febrero 22, 2022

John Paul Jones vuelve a grabar ‘When the Levee Breaks’

Las ganancias que obtenga el video irán dirigidas a varias fundaciones aliadas de Peace Through Music

Por  ANDY GREENE

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Reproducir vídeo

John Paul Jones ha vuelto a grabar el clásico de 1971 de Led Zeppelin, ‘When the Levee Breaks’, con la ayuda de 17 músicos de diferentes partes del mundo, incluyendo al guitarrista Derek Trucks, al baterista Stephen Perkins y las cantantes Susan Tedeschi, Elle Márjá Eira y Mihirangi.

Sebastian Robertson, quien también toca la guitarra en la canción, y Mark Johnson produjeron el video y la nueva versión que hace parte de la iniciativa de Playing for Change, Song Around the World. Todas las ganancias que se obtengan irán dirigidas a organizaciones aliadas de Peace Through Music como Conservation International, American Rivers, WWF y Reverb, entre otras.

When the Levee Breaks’ fue escrita por Kansas Joe McCoy y Memphis Minnie dos años antes de la gran inundación del Mississippi en 1927. Años más tarde, Led Zeppelin introdujo la canción de blues a una nueva generación cuando hizo su propia versión para Led Zeppelin IV. Cuando Playing For Change estaba en búsqueda de una continuación de su serie que incluyó a Robbie Robertson reinterpretando ‘The Weight’ y Peter Gabriel actualizando ‘Biko’, la elección era obvia.

“Es una canción épica y poderosa, tanto lírica como musicalmente”, añade Johnson. “Sientes la convicción y la perseverancia que el mundo necesita para enfrentarse a estos cambios climáticos”.

When the Levee Breaks’ no hacía parte del repertorio en vivo de Led Zeppelin, de hecho, solo la tocaron en unos cuantos conciertos en enero de 1975 y para su inducción al Salón de la Fama del Rock and Roll en 1995. Más John Paul Jones la revivió en muchas de sus presentaciones en solitario a finales de los 90 y principios de los 2000. Cuando Johnson y Robertson empezaron a idear su visión de la nueva versión, pensaron que al músico le gustaría contribuir.

“Todo comienza con un sueño”, sostiene Robertson. “Una obsesión de toda la vida con Led Zeppelin y una mentalidad de manifestar lo imposible. Luego, contactas a su maravilloso mánager, Adrian Molloy, preparas un plan y presentas un demo que despierta el interés de John. El resto, como dicen, es historia”.

En una entrevista por correo con ROLLING STONE, Jones comenta que la decisión de participar fue sencilla: “Es una gran causa y me gustó mucho lo que Sebastian y su equipo están haciendo. Los videos están muy bien elaborados y es un placer verlos”.

El músico cree que hoy la canción resuena tanto como siempre lo ha hecho pues “parece que poco ha cambiado desde 1927, o incluso desde 2005 con el [huracán] Katrina”. “Sigue siendo un tema realmente poderoso, tanto musical como líricamente”, dice.

Jones grabó sus partes en un invernadero del Real Jardín Botánico de Inglaterra. “¡Ya conocía la parte aunque en una secuencia diferente!”, señala. “También toqué el riff principal una octava más abajo, lo que hizo que encajara mejor sonoramente”.

Una vez Jones estuvo a bordo, reclutar a otros artistas no fue un gran desafío. En línea con una de las misiones centrales de Playing For Change, querían que músicos de todos los rincones del planeta tocaran en la canción. “Empezamos el proceso con Stephen Perkins en la batería, lo que supuso una energía increíble para comenzar”, explica Robertson. “John Paul Jones nos introdujo a la extraordinaria cantante noruega Elle Márjá Eira. El productor de Playing For Change, Robin Moxey, me mostró a Mihirangi, la cantante maorí que hace algunas de las voces”.

Derek Trucks y Susan Tedeschi estuvieron interesados desde el inicio, pero su apretada agenda les hizo difícil encontrar tiempo para participar. “Realmente queríamos que Susan y él cerraran el tema”, cuenta Robertson. “Pensamos que íbamos a tener que posponer la producción y el lanzamiento, pero en noviembre sacaron el tiempo y llevaron la canción a otro nivel”.

Hace poco, Jones tuvo la oportunidad de ver el resultado final. “Siempre es interesante escuchar lo que otros músicos hacen con una pieza”, opina. “Obviamente no tenía ni idea de cómo sonarían las otras partes ya que cada uno grabó a distancia, entonces fue emocionante cuando finalmente pude ver y escuchar a todos estos músicos talentosos en el video final”.