Ministerio de Cultura emite una guía de buenas prácticas para el uso de la IA

El órgano del Gobierno español publicó una serie de recomendaciones para el buen uso de modelos de Inteligencia Artificial en diferentes ámbitos del sector cultural.

Por  MELISA PARADA BORDA

febrero 19, 2024

El Ministerio de Cultura de España emitió una guia de buenas prácticas para el uso de la IA en el sector cultural.

Andy/Getty Images

El Ministerio de Cultura de España elaboró una guía de buenas prácticas para el uso de Inteligencia Artificial en el sector cultural, con el propósito de garantizar los derechos de propiedad intelectual de los creadores y creadoras.

Desde la Dirección General de Industrias Culturales, Propiedad Intelectual y Cooperación, el órgano sostuvo que el entrenamiento de estos sistemas de IA y su empleo debe “ser autorizado por sus titulares o ampararse en algún límite y, en su caso, ser remunerado”. Y aunque resaltó que dichos modelos pueden ser grandes herramientas tanto para el desarrollo de las expresiones artísticas de las personas, como para los demás individuos del sector, no pueden perjudicarles a la hora de impulsar, promover y proteger sus productos.

“Desde el punto de vista del propio departamento, estos sistemas pueden ayudar al Ministerio a modernizar y digitalizar sus procedimientos administrativos para ejercer de manera más eficiente sus competencias, pero no deberán sustituir el recurso a la creación artística”, se lee en la notificación oficial.

Te puede interesar: La inteligencia artificial también compone y toca: ¿sueñan los androides con guitarras eléctricas?

Ante el inminente aumento del uso de la IA en los procesos creativos, las nuevas recomendaciones del Ministerio, en cabeza de Ernest Urtasun, están enfocadas en tres ámbitos en particular. En primer lugar, en los Premios Nacionales que otorga el Gobierno español anualmente en áreas como las artes plásticas o la cinematografía, se promoverá la inclusión de una cláusula en las convocatorias que aclare que aquellas propuestas creadas en su totalidad por IA generativa no podrán ser galardonadas.

Las siguientes sugerencias están dirigidas hacia la contratación de servicios y actividades creativas del mismo departamento, donde se espera que se le dé prioridad a las obras creadas por seres humanos protegidas por derechos de propiedad intelectual. “[Estas personas] podrán emplear estos sistemas como herramientas de apoyo en sus procesos creativos, pero no de manera sustitutiva al desempeño humano”, aclara el documento.

Asimismo, los responsables de contratos o encargos que sean susceptibles a la utilización de la IA deberán informar explícitamente si fue empleada y, de ser así, también deberán detallar cómo ha sido aplicada en el proceso que se esté realizando. El Ministerio fue claro al subrayar que tales modelos “deben garantizar el respeto a los derechos de propiedad intelectual, así como la transparencia en el dataset y el cumplimiento del resto de obligaciones impuestas por la normativa reguladora de la IA”.

El tercer y último ámbito al que se refirió el órgano fue al de las ayudas económicas que ofrece el Gobierno, específicamente en procesos administrativos de subvenciones nominativas, directas, ayudas en concurrencia competitiva o transferencias a otras entidades. En ese sentido, las actividades u objetos subvencionables en los que se puedan usar modelos de IA deberán garantizar “el máximo respeto a la normativa reguladora en materia de Inteligencia Artificial y de propiedad intelectual”, especialmente aquella dictada en la Ley de Propiedad Intelectual del 12 de abril de 1996.

Con estas recomendaciones, el Ministerio de Cultura español afirmó que  pretende defender el uso de la IA como herramienta en los sectores creativos del país, pero partiendo del respeto por la propiedad intelectual y la priorización de los productos creados por personas.