P&R: Soccer Mommy

La rockera indie habla sobre su nuevo álbum experimental, sentirse como Sylvia Plath y el disfrutar sin redes sociales

Por  ANGIE MARTOCCIO

junio 29, 2022

SOPHIE HUR

Sophie Allison oye mucha radio country. “Escucho canciones sobre chicos y sus camionetas”, cuenta la cantautora detrás de Soccer Mommy, desde su casa en Tennessee, unas semanas antes de su cumpleaños. “Es tonto, pero resuena contigo, especialmente si eres del sur”. Esa imagen mental inspiró a Alison a escribir ‘Feel It All the Time’, un tema rockero sobre su propia camioneta. “Fue un desafío mencionar mi camioneta en una canción sin que suene como la cosa más ridícula”, pero fue el primero de muchos aciertos. ‘Feel It All the Time’ aparece en su tercer disco, Sometimes, Forever, producido por Daniel Lopatin. “Es importante estar en constante cambio”, añade. “No quiero jamás encerrarme en una caja”.

Este álbum contiene un gran simbolismo, como por ejemplo la frase en ‘Darkness Forever’ donde aludes al suicidio de Sylvia Plath. ¿Qué te llevó a eso?

La canción nació de pensar: “Entiendo por qué lo quiso hacer”. En ese momento me sentía agobiada y un poco paranoica, mi cerebro estaba al máximo. La canción habla sobre tomar eso y proyectarlo en la idea de quemar tu casa y todo lo que hay adentro, incluyéndote, para exorcizar tus demonios.

También hay algo mágico.

Es curioso que lo digas porque con Dan bromeábamos con que tenemos canciones normales, canciones malvadas y otras mágicas. Hay un elemento de fantasía oscura y algo de misticismo.

En ‘Feel It All the Time’ cantas: “Solo tengo 22, ya casi 23/ Y ya estoy cansada de todo”. ¿Cómo te sientes ahora, a los 25?

Líricamente, esa es una de mis favoritas. Aquí hago una metáfora al comparar mi cuerpo con mi camioneta, porque es modelo 2002, es vieja. Comparaba mi longevidad con la vida útil de la camioneta, y quería aferrarme a esa libertad de manejar por un largo camino con la ventana abierta, sin la levedad del tiempo ni el estrés.

Antes de la pandemia pasaste más de un año de gira, abriendo para aristas como Liz Phair y Kacey Musgraves. ¿Qué te llevas de eso?

Esas giras fueron muy divertidas. Y cuando haces esa clase de giras con artistas increíbles, te entusiasma ponerte manos a la obra. La gira de Liz Phair es la única que he hecho en solitario. Y en la gira con Kacey, ella acababa de ganar el Grammy [por su álbum de 2018, Golden Hour]. Fue un momento impresionante, fue genial ver a alguien como ella ganar Álbum del año.

El guitarrista de tu banda también ha sido tu pareja por un largo tiempo, ¿cómo lo llevan?

Es genial, nunca he girado sin él. Hace cinco años convivimos, desde hace seis estamos juntos, y nos divertimos mucho, pero también nos gusta a cada uno tener espacio propio. Existimos muy bien juntos.

Estudiaste la industria de la música en la Universidad de Nueva York. ¿Aprendiste algo que te ha ayudado en tu carrera?

Estuve en la NYU por dos años, pero solo estudié la industria de la música durante uno. Sin ánimo de ofender al programa, no salí con mucha información nueva, pero algo que sí me llevo es la idea de que todo el mundo intenta joderte por cualquier lado. Analizábamos contratos y veíamos todas las maneras en las que le sacaban provecho a la gente. Me dejó pensando en que no quiero pagarle a nadie para que haga lo que yo puedo hacer. Pensaba: “Estoy aquí con una beca. Mis padres me pueden cuidar, pero no quiero que alguien financie mi carrera”.

¿Extrañas esa escena más autogestionada en la que surgiste? Tocando en pequeños lugares de Nueva York como Silent Barn…

Dios, adoraba el Silent Barn. Mi primer show como Soccer Mommy fue ahí, fue muy divertido y emocionante. Todas las ciudades tienen escenas más rusticas que se basan en la generosidad de las personas, algo muy enfocado en la comunidad. Y es más divertido en cierta manera, hasta que llegas a un punto en el que no puedes seguir haciéndolo, aunque quieras, porque te acosarían. Los lugares que no tienen espacio para estar lejos de la gente pueden ser incómodos y un poco raros. Es triste que no puedas hacer eso para siempre.

¿La fama ha estado a la altura de tus expectativas?

No la disfruto, pero siendo honesta tampoco esperaba hacerlo. Nunca pensé: “Cuando sea famosa…”. No me siento cómoda con extraños, soy géminis, y definitivamente me he recluido más, pero estoy bien con ello. Todavía puedo salir y dar un concierto en Nashville, no creo ser una celebridad de las que no pueden salir.

¿Cómo es tu relación con las redes sociales?

No tengo redes sociales, ninguna. Entro a Instagram de vez en cuando para revisar mensajes y contestarle a mis amigos, pero eso es todo. Es algo bueno, las reemplacé con Solitario y juegos de palabras.

¿Tienes algún consejo para jóvenes músicos que quieren ser estrellas indie?

Su arte debe ser el punto central. Sigan escribiendo, tocando música. Todo lo de la promoción y eso, déjenlo hasta que alguien los obligue a hacerlo. Es la peor parte.