Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente
Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente

Timothy Olyphant: trabajar con uno de los grandes

"Trabajar con Steven Soderbergh es como ver a Roger Federer o Nadal golpeando una pelota de tenis".

Por  ANDRÉ DIDYME-DÔME

agosto 1, 2023

Cortesía de HBO MAX

Steven Soderbergh es reconocido por su versatilidad en la dirección y su habilidad para trabajar en diferentes géneros cinematográficos con un estilo visual distintivo, el uso de una narrativa no lineal y un enfoque en temas sociales y políticos. Inició su carrera en la industria del cine en la década de 1980 y saltó a la fama en 1989 con su Sex, Lies, and Videotape, que ganó la Palma de Oro en el Festival de Cannes y le valió una nominación al Premio Óscar por Mejor guion original. 

A lo largo de su carrera, Soderbergh ha dirigido películas exitosas y aclamadas por la crítica, como Erin Brockovich, Traffic y Ocean’s Eleven y Magic Mike. Además, ha incursionado en proyectos experimentales y de bajo presupuesto, como Schizopolis, Bubble y The Girlfriend Experience. Últimamente, lo hemos visto trabajando en proyectos para televisión, como la serie The Knick, el aclamado biopic sobre Liberace Behind the Candelabra y ahora la miniserie de suspenso Full Circle para HBO Max, creada por Ed Solomon, guionista de las cintas Men in Black y Now You see Me.

Uno de los protagonistas de Full Circle es Timothy Olyphant, actor hawaiano que comenzó su carrera como actor en teatro y que luego debutó en cine en 1996 con la película The First Wives Club junto a Bette Midler y Goldie Hawn. Sin embargo, su reconocimiento llegó en 1999 con la película independiente Go, donde interpretó a un traficante de drogas. Además, ha aparecido en películas como A Man Apart, Hitman, Scream 2, The Crazies y Once Upon a Time in Hollywood, dirigida por Quentin Tarantino, un confeso admirador de su carrera.

Olyphant es más que todo conocido en la televisión gracias a su destacada interpretación como el sheriff Seth Bullock en la serie de HBO Deadwood; y como el agente del Servicio de Alguaciles de los Estados Unidos, Raylan Givens, en la serie de FX Justified, basada en la obra de Elmore Leonard que le valió una nominación al Premio Emmy.

Estuvimos hablando con este actor versátil, carismático y reservado sobre su último proyecto bajo la mentoría de Steven Soderbergh, en la que un secuestro a un adolescente no sale como se esperaba.

ROLLING STONE: ¿Cómo surgió esta participación y qué te atrajo inicialmente de Full Circle?

TIMOTHY OLYPHANT: No encontrarás esto sorprendente, ¡pero fueron las palabras de Steven Soderbergh! Sinceramente, eso fue lo que me convenció para unirme. Leí los guiones antes de reunirme con él, y eran increíbles. Como la experiencia de verlos en pantalla; eran simplemente cautivadores. Esos guiones que te dejan pensando, que te despiertan en medio de la noche. Siempre es agradable, especialmente cuando son tan entretenidos como estos. No parecían ser un proyecto con un mensaje claro, pero vaya, definitivamente te toca de una manera inesperada.

¿Cuál era tu conocimiento previo sobre el trabajo de Steven Soderbergh? ¡Al parecer, eres un fan como yo!

TIMOTHY OLYPHANT: No solo soy un fan, soy un gran fan. Él está en la cima de los cineastas que he admirado y respetado durante muchos años. He visto prácticamente todo lo que ha hecho. Ha hecho mucho y ha hecho de todo. Siempre es interesante, incluso sus experimentos son interesantes. Quizás suene como un idiota, pero incluso una película sobre strippers masculinos es interesante cuando él la dirige. Es increíble cómo puede hacer que todo sea tan consistentemente entretenido e interesante, cuando muchas veces, esas dos cosas son mutuamente excluyentes. He visto películas suyas, como Erin Brockovich y Out of Sight, muchas, muchas veces.

Entonces, la pregunta es obligatoria ¿cómo fue trabajar con Soderbergh?

TIMOTHY OLYPHANT: Fue mejor de lo que esperaba. Sinceramente, me sorprendió un poco cuando recibí la llamada. Tenía una idea aproximada de qué esperar, pero cuando realmente estás en el set, es sorprendente. Siempre es asombroso trabajar con alguien que hace lo que tú has hecho tantas veces, pero lo hace de una manera única. Solo me he encontrado con eso unas pocas veces en mi carrera.

