Re, de Café Tacvba: cómo se creó esta obra maestra del rock latinoamericano 

El icónico álbum de la agrupación mexicana se lanzó un día como hoy, pero de 1994

Por  PABLO MONROY

julio 22, 2022

Ilustración por Santiago Sanabria

En 1994, un grupo de Satélite conformado por Rubén Albarrán, Meme del Real, Joselo y Quique Rangel venía de haber encontrado el éxito con su álbum debut homónimo de 1992, que contiene temas como ‘María’ o ‘Las Batallas’. La banda se encontraba en un momento de impresionante poder creativo y una búsqueda por su identidad, lo que los llevó a crear un álbum indispensable no solo de la música mexicana o latinoamericana, sino mundial. Así nació Re, de Café Tacvba. 

Estrenado un 22 de julio y producido por Gustavo Santaolalla o “El quinto Tacvbo”, Re contiene temas que se han convertido en verdaderos himnos del rock en español, como ‘El Baile y el Salón’ o ‘Las Flores’, pero el material es mucho más que eso. “Re se plantea luego de un primer álbum debut muy exitoso”, dice Santaolalla para Rolling Stone en Español. “Se vendió casi medio millón de discos. Tuvimos un éxito grande con ‘María’ con la que logramos hacer un video con Ofelia Medina y habíamos hecho unos videos muy lindos como ‘Rarotonga’, dirigido Por Gustavo Garzón”, recuerda Gustavo. 

“En el primer disco estamos tratando de desarrollar esta búsqueda por nuestra identidad”, dijo Rubén Albarrán en el pódcast La Vida Circular, “pero creo que fue hasta Re que ya empezamos a hacerlo de una forma más ordenada, más apegados a las raíces, habíamos ya tenido algún contacto con músicos tradicionales, habíamos aprendido cosas”.

Cuando llega el momento de grabar un segundo material de estudio, los miembros de Café Tacvba grabaron una serie de demos que maravillaron a Santaolalla, quien describe esas primeras tomas como “extraordinarias e increíbles”. Al momento de darse cuenta de la fuerza creativa que la banda presentaba en esa etapa, Gustavo los impulsó a crear más temas.  “Cuando ellos me traen el primer grupo de canciones me pareció tan alucinante lo que estaban haciendo en ese momento creativo que los empujé a que escribieran más. En el momento me miraron como diciendo ‘pero ya está el disco, está buenísimo’, les dije ‘hagan más’, terminaron haciendo otro grupo de canciones extraordinarias y por eso es que Re termina siendo un álbum doble con 20 temas, porque es un momento mágico de la banda”, relata el argentino.

Re muestra la capacidad de la banda de crear sonidos diversos, de utilizar sus raíces como inspiración y acoplarlas a cualquier género. El álbum es una demostración de su versatilidad y talento, los miembros de la banda querían demostrar con su música de dónde venían y lo que podían lograr. “El álbum era una muestra de un eclecticismo total, era lo que queríamos, mostrar esa capacidad que tenía la banda de abordar géneros completamente distintos y casi esquizofrénicos que podían ir desde el fin de la infancia a cosas totalmente psicodélicas como ‘Pez’ y ‘Verde’, hasta cosas totalmente típicas ‘El Tlatoani del barrio’, escenas de la ciudad como ‘El metro’ y cosas filosóficas como ‘El ciclón’ o hasta extraterrestres como ‘El aparato'”, dice Santaolalla. “Queríamos marcar la identidad del grupo, latina pero sobre todo mexicana, y manifestarla en una infinidad de estilos y sonoridades”.

“En el primer disco cada una de las canciones era como un universo, mezclábamos en una sola canción diferentes ritmos e ideas o conceptos. En Re, como si fuera una célula que se separa, ese eclecticismo se dio en la totalidad del álbum y ese era un poco lo que estábamos buscando, que se notara esa diversidad cultural de la cual nosotros veníamos”, agrega el vocalista de la agrupación.

Desde sus inicios, Rubén, Meme, Joselo y Quique fueron recabando experiencias por los lugares a los que su música los llevaba, conociendo personas y músicos que los influenciaron y que alimentaron su creatividad. “Pienso por ejemplo en ‘El fin de la infancia'”, dice Albarrán, “que surgió durante una gira en Mazatlán, en donde se estaba gestando un movimiento musical que se llamaba El baile de caballito, que yo diría que es como los principios de la narcocultura. Fuimos a un antro a ver el baile de caballito y así nació la canción. Así íbamos recopilando experiencias y conociendo músicos, todo esto se vio reflejado en el Re“. 

