marzo 11, 2022

«Es una maldita locura que todavía estemos aquí»: The Black Keys habla sobre su nuevo álbum 

“Hemos estado tratando de canalizar nuestro ZZ Top interno durante los últimos tres o cuatro años”, dice Patrick Carney

Por  DAVID BROWNE

Jim Herrington

Después de que The Black Keys terminara Dropout Boogie, su próximo y undécimo disco, sucedió algo improbable. “Dan Auerbach me llamó y me dijo: ‘Es realmente bueno’, lo cual es inusual en él”, dice el baterista Patrick Carney desde su casa en Nashville. “No creo que haya llamado alguna vez y dicho eso. Él no escucha sus cosas”. Auerbach está de acuerdo: “Pat siempre es quien dice, después de cada disco, ‘Este es el mejor disco que hemos hecho’. Literalmente. Cada uno. Lo volví a escuchar por primera vez en mucho tiempo y me sorprendió gratamente. Me trajo una sonrisa a la cara”.

Pero como admiten los Black Keys, ese momento debería haber llegado hace tres años. En 2019, después de una pausa en la que los dos se tomaron un descanso para trabajar en proyectos paralelos, se volvieron a reunir para Let’s Rock. Ese álbum reavivó su rugido de boogie alternativo, pero mirando hacia atrás, ambos admiten que fue solo el primer paso para reagruparse. “Nos habíamos distanciado y estábamos reconectando”, recuerda Carney. «Fue realmente bueno volver al estudio, pero todavía estábamos aprendiendo a trabajar juntos».

Se necesitó un proyecto mucho más informal para volver a encender el fuego por completo. Después de que la gira de Let’s Rock terminó antes de la pandemia, Auerbach y Carney se encontraron con el guitarrista Kenny Brown y el bajista Eric Deaton en el estudio Easy Eye Sound de Auerbach en Nashville. Juntos, atravesaron un álbum completo de versiones de blues, un marcado contraste con las sesiones más arduas de Let’s Rock. “Lo grabamos en un día, sin sobregrabaciones, y es uno de mis discos favoritos que hemos hecho”, dice Auerbach de Delta Kream. “Y eso hizo que quisiéramos repetir el proyecto, simplemente entrar allí y dejarlo fluir y ver lo que sucediera”. Carney agrega: “Terminó siendo un gran reinicio de la banda. Simplemente nos mostró que lo más importante es que es divertido”.

Durante el año pasado, Auerbach y Carney han contraído Covid-19 (no han sido casos graves). Auerbach produjo un álbum de Yola, continuó trabajando con una variedad de actos en Easy Eye Sound y está a punto de lanzar una colección de grabaciones inéditas de Son House. Carney se dedicó al golf y ahora tiene dos hijos pequeños con su esposa Michelle Branch. (La hija de la pareja Willie Paquet Carney llegó el mes pasado).

Y el verano pasado también comenzaron a hacer lo que se convirtió en Dropout Boogie, tratando de mantenerlo tan casual y espontáneo como las sesiones de Delta Kream. Trajeron colaboradores externos como el líder de Reigning Sound, Greg Cartwright, quien coescribió varias canciones, y la cantante de bluegrass-americana Sierra Farrell, incluso Billy Gibbons de ZZ Top, un viejo amigo. «Abordamos cada disco como si fuera una banda completa, supongo», dice Carney. “Una banda que es un dúo, como Steely Dan o lo que sea”. (Cuando le dijeron que el nuevo manager de la banda, la leyenda de los negocios Irving Azoff, también maneja a Steely Dan, Carney dice: «Ni siquiera me di cuenta de eso»). 


“Abordamos cada disco como si fuera una banda completa. Una banda que es un dúo, como Steely Dan o lo que sea” – Patrick Carney


Invitado a pasar por Easy Eye Sound justo antes de la muerte de Dusty Hill, Gibbons agarró una guitarra que alguna vez fue propiedad del ícono del blues de hill country McDowell. “Se la mostré a Billy, él la tomó y comenzó a tocarla, y sonaba exactamente como ZZ Top”, dice Carney. «Joder, fue raro». De una improvisación larga con los tres surgió ‘Good Love’, con solos de Gibbons y Auerbach. Como dice Carney, «Hemos estado tratando de canalizar nuestro ZZ Top interno durante los últimos tres o cuatro años».

