Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente
Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente

Sophie Ellis-Bextor vive el momento

La artista británica habla sobre el buen instante que está viviendo gracias a la inclusión de su hit dosmilero ‘Murder on the Dancefloor’ en Saltburn.

Por  MELISA PARADA BORDA

enero 22, 2024

El hit de 2001 de Sophie Ellis-Bextor, ‘Murder on the Dancefloor’, fue incluido al final del filme Saltburn.

Cortesía UMG

Hay muchas maneras de revivir una canción, ya sea con un reto en Internet, una nueva versión o a través de una producción de cine o televisión. A Sophie Ellis-Bextor le tocó la tercera opción cuando su canción de 2001, ‘Murder on the Dancefloor’, musicalizó el final de Saltburn, la película más reciente de Emerald Fennell protagonizada por Barry Keoghan y Jacob Elordi.

“Ha sido una locura, pero también ha sido bastante divertido. Lo estoy disfrutando”, dice la artista británica sobre el éxito repentino que ha obtenido desde el estreno del filme a finales de 2023. “Fue bastante inesperado”. Ellis-Bextor conversó con ROLLING STONE en Español sobre su participación en Saltburn, cómo fue hacer dance pop a inicios de los 2000 y cuál será el siguiente capítulo de su vida.

¿Cómo han sido las últimas semanas desde que ‘Murder on the Dancefloor’ volvió a hacerse popular?

Siento que quizás al principio me angustié un poco porque estaban pasando tantas cosas al tiempo que no podía lidiar con todo, especialmente porque fue algo extraño ya que estaba en casa, era Navidad, Año Nuevo. Pero ahora que comenzó enero y he estado hablando con gente y he estado más activa, se ha sentido más real. Solo lo estoy disfrutando, ha sido muy especial.

¿Cómo aprendiste a lidiar con toda esta atención que estabas teniendo tan repentinamente?

Esta vez fue un poco diferente porque no tenía presión encima. Cuando lancé la canción por primera vez se trataba de venderte, de mostrar quién eras como artista, qué pretende la canción, qué haremos después. En cambio ahora puedo disfrutarlo más. Ahora me siento como una madre orgullosa, es casi como si no me necesitara, como si ya estuviera divirtiéndose por su cuenta y ya pudiera sentarme tranquila para disfrutarlo. Y tampoco se trata únicamente de mí sino de todas estas tías y tíos orgullosos que tiene porque aún sigo teniendo contacto con muchas de las personas que ayudaron a crear la canción y el video. Todos lo compartimos y llegamos a la conclusión de que es algo hermoso, es especial.

Has contado que el equipo de producción de Saltburn te contactó para pedirte permiso para usar la canción en la película, pero no te dio muchos detalles más allá de que iba a ser para el final y que alguien bailaría desnudo con ella. ¿Qué te impulsó a aceptar la propuesta?

Bueno, ¡¿quién no aceptaría algo así?! [risas] Pensé, “Vamos a ver, suena divertido”, pero no pensé que fuera a ser para una parte tan importante en la historia. Para el momento en que pude ver la película, estaba tan entretenida que por un momento se me olvidó que la estaba viendo por mi canción. Haber podido participar en el proyecto fue algo muy especial y algo muy lindo. Es una película divertida entonces me alegra mucho haber sido invitada a la fiesta.

¿Viste la escena antes del estreno o tuviste que esperar hasta la premier?

Durante la premier. Fui con mi familia porque no tenía mucha idea de qué trataba [risas]. Entonces me llevé a mi hijo mayor, a mi esposo, a mi madre; todos fuimos juntos a ver Saltburn pero lo disfrutamos. Fue algo difícil haberla visto en familia pero lo superamos. También fue emocionante ver que a la película le fue bien. Creo que Emerald es muy inteligente y amé cómo utilizó la música en la cinta.

Te puede interesar: 20 grandes películas de 2023

Emerald Fennell dijo que al momento de pensar en el final, no se le ocurrió otra canción que encajara mejor. ¿Ella te dijo por qué razón tenía que ser necesariamente ‘Murder on the Dancefloor’?

