¿La IA acabará con la industria musical?

Conversamos con dos destacados expertos en la materia, dos figuras influyentes en el sello discográfico ONErpm.

Por  ROLLING STONE

agosto 29, 2023

Brett Sayles

La música siempre ha sido una expresión artística que se adapta y evoluciona con los avances tecnológicos. En la actual era digital, la inteligencia artificial (IA) ha emergido como un poderoso catalizador de transformación en la industria musical. Desde la gestión de derechos de autor y propiedad intelectual hasta las estrategias de marketing más innovadoras, la IA está redefiniendo la manera en que los artistas crean, los sellos discográficos promocionan y los fans disfrutan de la música.

Es innegable que en el futuro, la inteligencia artificial seguirá transformando la industria musical de maneras que aún no podemos imaginar y se espera que los avances de la tecnología AI permitan a los músicos crear obras maestras más rápidamente, aumentando la eficiencia y la creatividad en el proceso; sin embargo, no dejan de ser factores de análisis temas como la propiedad intelectual, los derechos de autor, la ética en la industria de la música y los pros y contras para el negocio.

Con el propósito de resolver un poco estos temas conversamos con expertos de ONErpm sobre estas temáticas, desde el área legal, el abogado Santiago Sanmiguel Garcés (SSG), Global General Counsel de ONErpm y con José Contreras Memije (JCM), Director de Marketing para ONErpm México.

¿Qué cuenta como creado por Inteligencia Artificial y cuál es su impacto en la dinámica de la industria musical, desde su marco legal?:

Santiago Sanmiguel Garcés: Estamos todos utilizando el término IA de forma muy amplia y también como si todo fuera una sola cosa y en realidad no es así, digamos que ahorita sí hay unos modelos de Machine Learning y otros modelos de Inteligencia Artificial Generativa que están avanzando bastante y rompiendo algunos esquemas. Lo importante es reconocer en dónde estamos hoy realmente y separarnos un poco de los escenarios apocalípticos que todos nos estamos imaginando, que no solamente aplican a la industria de la música.

Lo que el Derecho busca es esencialmente proteger la creación humana, de la mano de la originalidad y creatividad; todos los espacios que consideramos son humanos, tienen unos derechos. Por tanto, si llegáramos a decir que la IA no tiene propiedad intelectual, no significa que no tenga propiedad en sí, puede ser otro elemento que se deba proteger de otra manera y que tienen otros campos de explotación diferentes a la propiedad intelectual, es decir, nos tendremos que imaginar otro tipo de manejo y regulación de esta propiedad inmaterial que rompa esquemas a la medida que lo está haciendo en sí la nueva tecnología.

Como yo lo veo ahora, creo que es interesante las conversaciones que se están dando con el uso de voces y obras de artistas reconocidos, esos rollos nos están rompiendo la cabeza, haciéndonos pensar en la posibilidad de que los artistas serán reemplazados, pero olvidamos que el uso de las herramientas generativas dentro de la música no es nada nuevo. Apple por ejemplo, nos puso en GarageBand y en Logic, desde hace más de diez años, una batería (instrumento) generativa y nadie dijo que los bateristas se iban a quedar sin trabajo. Lo único que pasó fue que gente que no tenía idea de cómo producir canciones y poner baterías, ahora tiene una buena posibilidad para lograrlo. Entonces si eso se maneja como herramientas para crear diferentes espacios, sonidos, y propuestas musicales todo está bien. Los trabajos que están en peligro con estas tecnologías, son principalmente los que no son tan profesionalizados y funcionan de manera repetitiva.

Los que trabajamos en la industria de la música entendemos que no es solamente sacar 300 canciones en un mes, es también un trabajo de curaduría para eventualmente posicionarlas en el mercado, hacer promoción, giras y ver ese mercado como responde a esas canciones. La IA empuja la música a lo que algunos llaman “su límite central”, porque lo que está haciendo es estadística sobre lo que es menos disruptivo u ofensivo que se pueda hacer para llegar a lo que es común para los oídos humanos, en resumen, lo más obvio y más genérico. Por lo tanto, para la audiencia, es música que claramente no es ni será sorprendente, puede ser familiar pero nunca sorprendente.

