julio 28, 2022

Las 25 mejores películas de superhéroes

Historias de origen y final, caballeros enmascarados y hombres con ADN de araña: acá están los más grandes films del género, según los críticos de Rolling Stone

Por  ROLLING STONE

Chadwick Boseman (1976-2020) encarna a Black Panther, la película de 2018 que encabeza esta lista.

Gentileza Walt Disney Co

1. Pantera Negra (2018)

La historia de Ryan Coogler sobre T’Challa (miembro de los Avengers en sus horas libres y comandante del imperio africano conocido como Wakanda en su trabajo de todos los días) es más que la joya de la corona del Universo Cinematográfico Marvel. Es una epopeya a la vieja usanza que combina la emoción de la pantalla ancha con una gloriosa estética afrofuturista y una genuina seriedad moral; esta película demostró que la sensibilidad artística de un director puede integrarse en el Universo Marvel sin comprometer el resultado final: una tragedia estilo Shakespeare en disfraces de historieta, con un héroe confictuado (descansa en paz y el poder sea contigo, Chadwick Boseman) y un villano de muchas facetas (el Erik Killmonger de Michael B. Jordan). Sobre todo, demostró que las películas de superhéroes pueden ser algo más que entretenimiento: pueden reflejar fielmente la realidad del mundo que nos rodea mientras nos transportan a otro lugar completamente diferente al nuestro. Pueden ser algo más que un subidón de adrenalina. Pueden, de hecho, ser cine con mayúsculas. Wakanda para siempre.

2. Spiderman 2 (2004)

La primera Spiderman de Sam Raimi iba a presentar al Duende Verde tanto como a Doctor Octopus; pero al final el viejo y querido Dock Ock quedó en el banco de suplentes para poder lucirse en esta obra maestra, en la que el enfoque hipersincero del director hacia el material funciona a toda máquina: desde la crisis de Spidey hasta el trágico enemigo con tentáculos mecánicos en manos de Alfred Molina. La pelea en el subte sigue siendo una de las escenas más gratificantes y emotivas del género.

3. Logan (2017) 

En la década de 1980, los artistas del cómic como Frank Miller ayudaron a definir un tipo de relato de superhéroes adulto y descarnado, con historias ultraviolentas y tramas noir ambientadas en algo parecido al mundo real. La magnífica Logan de James Mangold logra llevar ese enfoque a las películas, en una versión lúgubre y distópica y de los últimos días del Wolverine de Hugh Jackman. Con un guiño a los wésterns clásicos, la película describe un futuro no del todo desconocido en el que la esperanza en los superhéroes y el sueño americano se desvanecen a la par. La actuación de Patrick Stewart debería haberle valido al menos una candidatura al Oscar.

4. Avengers: Endgame (2019)

Si fuiste de los que vieron el capítulo final de la saga “Infinity Stones” cuando se estrenó en los cines, probablemente aullaste junto al resto de la sala al ver el regreso de T’Challa, Spiderman y todos los demás héroes que Thanos había convertido en polvo. Ese es el beneficio de Avengers: Endgame. Es el equivalente del final de temporada de una serie, aunque en este caso se trate de un relato largo, complicado y terriblemente divertido. Reúne a varios originales del Universo Cinematográfico Marvel, juntos para un último saludo y una épica batalla final.

5. Superman (1978) 

Sí, fue la película que nos hizo creer que un hombre podía volar. Sin embargo, el mayor efecto especial en esta obra de Richard Donner es cuando Christopher Reeve se quita los lentes, endereza su postura y deja que el público vea cómo un muchacho atildado de nombre Clark Kent se transforma en el Hombre de Acero. Esa es la magia de la actuación de Reeve (con y sin capa), sin mencionar a la perfecta Lois Lane de Margot Kidder y al brillante Lex Luthor de Gene Hackman. Acá empezó todo. 

