Woody Allen: “No creo haber influenciado a nadie”

El controvertido director nos habla del pasado, presente y futuro de su carrera.

Por  ANDRÉ DIDYME-DÔME

julio 5, 2024

Cortesía de Babilla Cine

Actualmente, Woody Allen es una figura polarizadora, pero innegablemente influyente en el mundo del cine, con una carrera que abarca más de seis décadas y una obra que ha dejado una huella significativa en la cultura cinematográfica global. Sus películas exploran temas como el amor, la muerte, el existencialismo, la religión y la identidad. Su estilo de dirección se caracteriza por diálogos agudos y cómicos, personajes neuróticos y complejos y una fuerte influencia de la literatura y el cine europeo, especialmente de directores como Ingmar Bergman y Federico Fellini.

Allen comenzó su carrera en la década de 1950 como comediante y escritor. Creó chistes y guiones para programas de televisión, y luego se convirtió en un comediante de stand-up, conocido por su humor intelectual y nervioso. En la década de 1960, Allen comenzó a dirigir y actuar en sus propias películas. Su primer gran reconocimiento como director fue con Take The Money and Run (1969), un documental falso sobre un hombre intentando fugarse de la prisión. A lo largo de los años 70, Allen continuó realizando películas de comedia, a menudo mezclando elementos de cine de arte y ensayo europeo con su humor característico.

La carrera de Allen no ha estado exenta de controversias. Uno de los primeros y más notorios escándalos que involucraron a Allen fue su relación con Soon-Yi Previn, la hija adoptiva de su entonces pareja, la actriz Mia Farrow y del director de orquesta André Previn. La relación entre Allen y Soon-Yi se hizo pública en 1992, cuando Allen tenía 56 años y Soon-Yi 21. La noticia causó un gran revuelo mediático y terminó de una manera amarga con la relación entre Allen y Farrow (ambos trabajaron juntos en 13 películas). Allen y Soon-Yi se casaron en 1997 y siguen juntos hasta la fecha. 

En agosto de 1992, Allen fue acusado de abusar sexualmente de su hija adoptiva Dylan Farrow, que tenía siete años en ese momento. Las acusaciones surgieron durante la batalla legal por la custodia entre Allen y Farrow. Allen ha negado categóricamente estas acusaciones y ha afirmado que fueron fabricadas por Farrow como venganza por su relación con Soon-Yi. Este tema ha generado un debate continuo sobre la separación del arte y el artista, afectando la percepción pública de su trabajo. “Se nos dice que juzguemos el arte más que al artista, pero a veces el artista lo pone difícil. Woody Allen todavía arrastra una carga muy pesada: la carga de alguien que fue acusado por su hija, Dylan Farrow, de abuso sexual infantil”, escribió Chris Vognar, de ROLLING STONE, en su reseña sobre Coup de Chance.

La investigación del Hospital de Yale-New Haven concluyó que Dylan no había sido abusada, sugiriendo que podría haber sido influenciada para hacer las acusaciones, y la investigación de Servicios Sociales de Nueva York no encontró pruebas para respaldar las acusaciones de abuso. Pero a pesar de estas conclusiones, el caso sigue siendo un tema de intenso debate y división en la opinión pública.

Algunos actores y colaboradores han expresado arrepentimiento por haber trabajado con él, y varios han donado los salarios recibidos en películas de Allen a organizaciones benéficas. En 2018, Amazon Studios rompió su contrato con él, lo que llevó a una nueva batalla legal que finalmente se resolvió con un acuerdo confidencial. Sus dos últimas películas, A Rainy Day in New York (2019) y Rifkin’s Festival (2020), tuvieron problemas de distribución en Estados Unidos debido a la controversia.

Es muy probable que Coup de Chance, la cinta que presentó en 2023 (filmada en Francia con actores de este país), probablemente sea la última película de su carrera.

Woody Allen en Take The Money And Run
Cortesía de MGM

Me gustaría hablar sobre el pasado primero. Descubrí su trabajo con What’s Up Tiger Lily?, ¿cuál es su impresión hoy sobre esa película? Parecía adelantada a su tiempo, ¿Le gustaría hacer nuevamente algo tan loco como eso?