Por lo anterior, teniendo en cuenta que el proceso de la creatividad es estar dentro de la sorpresa y el asombro que engancha un mercado, esta capacidad de crear generando asombro y sorpresa, alejándose del límite central, es exclusivo del ser humano (por ahora), la tecnología está creada para seguir reglas y no para salirse de ellas; por eso la gente que solo sigue tendencias, no logra cautivar, en cambio, cuando hay algo que aunque suene suficientemente familiar e igualmente disruptivo, es sorprendente y definitivamente cautiva. Desde ese punto de vista, la música hecha 100% por con esta tecnología tendrá un mercado muy limitado, no la veo rompiendo todos los listados de Billboard a al vez, no debería ser foco de preocupación; al contrario, forzará al artista a salirse cada vez más del límite central, para no cruzarse con lo que ya puede hacer la IA y eso es bueno para todos.

Por último, los procesos de creación son dinámicos, no reactivos, es decir, por ejemplo, en el campo de las profesiones de propiedad intelectual, un cliente nunca sabe exactamente lo que necesita, siente más o menos una idea de lo que quiere, y es labor del experto dar distintas soluciones a una solicitud en lugar de hacer exactamente lo que el cliente cree que se debe hacer. Estos son niveles de comunicación complejos, que requieren intención, inventiva, intuición e instinto. Atributos que no corresponden a las herramientas tecnológicas. En términos culturales, si a alguien le pregunta  qué obra quiere ver en un teatro responden casi siempre “El Lago de Los Cisnes” y “El Cascanueces”; y si un teatro presenta exactamente eso la gente no va.

¿Entonces quién debe preocuparse y actuar?

(SSG) Con respecto al Machine Learning, que es el elemento más relevante en todo lo que tiene que ver con la extracción de material para el aprendizaje de las herramientas que se encargan de generar contenidos, por ejemplo, la reproducción de voces y otros elementos propios de un personaje, para eso hoy en día no hay un lineamiento general de industria, sin embargo, hay reglas que ya existen y que siempre van a favorecer al propietario de una obra y de su voz, no cualquiera puede subir canciones utilizando un distribuidor, hay perfiles de artistas que están bloqueados básicamente porque la piratería digital no es un asunto nuevo, y los perfiles de los artistas prestigiosos están más que protegidos para evitar que alguien o algo pueda lucrarse por vías de un distribuidor.

Lo que sí está muy claro es que donde hay una infracción legal en este momento, es en el material de entrenamiento, si se toma sin permiso material de entrenamiento para un modelo de machine learning, y ese material se está usando para alimentar una herramienta, se debe tener la autorización del generador del contenido para poder usar esos datos para entrenamiento de una máquina o herramienta digital. No sería raro que en la música empiece a ser normal incluir cláusulas de este tipo en algunos contratos. A medida que la IA avanza en la creación de música, es posible que sea necesaria una discusión sobre las necesidades particulares de los agentes de la industria, y la posibilidad de regular ciertos aspectos de su uso. Esto puede incluir la implementación de estándares para asegurarse de que la IA no esté infringiendo derechos de autor de terceros y que se respeten los derechos de los artistas como intérpretes, entre otros. Ni hablar de los temas éticos.

¿Y con respecto a la promoción y marketing de la música, la inteligencia artificial y las nuevas tecnologías están cambiando el modelo hoy en día?

José Contreras: Aunque aún hay espacios vacíos en lo que respecta a lo que está bien o mal en temas de utilización de IA y nuevas herramientas generativas, se vienen distintos tipos de conversaciones interesantes, por ejemplo en caso de una de las aplicaciones más populares de videos cortos, comenzaron a firmar directamente artistas con su distribuidora, entre otras cosas, para poder usar contenido musical propio para alimentar su herramienta y que genere contenido basado en los datos y aprendizaje extraído del contenido firmado previamente. Partiendo de este hecho, entonces es válido que nosotros, como sello discográfico moderno que ha trabajado un catálogo, luche por una fracción de una parte de las regalías que genere la máquina alimentada con los contenidos de nuestros artistas (en caso de que los artistas acepten entrar a esa dinámica), ahí ya debe haber un cambio en el modelo tradicional de negocio, con relación a las compañías que trabajan o trabajarán con IA, teniendo en cuenta además, que cada vez será más complicado saber que tanto se está utilizando de cada artista.

¿Qué distintos usos le está dando la industria de la Música a la IA?:

(JCM): Con respecto a los distintos usos, ONErpm internamente con las áreas de marketing hemos desarrollado ejercicios con inteligencia artificial, por ejemplo, en nuestro estudio de grabación en Guadalajara está explorando herramientas para audio dañado que tiene problemas desde la captación y es complejo arreglarlo. Los ingenieros de sonido pueden usar la IA para eliminar el ruido de fondo y mejorar la claridad de las grabaciones, lo que resulta en una experiencia auditiva más satisfactoria para el oyente.