¿Qué te sorprendió especialmente sobre su forma de trabajar?

TIMOTHY OLYPHANT:  Es como cuando ves a Roger Federer o a Nadal golpear una pelota de tenis. Lo has visto. Lo has visto en la televisión. Pero si realmente juegas con alguien así, simplemente no puedes creerlo, a pesar de que lo has visto tantas veces. Sabía que Steven trabajaba rápidamente y que no daba muchas indicaciones, pero cuando llegas al set a las 8 a. m. y estás filmando a las 8:15 a. m., y la escena termina a las 8:30 a. m., después de haber trabajado en esa escena durante semanas, sino meses, ¡sientes que te han dado un golpe en la cara! Nunca había visto a nadie hacer eso. No sabía que se podía hacer eso. Normalmente, llegas al set, ensayas, te vas mientras preparan la iluminación, vuelves y filmas, y luego te vas de nuevo para que vuelvan a preparar la iluminación. Pasan horas y grabas muchísimo material que luego no van a necesitar. Así que cuando todo está dicho y hecho en media hora, simplemente no puedes creerlo. Es sorprendente que haya alguien que tenga tanta confianza en su trabajo, en su habilidad y en lo que necesita; tanta confianza en la escena y las actuaciones, que todo lo demás es innecesario. Eso es bastante asombroso.

Cortesía de HBO MAX

¿Qué nos puedes contar sobre Derek, tu personaje en Full Circle?

TIMOTHY OLYPHANT: Que ha cometido un terrible error y está pagando el precio adecuado. Bueno, aún no ha pagado el precio, pero está a punto de hacerlo… está tratando de mantenerse a flote.

¿Cómo describirías la relación entre Derek y su esposa Sam (Claire Danes)?

TIMOTHY OLYPHANT: Él parece amarla sinceramente, pero tienen algunos problemas que resolver. ¡Veo facturas de terapia en su futuro! (risas).

¿Qué tipo de preparación hiciste para el papel?

TIMOTHY OLYPHANT: A riesgo de sonar aburrido, hice lo que siempre hago. Después de leer los guiones, Steven y yo tuvimos una larga conversación para asegurarnos de estar en la misma sintonía. Ed Solomon (el escritor) y yo tuvimos algunas reuniones. Y una vez que ese proceso termina, empiezo a memorizar mis líneas. Después de eso, simplemente llego y lo improviso. Una vez que siento que entiendo de qué trata una escena y qué estoy haciendo en ella; una vez que tengo un instinto sobre el tono de la obra, trato de mantenerlo lo más sencillo posible.

¿Cuál fue la escena más memorable para filmar?

TIMOTHY OLYPHANT: Recuerdo la escena en la que Sam recibe una llamada de quien cree que es su hijo, y nos enteramos de que ha sido secuestrado. Estoy ahí en la habitación y nos damos cuenta de que él no está allí y empezamos a obtener toda esa información y tratamos de descubrir qué es real y qué no lo es. ¡Esa escena fue tan perturbadora, emocional y frenética, y juro que la filmamos en menos de una hora! Por lo general, una escena como esa lleva al menos medio día de trabajo. Fue como un evento atlético en el que te entrenas durante meses y la carrera termina en minutos. Así fue todo el proceso. Te preparas y entrenas, pero cuando llegas, todo termina bastante rápido. Aprecio mucho eso, porque la gente llegaba lista para trabajar. Cambia la atmósfera en el set no solo para los actores, sino para el equipo también.

¿Cuál fue la lección más importante como actor o como persona que obtuviste de toda la experiencia?

TIMOTHY OLYPHANT: Fue muy gratificante trabajar con todos los involucrados; trabajar con Steven, Claire, Dennis Quaid y todo el equipo. Siempre es gratificante ser parte de algo realmente grandioso, sin importar cuán grande o pequeño sea tu papel. Esas oportunidades no surgen muy a menudo. Me siento muy afortunado de haber pasado tiempo con Steven y Ed Solomon, y de haber tenido esa colaboración; esas cosas significan mucho. Cuando estás cerca de alguien así, te inspira a evaluar cómo estás haciendo las cosas y cómo podrías hacerlas de manera diferente, y a asumir mayores riesgos en tu forma de hacer las cosas. Sin duda, te da un impulso.