En ese momento, había dirigido una película. No tenía una reputación real; era un comediante de cabaret. Y alguien me llamó y me dijo que habían comprado una película japonesa y querían que la doblara y la hiciera divertida. No era una película divertida, pero me pidieron que la doblara. En ese momento de mi carrera no sabía mucho, así que dije que sí, lo haría. Reuní a mis amigos, entramos en una habitación con la película en pantalla y la improvisamos de principio a fin. Todos estábamos tratando muy duro de hacer el doblaje lo mejor posible. Hicimos la película y cuando la vi, no me gustó. No quería que la lanzaran. 

Llamé a mi abogado porque habían añadido dos o tres chistes que me parecieron muy estúpidos y terribles, y no quería estar asociado con eso. Les dije que quería que quitaran mi nombre y no estar vinculado con eso. Estaban preparando los papeles para presentarlos ante un juez cuando la película salió y fue muy exitosa. Sí. Mis agentes y managers en ese momento me dijeron que me callara y no dijera nada porque era exitosa. ¿Por qué quería causar problemas? “A la gente le gusta, así que déjala en paz”. 

Woody Allen en What’s Up Tiger Lily?
Cortesía de American International Pictures

Nunca tuve un sentimiento maravilloso al respecto. Pero como pasa con todas mis películas, es como si fueras el chef y estuvieras trabajando en la comida todo el día. La comida no te sabe muy bien, puede que sea buena para otras personas, pero no para mí. Hice muchas películas, de hecho, 50 de ellas, muchas muy exitosas. Para mí no todas fueron agradables porque trabajé muy duro, hubo muchas crisis, me decepcioné, algunas cosas divertidas no funcionaron, relaciones románticas no encajaron correctamente, tuve muchos problemas. Entonces, la película sale y a veces es bastante exitosa, a pesar de mis reservas al respecto. Así que tengo que reconocer que he tenido mucha suerte. Por eso me quedo callado y hago mis películas. 

¿De cuál película entre toda su filmografía está más orgulloso? 

Hay algunas pocas de las que estoy muy orgulloso y muchas de las que no. The Purple Rose Of Cairo, Zelig, Bullets Over Broadway, Midnight In Paris, Vicky Cristina Barcelona y Match Point… Estoy empezando a quedarme sin títulos. Sé que hay otras que me gustan, pero no tanto como esas. 

Woody Allen en Zelig
Cortesía de MGM

Vi Zelig con mi padre, y él estaba convencido de que era un verdadero documental. Es un recuerdo cinéfilo que estará conmigo toda mi vida…

Bueno, hicimos nuestro mejor esfuerzo para darle esa impresión a tu padre. 

Hablemos ahora del presente. ¿Ha muerto el cine? ¿Cuál es su impresión sobre el estado actual del cine? 

Es triste. Puedo hablar por los Estados Unidos. Es muy triste porque muchos, muchos, muchos de los cines en los Estados Unidos cerraron, ya no están. Cuando era más joven, no tan joven, incluso siendo un hombre maduro, alrededor de los 50 años, caminabas por la calle y había cines por toda la ciudad. Ahora no es así en absoluto; uno tras otro ha cerrado. 

Y las películas que se están haciendo, es muy difícil para los jóvenes cineastas hacer películas. Los estudios prefieren hacer películas que cuestan 200 millones de dólares o 100 millones de dólares y tienen el potencial de hacer 1,000 millones, lo cual muchas de ellas logran. 

El cine de cuando yo estaba creciendo, y me convertía en adulto, ya no existe. Ya no hay abundancia de directores de cine como Fellini, Kurosawa, Truffaut, Bergman y otros. Ese tipo de cine ha desaparecido, no se puede conseguir el dinero para hacer esas películas. Y la gente no va a verlas. 

A la gente le gusta quedarse en casa, y puedo entender esto. No estoy de acuerdo, pero lo entiendo. Les gusta quedarse en casa. Tienen una pantalla grande, hermosa, y buen sonido. Y presionan un botón. Y justo frente a ellos tienen, por supuesto, una película antigua o nueva, lo que quieran. No tienen que salir bajo la lluvia. No tienen que hacer fila. Si tienen cinco hijos, compran un solo boleto cuando presionas ese botón y toda la familia ve la película. No tienen que comprar un boleto tras otro y gastar mucho dinero porque los boletos, sabes, cuando era más joven costaban 25 centavos. Ahora cuestan 25 dólares. Así que el cine tal como lo conocía ha desaparecido. Es un tipo diferente de cine. 

