La visita de BTS a la Casa Blanca

La banda surcoreana de k-pop hicieron un llamado público sobre racismo y crímenes de odio hacia los asiáticos

Por  VALENTINA VILLAMIL

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email
De izquierda a derecha, Taehyung, Jungkook, Jimin, RM, Jin, Jhope y Suga. La banda BTS en la sala de prensa de la Casa Blanca.

Oliver Contreras/EFE

Siendo una de las boy bands de k-pop más influyentes en la industria y en el mundo, BTS, se presentó ante el mandatario Joe Biden, actual presidente de Estados Unidos, en la Casa Blanca, en el marco del Mes de la Herencia Asiática Americana, para tratar temas sobre racismo y exclusión que viven varios asiáticos alrededor el mundo, especialmente en el país norteamericano donde reside gran población oriental.

Vestidos de trajes y corbatas, los siete miembros de la agrupación llegaron a Washington por invitación de Biden para discutir sobre “la inclusión y representación” de las personas asiáticas que hayan sufrido cualquier crimen en contra de la comunidad. Esta creciente tendencia racista en norteamérica, como muchos creen, se deriva de la pandemia de Covid-19 pues se le ha calificado como “el virus de China” por el antecesor de Biden, el expresidente Donald Trump. Como respuesta a esto, el cantante Park Ji-min declaró que se encontraba “devastado por la reciente oleada de delitos de odio”, teniendo en cuenta que se prevé que para 2060, los inmigrantes asiáticos sean el principal grupo étnico en Estados Unidos, como señaló el Pew Research Center.

“No hay nada de malo en ser diferente. Creo que la igualdad comienza cuando nos abrimos y aceptamos nuestras diferencias”, añadió Suga, otro miembro de los integrantes de BTS, desde el estrado de la abarrotada sala de prensa. En adición a esto, la Casa Blanca elogió a surcoreanos como “embajadores de la juventud que difunden un mensaje de esperanza y positividad en todo el mundo”, homenajeando a la comunidad asiática en Estados Unidos y denunciar el racismo que sufre.

Durante el discurso que fue emitido por los mismos miembros durante la conferencia, resaltaron que “para apoyar la causa, nosotros tomamos esta oportunidad para alzar nuestra voces una vez más y decirles que, estamos aquí hoy para agradecer a ARMY (como se denomina el gremio de sus seguidores), nuestros fans en todo el mundo, de distintas nacionalidades y culturas, además de que usan diferentes lenguajes, y a quienes estamos totalmente agradecidos”. Y continuaron: “Creemos que la música siempre impulsa y es una magnífica manera de unir todo. No está mal ser diferente y es momento de aceptar nuestras diferencias”.

La visita de la agrupación de k-pop favorita del momento revolucionó las redes sociales con más de 200 mil espectadores de la transmisión en directo de la rueda de prensa a través de los portales oficiales del mandatario. Aunque el encuentro se desarrolló al margen de la prensa, el gobierno estadounidense reveló que el grupo grabó un vídeo para el equipo de comunicación de la Casa Blanca además de visitar el edificio.

Finalmente agradecieron a sus seguidores de todas las partes del mundo por el apoyo que ha llevado a la banda a romper las barreras culturales a través de su música. “Cada uno tiene su propia historia y nosotros respetamos cada uno de ellos”.