agosto 18, 2022

Salma al-Shebab, el caso de la mujer que ha sido condenada a prisión por ser usuaria de Twitter

Sentenciada con 34 años de encierro, fue acusada por difundir mensajes de disidentes y activistas en la red social

Por  VALENTINA VILLAMIL

Igihe Doc, vía voi.id

Con 34 años de edad y estudiante de la Universidad de Leeds, Salma al-Shebab ha sido procesada por utilizar Twitter para “provocar disturbios públicos y desestabilizar la seguridad civil y nacional”, como especificó el acta del tribunal. El hecho se dio en Arabia Saudita como ejemplo de la represión actual que viven los civiles ejercida por el heredero Mohammed bin Salman, quien controla la importante participación indirecta en los medios sociales norteamericanos a través del fondo soberano saudí, el Fondo de Inversión Pública (PIF).

Madre de dos pequeños hijos, la mujer fue inicialmente condenada a cumplir tres años de prisión, sin embargo, una apelación que se desarrolló este lunes 15 de agosto dictó una nueva sentencia con 34 años de prisión, seguidos de otros tantos de prohibición para viajar, luego de que un fiscal pidiera al tribunal que se consideraran otros presuntos delitos dentro del fallo. El medio The Guardian accedió a los documentos traducidos en donde señalan que al-Shehab “ayudaba a quienes pretenden causar disturbios públicos y desestabilizar la seguridad civil y nacional siguiendo sus cuentas de Twitter” y difundiendo los mensajes que compartían a través de la plataforma.

De acuerdo a la investigación, al-Shehab no parecía una activista saudí reconocida o que principalmente hiciera uso de redes para dar declaraciones propias. En Instagram contaba con 159 seguidores en donde compartía fotos de su familia, hablaba sobre sus estudios en la Universidad de Leeds y su profesión como educadora en la Universidad Princess Nourah Bint Abdul Rahman. Aparentemente la mujer tenía un poco más de popularidad en su cuenta de Twitter donde mostraba un total de casi 2600 seguidores. Al-Shehab parecía apoyar a Loujain al-Hathloul, líder feminista saudí que ya ha enfrentado cargos por arremeter en contra de la ideología por la que se ha regido su gobierno durante muchas décadas, siendo presuntamente víctima de tortura por apoyar los derechos de conducción de las mujeres y que ahora vive bajo la prohibición de viajar.

Fuentes cercanas a la acusada señalan la injusticia por censura “indirecta”, pues califican a la mujer como una persona educada y dedicada a su formación profesional. En diciembre de 2020, cuando regresó del Reino Unido por las festividades, fue interrogada, detenida y juzgada por sus publicaciones en redes. Muchas personas critican la jugada tanto del príncipe Mohamed como de Twitter, pues el alto mandatario tiene una cuenta verificada dentro de la plataforma con más de dos millones de seguidores y se le vio involucrado en una infiltración ilegal en la empresa para identificar usuarios anónimos y luego ser procesados por el gobierno saudí.

La Organización Europea de Derechos Humanos de Arabia Saudí se pronunció frente al caso, señalando que es la condena más larga que se ha impuesto a una activista, rescatando que en varias ocasiones, los acusados han sido sometidas a juicios injustos desenlazándose en condenas arbitrarias, torturas y acoso sexual.

“La condena draconiana de Salma en un tribunal de terrorismo por unos tuits pacíficos es la última manifestación de la despiadada máquina de represión de MBS”, comentó Khalid Aljabri, un saudí que vive en el exilio y cuya hermana y hermano están detenidos en el país, refiriéndose al príncipe heredero. “Al igual que el asesinato de [el periodista Jamal] Khashoggi, su condena pretende enviar ondas de choque dentro y fuera del reino: atrévete a criticar a MBS y acabarás desmembrado o en las mazmorras saudíes”.

Ya han sido varios los casos reportados de extrema censura, represión y tortura en países del Medio Oriente, tal como reportó el Washington Post a comienzos de esta semana en una editorial sobre el cuestionable trato que le dio Arabia Saudita a al-Shehab. Por lo pronto, se informa que existe la posibilidad de que la mujer pueda solicitar un nuevo recurso en el desarrollo del caso.

Trending