Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente
Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente

Francis Ford Coppola critica el estado actual del cine

“El trabajo no es tanto hacer buenas películas, sino asegurarse de que paguen sus deudas”, afirmó el cineasta.

Por  PATRICIA GUERRERO

mayo 21, 2024

NEILSON BARNARD/GETTY IMAGES

Francis Ford Coppola asegura que los estudios importantes ya no están enfocados en producir películas de alta calidad. En una conferencia de prensa en el Festival de Cine de Cannes, Coppola expresó que los estudios priorizan ganar dinero debido a sus deudas altas.

“Me temo que la industria cinematográfica se ha convertido más bien en una cuestión de contratación de personas para cumplir con sus obligaciones de deuda porque los estudios están muy, muy endeudados. Y el trabajo no es tanto hacer buenas películas, sino asegurarse de que paguen sus deudas”, respondió Coppola a Variety.

Te puede interesar: Francis Ford Coppola: la fórmula el éxito

Aún así, el director opinó que las plataformas de streaming podrán tener un impacto positivo en la industria: “Obviamente, las nuevas empresas como Amazon, Apple y Microsoft tienen mucho dinero, por lo que podría ser que los estudios que conocimos durante tanto tiempo, algunos maravillosos, ya no estén aquí en el futuro”.

Coppola había estado intentando crear Megalopolis por varias décadas hasta que la decidió financiar por sí mismo. Es la primera película del director en más de una década. La epopeya de ciencia ficción dividió al público de Cannes en su estreno la semana pasada, obteniendo una ovación de siete minutos pero también generando cierta controversia.

Megalopolis está ambientada en una versión moderna de Estados Unidos. Según su sinopsis, la ciudad de Nueva Roma —una versión ficticia de Nueva York— debe cambiar, lo que desencadena un conflicto entre César Catilina (Adam Driver), un artista genio que busca saltar hacia un futuro utópico e idealista, y su oposición, el alcalde Franklyn Cicero (Giancarlo Esposito), que sigue comprometido al status quo regresivo, perpetuando la codicia, los intereses especiales y la guerra partidista. Dividida entre ellos está la socialité Julia Cicero (Nathalie Emmanuel), la hija del alcalde, cuyo amor por César ha dividido sus lealtades, obligándola a descubrir lo que realmente cree que la humanidad merece.