6. Spiderman: Un nuevo universo (2018) 

Como un bonus animado al universo Spiderman esta película está repleta de color, imaginación y, bueno, más de un Spiderman… y un cerdo que se trepa a las paredes. ¿Parece complicado? Esperá a que el grafitero afropuertorriqueño Miles Morales (Shameik Moore) herede el manto de Spidey. El adolescente pronto se encuentra con sus compañeros de las dimensiones paralelas, en las que hay lugar para todo lo que cabe entre Jake Johnson, Hailee Steinfeld y… Nicolas Cage. Juntos deben cruzar sus hilos de telaraña y salvar el multiverso.

7. Batman – El caballero de la noche (2008) 

“O morís como un héroe o vivís lo suficiente para convertirte en villano”. La segunda parte de la revolucionaria trilogía de Batman de Christopher Nolan está centrada en el malhumorado y melancólico personaje de Christian Bale. Pero es el Joker de Heath Ledger, interpretado como una especie de Tom Waits criminal, a la vez divertido y pesadillesco, el que realmente eleva este film al canon de las grandes películas de superhéroes. 

8. Thor: Ragnarok (2017) 

El director Taika Waititi llevó al límite el humor autorreferencial al que nos tiene acostumbrados el Universo Marvel, y al hacerlo desbloqueó unas destrezas de comediante que Chris Hemsworth nunca había mostrado en las películas anteriores de Thor. Es un complemento perfecto para las historias míticas de dioses y monstruos de la serie, Waititi le hizo gastar un billete a la compañía por los derechos de “Immigrant Song” de Led Zeppelin.

Chris Hemsworth encarnando a Thor, en la película de 2017.
Gentileza Everett Collection

9. Mujer Maravilla (2017) 

Gal Gadot irradia benevolencia protagonizando a una princesa amazona armada de un lazo de la verdad y una brújula moral inquebrantable. Desde Christopher Reeve no habíamos visto a ningún actor o actriz que encarnara tan vívidamente a un personaje superheroico. Y que el film de Patty Jenkins esté ambientado en la Primera Guerra Mundial refresca algunos de los tópicos más conocidos de la Mujer Maravilla (lo mismo puede decirse del simple hecho de que una superheroína, por fin, tenga su propia película). La batalla en tierra de nadie es una imagen que no se borra de la cabeza.

10. Iron Man (2008) 

Tony Stark y su traje metálico personalizado pueden haber existido desde el comienzo del apogeo de Marvel, pero fuera de los cómics se podría decir que Iron Man era un don nadie de la cultura pop. La única razón por la que le dieron su propia película fue porque Marvel ya no tenía los derechos de Spiderman y los X-Men. Sin mencionar que la carrera de Robert Downey Jr. había visto días mejores. Pero la ingeniosa combinación de actor de capa caída y personaje segundón resultó ser la alquimia perfecta. Una bomba taquillera que allanó el camino para que el Universo Marvel pusiera las reglas de lo que significa, hoy en día, una franquicia cinematográfica (más la asombrosa aparición tras los créditos de Nick Fury).

11. Los Increíbles (2004) 

La primera película de Brad Bird en Pixar es un doble homenaje, a las sitcoms de los años cincuenta estilo Ozzie y Harriet y a las elegantes películas de espías de los sesenta, sin mencionar que el de esta peli es uno de los hitos del cine de animación de superhéroes, con su simpática variación del motivo del cuarteto justiciero estilo Fantastic Four entendido como familia nuclear (casi) disfuncional. El estilo retro y las secuencias de acción suman minutos de diversión, pero lo mejor son las voces: de Holly Hunter y Craig T. Nelson como Mamá y Papá Increíbles; de Samuel L. Jackson como Frozono, su compañero en la lucha contra el crimen.

12. Spiderman: De regreso a casa (2017) 

El cameo de Tom Holland como el Spiderman amigo del barrio en Capitán América: Civil War (2016) nos hacía sospechar que el actor iba a ponerle algo distinto al personaje, y su primer protagónico en la piel de Spiderman lo confirmó. Este Spidey de última generación actualiza el personaje a puro crossover, solidificando el acuerdo Sony-Disney que le permitió encarnar al Peter Parker original de Stan Lee, todo angustia adolescente y crisis de responsabilidad. Imaginate que Iron Man es tu figura paterna y a Michael Keaton como un Vulture de alas gigantes tipo robot mecha y vas a entender por qué esta película sorprende tanto. 

