la salida de la presentación de la película en Venezuela porque nosotros vivíamos en Caracas cuando yo tenía 4 años y era absolutamente fan de los Beatles y de ese film en especial.

12. ¿Qué actor podría protagonizar la serie sobre tu vida?

¿Diego Peretti? ¿John Turturro?

13. ¿Cuál es tu deporte favorito?

Dormir la siesta 15 minutos.

14. ¿Cuándo fue la última vez que pediste un autógrafo?

Una de las pocas veces que pedí un autógrafo, fue durante mi temprana adolescencia. Esperé a que Spinetta saliera de su show, y me firmó la entrada de su concierto en Obras. Me emocioné mucho, realmente lo admiraba.

15. ¿Cuál fue tu primer recital?

No recuerdo bien. Sé que durante mi infancia en Chile, iba mucho a la peña de los Parra. La familia de Violeta Parra.

16. ¿En qué creés?

Es una pregunta muy profunda. Yo tengo fe en mi intuición, en la ética que concibe al amor y a la empatía, como vehículo hacia la verdad y la paz humana. En relación con esa fe, practico budismo. Si bien no me considero una persona religiosa en el sentido clásico de la palabra, ese religar, ese volver a sí, que significa esa palabra, me ubica cada día y me conecta con la relación entre mi propio yo y algo más universal, infinito. Creo en la mirada de quienes amo, en las palabras de quienes amo, como en el arte.

CONTENIDO RELACIONADO