En el video de ‘Wild Child’, Auerbach y Carney interpretan a un conserje de secundaria y a un cocinero de cafetería, respectivamente, que se abren camino a través de una escuela distópica llena de estudiantes que toman pastillas, se toman selfies y maestros drogados. Después de que los maestros lo insultaran en un salón, el personaje de Carney se vuelve hacia Auerbach y dice: «Vamos a volver a conectarnos con nuestras raíces obreras». («Para el álbum», responde Auerbach).

Varias canciones, incluida ‘It Ain’t Over’, comenzaron con bucles de batería y patrones que Carney proporcionó. “Pat solía ser autocrítico, no sé por qué”, dice Auerbach. “Pero ahora parece mucho más cómodo siendo él mismo detrás de la batería. Es la edad o, no sé, mucha terapia”. Se ríe antes de ponerse serio. “Siento que Pat y yo estamos en un lugar mejor que nunca”.

Carney dice: “pensamos profundamente en lo que estábamos haciendo, pero nunca tuvimos problemas con nada. No hay grandes desacuerdos.” El hijo de tres años de Carney y Branch, Rhys James Carney, parece estar de acuerdo: “Es muy exigente con la música. Si no está de humor para algo, realmente quiere que lo apagues rápidamente. Le puse el disco y le gustó, pero no quiero arriesgarme a ponérselo dos veces. No quiero sacar una mala crítica de él. Le encantó ‘Purple Haze’ por un tiempo y ahora no puede soportarlo”.

El álbum les recordó el vínculo duradero que han tenido desde que se conocieron cuando eran niños en Ohio. «Después de la escuela secundaria, todos nuestros amigos eran simplemente borrachos perdedores, pero Pat y yo siempre quisimos esto», dice Auerbach. “Todavía tenemos el mismo impulso. Queremos crear algo bueno. Nunca hemos perdido eso, no lo creo. Es lo que más nos gusta hacer, esta pasión por hacer discos”.


“Después de la escuela secundaria, todos nuestros amigos eran simplemente borrachos perdedores, pero Pat y yo siempre quisimos esto. Todavía tenemos el mismo impulso” – Dan Auerbach


Por coincidencia, Dropout Boogie llega 20 años después del debut de The Black Keys en 2002, The Big Come Up. En aquel entonces, los Black Keys se agruparon con The White Stripes, The Strokes y muchos otros como la próxima llegada del rock and roll, que no necesariamente funcionó para todos. «Parece una locura, ¿verdad?» Auerbach dice del paso del tiempo. “Ver bandas ir y venir, es una locura que todavía estemos aquí. Me sorprende la mente. Las probabilidades estaban tan apiladas contra nosotros. No me puedo imaginar si se tratara de una banda de cinco personas. Eso hubiera sido una locura. Tenemos tanta suerte de que seamos solo nosotros dos”. (Agrega que la base de operaciones de la banda en Ohio también los distinguió: «Nos dio un poco de mística. No es solo otra banda de Brooklyn»).

Este julio, la banda realizará su primera gira completa desde los días previos a la pandemia; Además de tocar algunas de las nuevas canciones, también traerán a Brown y Deaton para un mini-set de Delta Kream. La gira de anfiteatros se detendrá en el Blossom Music Center en Cuyahoga Falls, Ohio, donde alguna vez trabajó Auerbach. “Solía estacionar autos allí”, dice. “Estaba en el niño en el estacionamiento con la bandera”. Esta vez, acorde con su nueva ocupación, las cosas serán un poco diferentes. “Pat y yo estaremos siguiendo de cerca”, dice con una sonrisa. «Nos vemos en el estacionamiento».

Trending