Tres periodistas fueron asesinados en México en dos semanas

La muerte de Lourdes Maldonado marca la tercera ejecución a personas del gremio desde el 10 de enero en el país, reafirmando el peligro que viven los periodistas y las fallas en el sistema dedicado a su protección

Por  PABLO MONROY

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Lourdes Maldonado durante la conferencia mañanera de López Obrador en marzo de 2019.

Gobierno de México

El cuerpo de Lourdes Maldonado, con múltiples impactos de bala en el rostro, fue encontrado sin vida este domingo en Tijuana, frente a su casa. Este es el tercer asesinato de un periodista en el país en dos semanas.  

El asesinato de Lourdes sucedió después del de Alfonso Margarito Martínez Esquivel el 17 de enero, también en Tijuana, y el de José Luis Gamboa el 10 de enero, en Veracruz. 

En 2019, Maldonado expresó durante la conferencia mañanera de Andrés Manuel López Obrador que temía por su vida. La periodista se acercó al presidente de México para pedirle “apoyo, ayuda y justicia laboral”, ya que denunciaba que se encontraba en peligro debido a un pleito con una televisora, cuyo propietario es Jaime Bonilla, ex gobernador de Baja California. «La mentira dura mientras que la verdad llega, estoy tranquilo, yo sé perfectamente que la Fiscalía va a resolver esto y creo que lo va a resolver rápido”, dijo Bonilla. 

Este lunes 24 de enero, Obrador habló sobre el tema: «Lamentable lo que sucedió con la compañera, nuestro pésame a familiares primero. Y sí, duele mucho lo que pasó en Tijuana. Desde luego vamos a llevar a cabo toda la investigación”. 

La organización Reporteros Sin Fronteras reportó que México sigue siendo uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo. La UNESCO posicionó al país en la segunda posición de los países más mortales para los periodistas, después de Siria. La organización Artículo 19 situó a México en la posición 143 en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2021. “Cuando los periodistas investigan temas molestos para el gobierno o relacionados con el crimen organizado -especialmente a nivel local-, sufren amenazas e intimidaciones, y pueden ser asesinados a sangre fría”, dice la organización. 

Según Artículo 19, las demoras para que la protección a un periodista se haga efectiva son de tres o cuatro meses. El sistema está rebasado y la falta de recursos es evidente. Solo en lo que va del mandato de López Obrador, se han asesinado a 28 periodistas. Alrededor de 700 periodistas se encuentran actualmente bajo la protección del gobierno, sin embargo, el problema es que muchas veces los agresores vienen del propio gobierno. En 2020, de 692 agresores que fueron documentados, 343 eran funcionarios públicos, 188 eran presidentes municipales, regidores, diputados o personal de comunicación social. 144 eran policías y 11 eran militares. 

La Coordinadora de Prevención de Artículo 19, Itzia Miravete, dice lo siguiente a El País: “Lo que se precisa es que se investigue y se detenga a los agresores, porque de lo contrario lo único que se consigue es que se desplace a los periodistas y se silencie su trabajo, que es lo que persiguen los criminales”.