Woody Allen y Miley Cyrus en la miniserie Crisis In Six Scenes
Cortesía de Prime Video

Los directores están haciendo películas, básicamente no para el cine, sino para video, para televisión. Y las películas ahora son, ya sabes, a veces son largas, a veces las dividen en seis secciones, a veces en dos secciones. Y las ves solo o con tu familia, o amigos en casa, y es una experiencia cómoda. Pero hay una gran diferencia psicológica entre caminar por la calle, pagar dinero y luego entrar a un cine donde hay un mundo diferente. Todo es grande y hermoso y está oscuro, y el mundo real ha desaparecido. Estás allí con cientos de personas y tienes una experiencia. Ahora el cine está en tu casa y hay cinco personas, dos personas, 20 personas, pero están contigo en la misma realidad. El teléfono suena. Quieres ir al baño. Lo paras por un minuto. Simplemente no es lo mismo. 

La gente que crece con este protocolo nunca sabrá cómo era el otro y nunca lo extrañarán. Crecerán amando este. Y este tiene características positivas, pero para aquellos de nosotros que crecimos en una era diferente, nunca será la misma magia que era antes. Entonces, cuando dices, ¿ha cambiado? Creo que ha cambiado radicalmente. Para mí, ha cambiado mucho para peor. Pero para muchas, muchas personas, probablemente la mayoría, ha cambiado para mejor.

Fotograma del documental Allen Vs. Farrow
Cortesía de Max


Todo el mundo tiene una opinión, ya sea moral o inmoral, brillante o estúpida, no importa, tienen una opinión sobre todo, cosas de las que no saben nada o cosas de las que saben todo. Y expresan su opinión. Y una opinión no es tan buena como otra, pero es tan libre como la otra.


Tal vez esto esté relacionado, quiero preguntarle sobre el estado de nuestra cultura actual, sobre la libertad de expresión y el juicio moral que se hace sobre los artistas como usted hoy en día, ¿cuál es su posición al respecto? 

La gente siempre ha hecho juicios morales sobre los artistas. Ahora pueden comunicarlos más fácilmente con su Internet, sus Facebooks y sus iPhones, y la comunicación es muy inmediata y vasta. Pero la gente siempre ha hecho juicios morales sobre películas, libros y obras de teatro. Y causaron disturbios, causaron sentencias de cárcel en el pasado. Y así es la gente, se involucran mucho en esas cosas. Solo que la diferencia ahora es que es inmediato y enorme. Realmente lo sientes. 

Todo el mundo tiene una opinión, ya sea moral o inmoral, brillante o estúpida, no importa, tienen una opinión sobre todo, cosas de las que no saben nada o cosas de las que saben todo. Y expresan su opinión. Y una opinión no es tan buena como otra, pero es tan libre como la otra. 

La persona estúpida puede decirte lo que piensa sobre un fenómeno político o una obra de arte, y es libre de comunicarlo a millones de personas, al igual que una persona más perceptiva. Así que percibes un mayor énfasis en el juicio moral y la censura y la respuesta a los fenómenos artísticos, pero en mi opinión, se debe a la disponibilidad de opiniones a través de los medios electrónicos.

Woody Allen dirigiendo a Lou de Laâge y Niels Schneider en Coup de Chance
Cortesía de Babilla Cine

Hablemos de Coup de Chance, ¿de dónde viene su premisa?

Bueno, siempre he sido un gran creyente en la oportunidad y la suerte. Creo que juegan un papel enorme en la vida. Y la gente trata de apartarlo, pero desafortunadamente dependes mucho de la suerte y estás a merced de la oportunidad. Y aunque no te guste pensar eso, la gente arrogante dirá, “Bueno, yo hago mi propia suerte, yo hago mi propia oportunidad”. No lo hacen. Puedes hacerlo hasta cierto punto, pero no lo suficiente como para mantenerte seguro. 