13. X-Men: Días del futuro pasado (2014) 

La franquicia X-Men de Fox lanzó su versión del arco Infinity War/Endgame mucho antes de que apareciera el Universo Cinematográfico Marvel. Las ambiciones narrativas de Días del futuro pasado limitan con la locura: es una epopeya que se parece a un crossover entre distintos títulos de cómics más que a ninguna otra cosa. La película logra unir con éxito las historias de origen y las versiones juveniles de los personajes del universo X y el personaje de Mystique (Jennifer Lawrence) se desliza al centro de la historia sin que resulte artificial. 

14. Spiderman (2002) 

Ya sería un clásico solamente por las escenas en las que Spiderman cuelga de sus hilos de araña por la ciudad, que empezaban a mostrar que el CGI podía finalmente permitirle al cine replicar las imágenes de los cómics en la pantalla grande, abriéndole la puerta a una nueva era. Pero lo que es más importante es que Sam Raimi entendió la novela sentimental detrás del mito creado por Stan Lee y Steve Ditko. El director puso foco entonces en la historia de amor entre Peter Parker (Tobey Maguire) y la chica de al lado (literalmente hablando) Mary Jane Watson (Kirsten Dunst). El beso patas para arriba entre Mary Jane y su novio arácnido vivirá para siempre. 

15. Guardianes de la Galaxia (2014)

¿Quién hubiera imaginado que un grupo de personajes secundarios que surgieron de un oscuro cómic de ciencia ficción con décadas de antigüedad se convertiría en el pináculo del humor dentro del Universo Marvel? James Gunn le aportó diversión tonta y vertiginosa a esta historia de bandidos interestelares que sacan chispas viajando por el cosmos, dirigidos por Peter Quill, el ladrón interpretado por Chris Pratt, y con la compañía del mapache más sarcástico que jamás haya empuñado un arma bláster.

16. Avengers: Infinity War (2018) 

Los críticos (exasperados con el dominio del Universo Marvel) tienden a pasar por alto su singularidad y los detalles filigranados de su historia: en 2018 ya era el universo común más elaborado en la historia del cine. Sin embargo, todos esos indicios de lo que va a venir dan sus frutos con esta primera parte del doblete de los hermanos Russo, llena de encantadoras duplas superheroicas que harán llorar de emoción a sus fans, secuencias de acción descomunales y patetismo genuino a medida que que queda claro que Thanos aniquilará a millones de personas con un chasquido de sus dedos. Da la sensación de que, por una vez, el malo va a ganar. 

17. X2 (2003) 

“¿Los encontraste? ¿Encontraste a todos los mutantes?” La segunda parte de la X-Men de 2000 presenta un momento genuinamente inquietante en el que un homo superior malévolo engaña al profesor X de Patrick Stewart para que cace a los mutantes inocentes, y ese es solo uno de los muchos escenarios magistrales en esta película. Desde el asalto inicial a la Casa Blanca hasta la secuencia (sacada directamente de los cómics de Wolverine) de Hugh Jackman luchando solo contra un batallón armado, esta película subió la vara de lo que debe ser la secuela de un film de superhéroes. 

18. Capitán América: Winter Soldier (2014) 

La primera de las secuelas de Capitán América se distingue por modelar su historia a partir de thrillers paranoicos de los años setenta como Three Days of the Condor y por obligar al héroe patriótico a luchar contra su propio gobierno, sin mencionar a un compañero supersoldado sacado directamente de su propio pasado (qué bueno volver a verte, Bucky Barnes). Winter Soldier demostró que el Universo Cinematográfico Marvel podía incluir historias más complicadas que la típica parábola del bien contra el mal.

19. Batman: La Máscara del Fantasma (1993)

Muchos de los batinerds más serios creen que Batman: la serie animada es la adaptación más real del personaje, y este spinoff cinematográfico de la serie les da un argumento muy sólido. La película se toma en serio el dolor sin fondo de Bruce Wayne (con la voz de Kevin Conroy) sin que su álter ego sea insoportablemente sombrío y macilento. Y Mark Hamill nos apabulla con sus risas escalofriantes como el Joker. La estética de Ciudad Gótica es una hermosura de paisaje en la pantalla grande. 

