Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente
Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente

Esto es lo que se sabe del asesinato del ex primer ministro japonés, Shinzo Abe

La Policía japonesa arrestó al atacante, quien aparentemente utilizó un arma casera, poco después del atentado en la ciudad de Nara

Por  KAT BOUZA

julio 8, 2022

El ex primer ministro de Japón, Shinzo Abe, se dirige a los medios el 16 de septiembre de 2020.

Eugene Hoshiko

En la mañana de este viernes, el ex primer ministro japonés Shinzo Abe fue asesinado tras haber recibido dos impactos de bala por parte de un hombre mientras hacía campaña en la ciudad de Nara. Este atentado se produce en medio del ambiente electoral por las próximas elecciones de Cámara de consejeros que se celebrarán este domingo en Japón.

Según la cadena japonesa NHK, el político de 67 años se encontraba en la ciudad situada a unos 50 KM de Kioto dando un discurso apoyando al Partido Liberal Democrático (PLD), cuando se desplomó alrededor de las 11:30 a.m; testigos aseguraron haber escuchado dos disparos. La Policía declaró que Abe seguía consciente tras el ataque y fue trasladado en helicóptero al hospital de la Universidad Médica de Nara. En un comunicado, la Agencia de Gestión de Incendios y Desastres de Japón confirmó que recibió un disparo en el cuello y entró en paro cardiorrespiratorio.

Según informó el medio Mainichi Shinbun, la Policía confirmó que el hombre de 41 años identificado como Testuya Yamagami que portaba un arma de fuego casera, fue detenido poco después como sospechoso de intento de homicidio. Las imágenes de Yamagami, que vestía una camisa gris y podía verse fácilmente entre la multitud que estaba detrás de Abe, se difundieron rápidamente en las redes sociales japonesas. Según el Ministerio de Defensa de ese país, el hombre es un antiguo miembro de la Fuerza Marítima de Autodefensa y dejó de prestar servicio en 2005. Las fuerzas policiales le comunicaron a NHK que, durante los interrogatorios policiales, Yamagami declaró que se sentía inconforme con Abe y que “pretendía matarlo”.

Durante una rueda de prensa ofrecida en la tarde del viernes, el primer ministro Fumio Kishida confirmó que Abe seguía en estado “grave” y que el personal médico estaba trabajando arduamente para atenderlo. “Aunque todavía no se conocen las circunstancias de este crimen, se trata de un acto despreciable y atroz ocurrido durante unas elecciones que son la base de la democracia”, dijo Kishida durante la rueda de prensa que fue vista y traducida por ROLLING STONE. Cuando se le preguntó sobre posibles motivaciones políticas del atentado, el mandatario pidió a los medios de comunicación que se abstuvieran de hacer especulaciones. En otra rueda de prensa el ministro de defensa Nobuo Kishi, que es también el hermano menor de Abe, declaró que el ex primer ministro estaba recibiendo transfusiones de sangre.

Poco antes de la 1:00 p.m. el secretario jefe de gabinete, Hirokazu Matsuno, declaró que los agentes estaban “monitoreando constantemente” la situación. “Estos actos de violencia no pueden ser tolerados”, dijo. “Condenamos este acto”. En declaraciones a Mainichi, un funcionario no identificado de la LPD ⎯los funcionarios del gobierno japonés suelen mantener el anonimato al dirigirse a la prensa⎯ calificó el tiroteo como “terrorismo”.

El atentado del viernes conmocionó a todo el país y a primera hora de la tarde el numeral, “Queremos democracia, no violencia”, era tendencia en Twitter Japón. La legislación japonesa sobre armas es una de las más estrictas del mundo ya que, según el Ministerio de Asuntos Exteriores, sólo el 0,5% de la población posee armas de fuego. De acuerdo con un informe de la Agencia Nacional de Policía, en 2021 el país insular registró una sola víctima mortal relacionada con las armas, frente a las cuatro de 2020.

Los civiles tienen restringida la posesión de escopetas y deben someterse a un proceso estricto de aplicación antes de recibir el permiso para comprar un arma de fuego. Las pruebas incluyen revisiones rigurosas de los antecedentes, exámenes de salud mental, entrevistas con los familiares y clases de entrenamiento obligatorias. Los portadores de armas deben repetir parte del proceso cada tres años y estas deben entregarse a las autoridades cuando el propietario fallece.

En los medios de comunicación circula un video que muestra los momentos antes y después del suceso. En los clips, los presentadores dirigen a los espectadores a la izquierda de la pantalla, donde se puede ver una nube de pólvora.

En numerosas imágenes y clips publicados en Twitter se ve a un equipo de trabajadores rodeando al ex primer ministro mientras este permanece inmóvil en el pavimento. En uno de los videos, se escucha a un hombre a través de un altavoz pidiendo a los profesionales de la salud que le presten asistencia.

Abe, que proviene de una prestigiosa familia política, entró en este campo por primera vez en 1993 cuando fue elegido como miembro de la Cámara de Representantes de Japón, en representación de la prefectura sureña de Yamaguchi. Su abuelo materno, el ex primer ministro Nobusuke Kishi, también fue objeto de un intento de asesinato en 1960. Tras un breve periodo como secretario jefe del gabinete, Abe fue elegido para liderar el PLD y comenzó su primer mandato como mandatario en 2006, periodo que duró un año y estuvo marcado por la polémica. No obstante, continuó siendo miembro de la Cámara de Representantes y fue reelegido como líder del PLD en 2012, convirtiéndose en primer ministro para un segundo mandato, cargo que ocupó hasta 2020 cuando renunció por motivos de salud, convirtiéndose así la persona más tiempo ha permanecido en el cargo en la historia del país.

Considerado durante mucho tiempo como un miembro de la derecha del conservador PLD, Abe era conocido por sus fuertes vínculos con Nippon Kaigi ⎯un grupo de presión ultranacionalista de extrema derecha que ejerce una enorme influencia en la política japonesa⎯ y por sus opiniones controversiales sobre los crímenes de guerra japoneses, incluida la esclavitud sexual forzada de las llamadas “mujeres de consuelo” durante la Segunda Guerra Mundial.