Así que una vez tuve solo la idea de que una mujer estaba teniendo una aventura con alguien, el esposo se entera y silenciosamente hace que maten al hombre que está teniendo una aventura con su esposa. Y desapareció, hizo que la persona desapareciera. Deshacerse del cuerpo, llevarlo al océano y dejarlo caer. La esposa nunca sabría qué le pasó al hombre. Y ella nunca entenderá qué ocurrió. ¿La dejó? ¿Pasó algo? Y nunca podrá realmente decirle a alguien, porque nunca querría decirle a nadie que estaba teniendo una aventura fuera de su matrimonio. Así que ella está triste y molesta, y él podría decir, “¿Qué pasa?”, y ella diría, “Nada, nada”. Pensé que era una premisa interesante. Y así, combinando eso con mi obsesión por la suerte, la oportunidad y la contingencia de la existencia, lo convertí en una historia.

Woody Allen y el fotógrafo Vittorio Storaro en el set de Coup de Chance
Cortesía de Babilla Cine

Esta es su primera película en francés, ¿cómo fue el proceso de dirigir y escribir los diálogos a los actores en un idioma diferente a su lengua materna? 

Fue algo muy sencillo porque los actores hablaban inglés. No es por eso por lo que los contraté, pero resulta que todos sabían inglés. Sabes, el inglés americano es un idioma muy universal, y todos lo hablaban. Así que podía hablar con ellos en inglés, y luego ellos actuaban en francés. Pero cuando están actuando, recuerda que yo escribí el guion, sé cuándo están haciéndolo bien y cuándo no. 

He usado este ejemplo antes: Si ves una película japonesa, probablemente no sabes japonés, pero sabes quién es bueno y quién no. Sabes quién lo está haciendo demasiado o quién es aburrido. Sabes que ese actor es maravilloso, incluso si no entiendes una sola palabra de japonés. 

En los Estados Unidos hemos visto muchas películas francesas, alemanas, españolas, suecas, y sabemos quiénes son las estrellas de cine porque destacan incluso sin el idioma. Así que no tuve problemas para dirigirla. Podía hablarles en inglés, ellos entendían y lo hacían. Si quería que fueran un poco más emocionales, un poco más enojados, un poco más rápidos, yo iba y se los decía, y podía verlo. Y siempre fue lo mismo que dirigir en inglés.

Woody Allen presentando Coup de Chance en el Festival de Venecia
Cortesía de Babilla Cine


“Los estudios prefieren hacer películas que cuestan 200 millones de dólares o 100 millones de dólares y tienen el potencial de hacer 1,000 millones”


Hablemos del futuro: ¿Es Coup de Chance su última película? ¿Hay algún proyecto planeado después de eso? 

Podría ser. Sabes, le estaba diciendo esto a otra persona hoy: La gente siempre me pregunta cuál es la cosa más difícil de hacer una película. Y la cosa más difícil de hacer una película es recaudar el dinero. Porque son caras, las películas cuestan mucho dinero. Mis películas son muy baratas, muy económicas. Pero, de todas formas, una película para una persona promedio es mucho dinero. Así que siempre he tenido problemas, y siempre ha sido lo más difícil para mí, recaudar el dinero. 

Siempre digo: “No puedes leer mi guion. Voy a elegir a quien yo quiera. Tal vez sean famosos, tal vez no sean famosos. Depende de la historia, de lo que sienta que es correcto para ella. Y te estoy pidiendo que pongas el dinero. Y en seis meses o cinco meses te daré la película. Entonces la tendrás. Tienes que confiar en mí”. 

Y todo lo que puedo decir es que he hecho 50 películas, ya sabes, puedes ver muchas de mis películas. Sabes que nunca tengo ningún problema con ellas. Siempre las termino dentro del presupuesto y a tiempo. Así que, si quieres hacer esto conmigo, tienes que poner el dinero en el banco y yo lo haré contigo. Es muy difícil recaudar dinero de esa manera; tienes que ir a muchas reuniones con personas, y almorzar o cenar. Y pedirle dinero a la gente, ya sabes. 

Realmente no me siento con ganas de hacer eso. He hecho 50 películas. Si alguien se ofrece, si alguien llama a mi agente y dice, “Nos gustaría hacer una película contigo. Pondremos el dinero para la película”, entonces sí, haría otra película. Pero no tengo ganas de hacer el trabajo duro de recaudar el dinero. Preferiría quedarme en casa, escribir para el teatro, escribir mis historias, y estoy feliz haciendo eso.