Batman: La máscara del fantasma, 1993.
Gentileza Warner/Everett Colection

20. Superman II (1980) 

¡Mirá vos! Parece que incluso el Hombre de Acero necesita un descanso a veces. La secuela del film original de Richard Lester nos muestra al guardián de nuestro planeta con ganas de jubilarse para disfrutar de la vida normal. Pero la fecha que Clark puso para despedirse de Superman coincide con la llegada de tres archivillanos kriptonianos que tratan de conquistar la Tierra tras escapar de la Zona Fantasma. El núcleo estelar que forman Christopher Reeve, Margot Kidder y Gene Hackman funciona a la perfección. 

21. Doctor Strange (2016) 

¿Conocías a Stephen Strange, excirujano convertido en Maestro de las Artes Místicas? Benedict Cumberbatch le da la cantidad justa de orgullo herido y humor irónico a la aventura inaugural del Hechicero Supremo, mientras el director Scott Derrickson te hace sentir como si estuvieras viendo que las viñetas surrealistas y alucinógenas de Steve Ditko en los cómics de repente cobraran vida. La escena de persecución con la estética de M. C. Escher sigue siendo un punto culminante del Universo Marvel.

22. Robocop (1987) 

La despiadada crítica de Paul Verhoeven a la obsesión punitivista en Estados Unidos tomó la forma de una sátira social increíble, pero también de una película de superhéroes (o tal vez una de superantihéroes). Y es muy genial. Después del asesinato del oficial de policía encarnado por Peter Weller en una distópica Detroit del futuro, su cuerpo revive en un cyborg que se marketiniza como la vanguardia en la lucha contra el crimen. Pronto este robótico oficial de la ley comienza a sospechar que algo turbio está pasando. La violencia es tan exagerada que parece como una parodia de la moralina de los cómics clásicos.

23. Deadpool (2016) 

Los cinéfilos conocieron al Wade Wilson de Ryan Reynolds en X-Men Origins: Wolverine, la película de 2009. Los fans pensaron que esta primera versión del mercenario bocasuelta era demasiado ñoña, así que, cuando el director Tim Miller sacó al personaje del baúl para darle su propia película, pudimos ver a una encarnación mucho más violenta, mucho más vulgar y mucho más fiel de este personaje de culto. Ryan Reynolds entendió por qué este asesino a sueldo era un favorito de la tribu: es extremadamente bueno matando, y nunca va a callarse. La película se apoya en la mala conducta de Wilson, hasta llevar el género al territorio de la comedia repugnante y la obscenidad. 

24. Batman vuelve (1992)

Batman (1989) de Tim Burton viene primero históricamente pero es menos memorable que su secuela extraña, que incluye a Danny DeVito como un pingüino mutante grotesco, a Christopher Walken como un político demagógico estilo Trump y, en particular, a Michelle Pfeiffer haciendo sus perversos ronroneos como Gatúbela. Batman vuelve también es más característica de la estética Burton que su predecesora, desde su tono melancólico hasta los toques freak de Ciudad Gótica, y la extraña fricción entre el estilo del director y el relato buenos-vs-malos típico de los cómics la convierten en un hito en la cinematografía del enmascarado. 

Michelle Pfeiffer en Batman Vuelve, 1992.
Warner/ Gentileza Everett Collection.

25. The Rocketeer (1991) 

La mayor parte de la ola de adaptaciones de héroes pulp posterior a Batman (La sombra, El fantasma) fue olvidable, sí, pero esta historia de Joe Johnston de un piloto de la Segunda Guerra Mundial que lucha contra gánsteres y nazis es una verdadera delicia retro. Además, ¿puede haber un dúo de superhéroes más fotogénico que Billy Campbell y Jennifer Connelly? Genial tributo al bizarro “cine de hazañas” de la década de 1930 (género que podríamos considerar el cine de superhéroes original).

Textos de David Fear, Brian Hiatt y Alan Sepinwall

Trending

CONTENIDO RELACIONADO