Fue muy dulce de su parte haber pensado desde un principio en esta canción, pero también creo que la canción es hedonista y trata de enfocarte en ti mismo. Así que creo que su tono travieso hace parte de la personalidad del personaje [de Keoghan] y encajó perfectamente con ese momento. De hecho, después de que la vi, recordé que el video musical de la canción soy yo siendo bastante malvada y haciendo lo que sea con tal de obtener lo que quiero. Tal vez tiene algo que la hace un poco oscura.

¿Qué pensaste cuando terminaste de ver la película? Es bastante extraña.

Creo que es brillante, divertida, retorcida y es mi tipo de película. Las actuaciones fueron geniales, había muy buenos diálogos. Así que lo disfruté mucho. Es uno de esos filmes que crea una atmósfera entonces cuando la terminé, quería pensar y hablar al respecto. Quería seguir teniendo la sensación que me dejó y eso es algo muy especial para una película.

¿Cómo disfrutas del momentum que te ha traído Saltburn?

El momentum es una parte importante de cualquier trabajo creativo, es como su gracia, pero no puedes quedarte ahí, no es algo que debas dar por hecho. Es una buena sensación. Esto está sucediendo al mismo tiempo que escribo un nuevo álbum, entonces estoy yendo al estudio con más entusiasmo, positividad y también me estoy divirtiendo. Si no puedes disfrutar una aventura así, ¿qué estás esperando? Esa es la magia.

¿De qué manera estás trabajando en este nuevo álbum? ¿Te has sentido inspirada para hacer algo similar a ‘Murder on the Dancefloor’?

Mi mente no funciona así porque siempre hago lo que mejor me parezca. Pero de hecho ya estaba trabajando en un disco de pop dance con gente con la que solía trabajar en mis primeros discos, entonces ha sido una serendipia extraña porque todo ha encajado. Es decir, ya me sentía lista para hacer otro álbum de disco pop porque hace mucho no lo hago, entonces esta fue la confirmación.

Esta canción fue uno de los sencillos de tu álbum de 2001, Read My Lips. ¿Cómo fue para ti hacer dance pop a inicios de los 2000?

Muy emocionante porque yo no sabía mucho sobre la música dance, así que estaba descubriendo este mundo y estaba comenzando a entender lo significativa que siempre había sido mi relación con el pop, porque antes de eso estuve en una banda de indie. Entonces hacer esta música era un tipo de celebración y permitirme hacer la música que siempre amé pero que no pensaba que iba a hacer. Eso fue genial. Mantuve el espíritu indie pero también fue algo muy emocionante porque el house estaba haciéndose más comercial.

¿Crees que ahora el entorno del pop es más sano que antes?

Espero que sí. Para mí es difícil ser completamente objetiva porque estoy en un punto diferente de mi carrera en donde tengo un equipo confiable a mi lado, así que siento que tengo más autoridad. O al menos siento que ya no tengo que pelear por mi lugar todo el tiempo. Esta es una sensación muy linda y quiero creer que hay personas que pueden tener eso desde el inicio, parece que es así. Siento que muchas artistas femeninas están haciendo lo que les nace y de esta magia surgen cosas muy buenas, canciones geniales, performances increíbles. No puedes alcanzar ese punto si no le das libertad a las personas para tener control de lo que están haciendo.

En tu carrera has hecho música de diferentes estilos y géneros pero, ¿cuál es tu predicción sobre el futuro del pop?

No soy muy buena hablando de eso [risas]. No sé mucho de tendencias, yo simplemente hago lo que me nace. No lo sé, hay un montón de música que es cíclica y las cosas suelen ir como una pelota de ping-pong entonces un día estás de un lado, al siguiente día estás en otro y así sucesivamente. Pero creo que la era de las mujeres teniendo éxito en el pop va a perpetuarse por mucho tiempo, es un gran momento para las artistas. No hablo de mí sino de las más jóvenes [risas].

Sophie, el año pasado publicaste tu álbum más reciente, Hana, ¿cuál es el siguiente paso en tu carrera?

Hana fue mi tercer álbum con el cantautor Ed Harcourt. Fue una experiencia maravillosa haber trabajado con él y haber podido desarrollar todas mis ideas, pero desde el inicio decidimos que solo íbamos a hacer tres discos porque yo quería volver a hacer dance pop, que no lo había hecho por años. Me siento lista para añadir nuevas canciones que musicalicen mi siguiente capítulo. En eso están mis pensamientos.

CONTENIDO RELACIONADO