Todo sobre los Ricardo

La película sobre la relación entre las leyendas de la televisión Lucille Ball y Desi Arnaz, goza de unas estupendas actuaciones y del talento de su guionista y director, Aaron Sorkin

Aaron Sorkin

Nicole Kidman, Javier Bardem, J.K. Simmons, Nina Arianda

Por  ANDRÉ DIDYME-DÔME

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Cortesía de Amazon Prime Video

A comienzos de los años treinta, la actriz Lucille Ball participó en varias películas clase B, primero con para los estudios MGM y luego para la RKO, donde demostró por primera vez sus cualidades como comediante en dos cortometrajes protagonizados por Los tres chiflados y los Hermanos Marx, respectivamente. 

En 1940, Ball participó en el musical Too Many Girls, donde conoció a Desi Arnaz, un actor y músico de origen cubano que provenía de Broadway y quien estaba comenzando su carrera en el cine. Los dos se enamoraron y se convirtieron en esposos ese mismo año. Ball también trabajó en la radio, donde se destacó en la comedia My Favorite Husband, donde llamó la atención de los ejecutivos de CBS, quienes le propusieron llevar el show a la televisión. Ball presionó al canal para incluir a Arnaz en la serie, y el resultado fue una de las comedias más exitosas de todos los tiempos: I Love Lucy. 

Antes que la serie se cancelara en 1957 y que Ball y Arnaz se divorciaran en 1960, la pareja conformó la productora Desilu, la cual estaría detrás de series tan exitosas como Los intocables, Misión imposible y Viaje a las estrellas. Arnaz también se convertiría en todo un innovador del lenguaje televisivo con la incorporación de la multicámara, así como un pionero en lo referente a la producción de series. 

Aaron Sorkin, el guionista de las series The West Wing y The Newsroom, así como de las películas Cuestión de honor, La red social, Moneyball y Steve Jobs, entre otras, toma como eje central la relación entre Lucy y Desi, en Todo sobre los Ricardo, su tercera película como director (luego de las excelentes Apuesta maestra y El juicio de los 7 de Chicago, escritas también por él).

Haciendo uso de una estructura temporal fragmentada y con la velocidad, inteligencia y elegancia características de su trabajo, Sorkin nos muestra los sucesos ocurridos en una semana de 1953, así como algunos momentos significativos en la vida de las dos leyendas de la televisión, encarnadas por Nicole Kidman y Javier Bardem. 

Pese a un maquillaje que se siente demasiado artificial, Kidman (quien reemplazó a Cate Blanchett en su papel), logra capturar el espíritu salvaje y meticuloso de esta maestra de la comedia, quien al igual que Chaplin, tuvo que enfrentarse a la “cacería de brujas” del Macartismo (la cinta de Sorkin se centra en las acusaciones hechas hacia Lucille Ball por su afiliación al partido comunista y que casi acaban con su carrera). Por su parte, Bardem, cuyo aspecto se distancia mucho del de Arnaz, nos ofrece una interpretación que evidencia las diferentes facetas y capas de la persona que hizo popular la canción Cuban Pete y la frase “Lucy, I’m Home!”

Los actores secundarios no se quedan atrás. La veterana de Broadway Nina Arianda es estupenda como Vivian Vance, la actriz que interpretó a Ethel, la vecina y amiga de los Ricardo en I Love Lucy, y J.K. Simmons nos entrega una actuación impecable como William Fawley, el actor proveniente del vodevil y quien interpretara a Fred Metz, el esposo de Ethel. 

Pero lo mejor del biopic de Sorkin está en los momentos en que se nos permite incursionar en la mente de Lucille Ball y dar cuenta de su proceso creativo. En unas escenas bellísimamente recreadas en blanco y negro, veremos como Ball maquina y confecciona algunas de las escenas icónicas del show. 

Todo sobre los Ricardo no es una película que se acerque a la perfección obtenida en La red social o en El juicio de los 7 de Chicago. Las opciones de Sorkin de introducir entrevistas recreadas, como si se tratara de un documental falso, así como su inclinación al melodrama sentimental, son desafortunadas. Pero esta cinta vuelve a evidenciar la maestría de su escritor y director, y nos hace desear volver a revisar el magnífico trabajo televisivo de una mujer con un carácter y talento tan ardiente como el color de su cabello.