Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente
Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente

La sabia furia de Metallica

La banda ofrece algunas de las canciones más duras y profundas que jamás haya hecho

Por  KORY GROW

TIM SACCENTI

Metallica

72 Seasons

El amarillo y el negro son los colores representativos de las señales de precaución, los refugios antiaéreos, las advertencias de “Bebé a bordo”, anuncios de amenazas inminentes y catástrofes; por eso resulta adecuado que Metallica adopte este esquema de color para la portada de 72 Seasons, una especie de meditación sobre la crueldad de la juventud y los peligros que trae el hecho de crecer. Esos temas no son nuevos para ellos (ver ‘The Unforgiven’, ‘Dyers Eve’), pero ahora que James Hetfield y sus compañeros rondan los 60 años, ven su viaje hacia la edad adulta de manera diferente.

En su duodécimo álbum, Metallica recuerda sus primeros años de ir “a toda velocidad o nada”, una letra que Hetfield reutiliza del debut de la banda en 1983, Kill ‘Em All, en ‘Lux Æterna’, y también sentirse “roto, apaleado y asustado”, una frase de Death Magnetic, de 2008, que aparece en la pesada ‘Room of Mirrors’.

Metallica siempre ha manejado con maestría los riffs corpulentos y pesados, así como las estructuras laberínticas, pero ahora, con más de 40 años de experiencia, tocan con más propósito que en sus días de altísima velocidad. En ‘You Must Burn!’, una melodía que recuerda su éxito ‘Sad But True’, Hetfield canta: “Cuestiónate, podrías entender cuál es la próxima bruja que debes quemar”, antes de que Metallica se sumerja en un misterioso segmento con voces fantasmales distintas a todo lo que han grabado antes.

En ‘Too Far Gone?’, que tiene una vibra punk influenciada por los Misfits con sus ataques de guitarra, Hetfield pregunta: “¿Ya estoy demasiado perdido para ser salvado? Ayúdame a pasar el día”. Mientras tanto, en ‘Sleepwalk My Life’, dice: “¿Debería caer, debería caer? ¿Vendrías tú, vendrías tú?«.

Ya sean obras de ficción o expresiones de su vulnerabilidad en la vida real (desde el último álbum de Metallica, Hetfield volvió a entrar en tratamiento por adicción y se divorció después de 25 años de matrimonio), las pistas de 72 Seasons muestran a un macho alfa que rompe la fachada furiosa del metalero, mientras busca su propia verdad.

El cuestionamiento culmina en ‘Inamorata’, una extensa pieza de 11 minutos que se desarrolla lentamente con riffs espesos y gruñidos, mientras Hetfield canta perspicazmente: “La miseria me necesita, pero yo la necesito más”. La canción es una clase magistral sobre la melancolía. Es la canción más larga en el catálogo de Metallica, pero nunca se siente aburrida, ya que la agonía de Hetfield se siente genuina. Superar esas primeras 72 temporadas puede haber sido una tortura para Metallica, pero ahora se están dando cuenta de que sobrevivieron al apocalipsis para compartir su sabiduría.

CONTENIDO RELACIONADO