febrero 26, 2021

Fats Domino, un texto escrito por Dr. John

Después de John Lennon y Paul McCartney, Fats Domino y su compañero Dave Bartholomew son quizá el mejor equipo de compositores de la historia

Por  ROLLING STONE

Hugo van Gelderen / Anefo

EXTRAÍDO DEL ESPECIAL DE COLECCIÓN LOS 100 GRANDES ARTISTAS DE TODOS LOS TIEMPOS, DICIEMBRE 2011

Siempre tenían una melodía sencilla, algunos cambios de acordes muy buena onda y un ritmo bastante cool. Y todas sus rolas tenían letras sencillas; esa es la clave. No hay tramas profundas en las canciones de Fats Domino: “Yes, it’s me, and I’m in love again/ Had no lovin’ since you know when/ You know I love you, yes I do/ And I’m saving’ all my lovin’ just for you”. Nada más sencillo.

Incluso cuando Fats Domino tocaba con alguien más, seguía siendo Fats. Podía encajar muy bien con su banda y tocar esos boogies duros –era anterior al funk, y era Nueva Orleans, y lo hizo todo a su manera. Una cosa que muchos no ven, y que él hacía en sus discos más importantes, como “Blueberry Hill”, es que podía hacer escalas de piano con las dos manos. Un par de tipos, como Allen Toussaint, podía tocar algo de Fats a la perfección, pero con Fats, había una cosita diferente. En ese sentido, era como Thelonious Monk. Te das cuenta cuando es Monk y cuando es alguien que trata de tocar como Monk.

Le doy mucho crédito a Dave Bartholomew, el productor y compañero de composición de Fats. Eso era un equipo. Dave produjo discos perfectos para Fats. Tenía la sensatez de usar la toma que sintiera que fuera la mejor cuando grababan. La gente se hubiera perdido algo sensacional de Fats si sólo hubiera oído las tomas más “correctas” –las que no tenían ese algo disparatado que aportaba Fats.https://www.youtube.com/watch?v=Pm4l43exh2M&ab_channel=ClassicHits%7BStereo%7D

En los primeros discos de Fats, apenas se puede oír el bajo. Luego empezaron a doblar la línea del bajo con la guitarra, con lo que consiguieron un sonido muy distintivo. Eso se volvió un estándar con Phil Spector. No sé si Phil lo sacó de Fats o de alguien que lo haya sacado de Fats, pero empezó con Fats. Se oye mucho la influencia de Fats en Jerry Lee Lewis, cada vez que alguien toca un blues lento, el pianista eventualmente llega a algo parecido a Fats. No recuerdo la cantidad de veces que toqué y me pidieron específicamente que tocara Fats. 80 mil millones de banditas por todo el sur; todos teníamos que tocar rolas de Fats Domino. Todo el mundo, en todos lados.

Fats es la vieja guardia en su máxima expresión –prender al público, hacer conciertos larguísimos y empujar el piano por todo el público con su panza–. Esa inocencia está ahí en su música. Es un buen hombre y la gente responde a esa bondad. No creo que haya sido nada más que prender al público lo que lo hacía sentir bien a Fats.

Cuando los escándalos sobre sobornos estaban a la orden del día y el rock & roll se las estaba viendo negras, Fats dio una entrevista para alguna revista, dijo: “No sé de qué se trata todo eso de que soy una mala influencia para los adolescentes. Yo sólo hago la misma música que he hecho toda mi vida”. De eso se trataba Fats. No veía lo que hacía como algo especial o diferente. Sólo hacía lo que Fats hacía.

Escucha Fat Tuesday Celebration:

Trending