Si alguien siente que le gustaría hacer la película conmigo, estoy abierto a ello, siempre y cuando sepan en lo que se están metiendo.

Woody Allen en Bananas
Cortesía de MGM


“La cosa más difícil de hacer una película es recaudar el dinero. Porque son caras, las películas cuestan mucho dinero”.


Pensando en Bananas y en lo que me acaba de decir, ¿ve la posibilidad de desarrollar una de sus historias en América Latina? 

Quizás. No estoy seguro de haber entendido lo que piensas sobre desarrollar una película en América Latina, en América, en América del Sur. Bueno, si alguien se acercara y dijera, “Estamos poniendo este dinero en el banco, llámame en seis meses y dame la película”, podría hacerlo. No lo sé, no he viajado por América del Sur, así que no sé mucho al respecto. Cuando hice películas en Europa, había viajado por Europa muchas veces y sabía cómo era Roma, Barcelona y esos lugares en los que hice películas. No conozco tan bien América del Sur. Tendría que pensar en eso. Pero sí, si alguien viniera y dijera, “Pondremos la cantidad de dinero que necesitas”.

Lo que sería mejor para mí es que alguien viniera y dijera, “Pondremos el dinero en el banco, haz la película donde quieras en el mundo. Lo que nos importa es una buena película. No nos importa dónde se haga. Si puedes filmar una semana en Colombia y tu película es genial, si no filmas nunca en Colombia también es genial, si filmas toda la película en Colombia también está bien”. Pero dejar la decisión al artista sobre dónde se hace la película, eso siempre es lo mejor. A veces he podido hacerlo porque conocía el lugar. 

Cuando escribí Match Point, la película de tenis, la escribí desde Nueva York y no pude recaudar el dinero en Nueva York, y luego alguien de Inglaterra me llamó y dijo, “Pondremos el dinero para una película si la haces aquí”. Yo conocía Inglaterra, había estado allí muchas veces, así que pude hacerlo. Fue fácil. Si alguien dijera eso sobre Colombia, Argentina o México, tendría que decir, “Tendré que pensarlo porque nunca he estado allí”. Tendría que ver, pero lo mejor sería que alguien dijera, “Soy una compañía de producción en Argentina, haz una película para nosotros donde quieras, París, Nueva York, Ecuador, donde quieras”. Eso es lo mejor para los artistas. Pero eso es raro.

Francis Ford Coppola, Woody Allen y Martin Scorsese
Cortesía de Miramax

“No creo haber influenciado a nadie”


Quiero hacer una última pregunta: ¿Hay alguna esperanza? ¿Siente que algún nuevo director puede reflejar su legado o lo ha visto reflejado en el estilo de alguien?

No creo. Es más, no creo haber influenciado a nadie. Creo que, por supuesto, algunos han influenciado a muchos cineastas. Creo que Steven Spielberg ha influenciado a muchos cineastas. Creo que he hecho algunas buenas películas. No muchas, pero algunas buenas películas. Y estoy agradecido por el hecho de que el público las haya visto. Pero no creo haber influenciado a nadie. No creo que haya muchos cineastas jóvenes diciendo, “Oh, me gustaría hacer una película al estilo de Woody Allen”. No creo eso. Creo que todos dicen, “Quiero hacer una película como Scorsese, quiero hacer una película como Francis Coppola, quiero hacer una película como Steven Spielberg”. Pero no me molesta esto, quiero decir, no me importa. Creo que son grandes cineastas, y no me molesta. Simplemente creo que esta es la realidad. 

La realidad es que no he influenciado a nadie. Cuando digo nadie, tal vez haya alguien en algún lugar, pero no de manera significativa. Cientos de cineastas jóvenes han sido influenciados por los directores de cine que estoy nombrando. En mi caso, tal vez haya alguien sentado en una habitación en algún lugar, o con la cabeza sobre una barra en un bar, pero nadie, nadie de consecuencia.

Déjeme decirle que mi película favorita suya es Annie Hall. Me encanta. 

Bueno, gracias. Me divertí mucho haciendo esa película. Y no la he visto en casi 50 años, pero recuerdo que la experiencia fue muy placentera.

También te puede interesar: Crítica: Golpe de suerte (Coup de Chance) – Rolling Stone en Español