También tenemos estudio de video para realización de contenido videográfico y todo tipo de dinámicas con artistas y se maneja con IA un plug-in de programas de edición que usa la fuente de sonido para hacer cortes, entonces esto optimiza el tiempo y permite que el profesional pueda enfocarse en detalles de calidad, temas creativos y no en labores técnicas repetitivas.

En lo que respecta a la construcción de estrategias de marketing apoyándonos con la información disponible, claramente aún estamos en una etapa inicial, y falta tiempo para que las herramientas puedan aprender del negocio y ser útiles para los artistas; sin embargo, hay algunas aplicaciones que funcionan mejor como manuales de buenas prácticas que ayudan por ahora, de una manera pedagógica y académica a la falta entendimiento y educación para la vieja escuela de artistas o para quienes están en una fase inicial de su carrera. Nosotros desde ONErpm complementamos esta tarea con sesiones, workshops y charlas, pero hemos sentido que cuando esta información viene de una herramienta digital, los artistas entienden mucho mejor, ya que hay focalización de la atención a la ejecución.

Por último, existe una herramienta para la valorización de la data relacionada a un catálogo, en lo que respecta a una negociación con un artista, basados en la data y Power BI, son ayudas  que te arrojan un norte o punto de partida para hacer algo más profesional, aunque claramente no te da una definición final y siempre necesitas consultar a un experto, nuestros A&Rs son buenísimos en éste punto.

¿Cuál es su opinión con respecto al uso que le están dando a la IA, generando nuevas canciones con voces de personajes populares, cuál es la estrategia y ética  detrás de todo esto?

(JCM) Hablando un poco sobre estas canciones que son “las colaboraciones de sueño” que están haciendo con inteligencia artificial, ONErpm como “Non major” definitivamente reaccionamos muy diferente a como lo hacen las compañías tradicionales, porque nuestra especialidad no es usar la fuerza para tumbar o acabar lo que ya está en marcha, nuestro trabajo siempre ha sido el de capitalizar y aprovechar las oportunidades que ya están afuera y en utilización, siempre poniendo a nuestros artistas primero para potencializarlos, aprovechar el hype y generar tracción. Buscar llegar a acuerdos legales con los creadores de estos contenidos antes de que se sigan magnificando y se salgan realmente de control, logrando recaudar de estos contenidos también a favor de nuestros artistas.

Nuestra industria ya vivió una etapa similar hace más de 13 años (cuando fueron los acuerdos de licencias con las plataformas de streaming), y la primera reacción de las compañías tradicionales, fue la misma que la de hoy, tratar de luchar contra el futuro, en lugar buscar formas de adaptarlo a un nuevo modelo de negocio. Fue precisamente en esa época cuando ONErpm nace con el objetivo de apoyar, reunir y capitalizar el material de todos esos artistas que estaban siendo rechazados por compañías tradicionales queriendo entrar en la era digital. Emmanuel Zunz, el CEO de la compañía, aprovechó de manera muy efectiva el momento y dio un paso adelante en temas de innovación y tecnología para los artistas de esa nueva era.

Si habrá incomodidad, usar a favor un tema polémico implica coraje y habilidad, pero en esta ocasión, de lo que estoy seguro es que el cambio va a ser mucho más rápido, hay un fenómeno que se llama la ley de Moore, que es exponencial, significa que en la medida que pasa el tiempo, nos tomará cada vez menos tiempo aprender y avanzar tecnológicamente y debemos saber usar los cambios que produce la tecnología  a nuestro favor, como una herramienta, tenemos que adaptarnos y capitalizar de manera proactiva.  Los gobiernos tardarán un muy buen tiempo en regular, entonces es nuestra responsabilidad como industria saber unirnos para revisar qué es lo más conveniente para el negocio, por ejemplo, están hablando de crear compañías para distribuir únicamente música hecha por IA, incluso DSPs, pero creo que permitir esto si es contraproducente, generar esa competencia entre las obras hechas por humanos versus las máquinas no creo que sea el camino adecuado, una guerra siempre es una perdida para ambos lados. Hay que poner una mano en el timón, abrazando el cambio, sin dejar perder el control.

Mas información www.onerpm.com