El reconocido productor, quien ahora enfoca sus esfuerzos en Bajofondo, aprovechó para recordar algunas anécdotas del proceso de grabación, que recuerda como “super entretenido y divertido”. Santaolalla relata como en la grabación de uno de los temas, ‘Trópico de Cáncer’, había una parte de guitarra que les costó muchísimo trabajo. “Estábamos luchando con el tema y en un momento dado Tony Peluso —quien fue un apoyo importantísimo de todos los álbumes— dijo ‘¡Anda y toca vos la guitarra!’ Y dije ‘¡No! Ellos son una banda y tienen que tocar ellos’. Siempre se acuerdan de eso porque fue muy importante para ellos. Siempre fui de esa idea, de trabajar con la gente, con los integrantes del grupo y no empujarlos. Fue muy divertido”.

Es popular la frase “el peor enemigo de un mexicano es otro mexicano”, y este caso no fue la excepción, pues Re no fue bien recibido por los compatriotas de Café Tacvba al momento de su lanzamiento. “Llegó a tener alguna mala crítica”, recuerda Santaolalla. “La gente preguntaba ‘¿Pero en dónde están los sencillos?’, el álbum estaba lleno de temas increíbles, era una cosa maravillosa, grata la cantidad de temas que había y no las veían”.

Mientras el público mexicano no estaba apreciando las nuevas canciones que la banda había creado con el corazón y de las cuales se sentían sumamente orgullosos, Café Tacvba se dio cuenta de que Re estaba siendo grande en Chile. Por lo que decidieron tener una especie de residencia en el país sudamericano. “Así empiezan a tener una relación muy fuerte con Chile y Sudamérica, que luego desarrollan con Argentina también. Nadie es profeta en su tierra. Después vuelven a México y el disco se empieza a hacer grande ahí. Pasó un tiempo para que el álbum fuera aceptado por la audiencia mexicana”, dice “El quinto Tacvbo”.


El álbum también inspiró a otros proyectos latinoamericanos, como es el caso de Aterciopelados, la banda colombiana de Andrea Echeverri y Héctor Buitrago, quienes incluso tienen un tributo al álbum dentro de su discografía. “Para Aterciopelados Café Tacvba es una influencia importante”, nos cuenta Echeverri. “Además son cercanos, en los noventa giramos mucho con ellos, de hecho en el disco Reluciente, Rechinante y Aterciopelado hay una canción que se llama ‘Re’, es un homenaje a ese disco”.

La colombiana también encuentra algunas similitudes entre la música de Café Tacvba y Aterciopelados. “Cuando estábamos nosotros grabando el disco El Dorado salió Re, y yo recuerdo ir al Fiat rojo de Héctor a oír Re, y creo que hay varias coincidencias. La manera en la que se hace no es tan parecida, pero esta cosa de fusionar la raíz con la modernidad creo que ambos grupos lo tenemos”.

Re llegaría a trazar el camino que seguiría el grupo en las siguientes décadas, esa trayectoria que los ha posicionado como una de las bandas más icónicas e importantes en México. “Para mí el disco es importantísimo en la carrera de la banda porque marca el mapa de lo que haría en su carrera. Los muestra como la gran banda que son, para mí de ese momento en adelante se posicionan como una de las gran bandas del mundo. Yo lo decía en aquel momento y algunos me miraban raro, creo que hoy en día es bastante indiscutible”.

Después de 28 años Re, que vendió igual que el álbum blanco de The Beatles, sigue siendo un disco seminal en todo lo que es el rock en español. Es un álbum de suma importancia en la historia de la música. “Es una banda con cuatro músicos, compositores, cuatro fuerzas creativas de una potencia y una imaginación realmente inabarcable”.

Con tres décadas de trayectoria los miembros de Café Tacvba siguen desafiándose creativamente, apoyando causas sociales y saliendo de su zona de confort. A pesar de las adversidades que enfrenta cualquier banda longeva, Café Tacvba utiliza el respeto que se tienen sus integrantes como una manera de superar cualquier reto. ·”Esa es una de las maravillosas cosas que tiene Café Tacvba”, dice Gustavo, “que a pesar de las diferencias que pueden y han tenido a través de los años, existe un respeto increíble entre ellos. Algo digno de celebrar y creo que por eso es que han estado tantos años juntos”.


“A alguno le podrá gustar Radiohead, a mí me gusta más Café Tacvba y ese disco no tiene nada que envidiarles”. Gustavo Santaolalla


CONTENIDO RELACIONADO