El Padrino: 50 años (1972)

¡Deja el streaming, compra el tiquete! La perfección convertida en película regresa a las salas una vez más

Francis Ford Coppola 

/ Marlon Brando, Al Pacino, Diane Keaton, James Caan, Robert Duvall

Por  ANDRÉ DIDYME-DÔME

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Cortesía

Cree en el cine. Han pasado cincuenta años y El padrino sigue siendo la mejor película en la historia del séptimo arte (lo siento, Orson. El ciudadano Kane es fría y demasiado perfecta). Ninguna obra cinematográfica ha podido o podrá acercase a la genialidad de la obra del director Francis Ford Coppola acerca de una «familia» conocida como los Corleone.  

El padrino es arte cinematográfico de primer nivel. El claroscuro atmosférico y expresivo del director de fotografía Gordon Willis (apodado “El príncipe de la oscuridad”) es ideal para convertir en imágenes la doble moral de sus protagonistas y las dicotomías entre el bien y el mal, la vida y la muerte, el odio y el amor (los ejecutivos de Paramount pensaban que el trabajo de Willis constituía un craso error).

La edición de William Reynolds y Peter Zinner hacen parte de un fino y magistral trabajo de relojería. El guion de Mario Puzo (autor del libro en el que se basa la cinta) es tan preciso como punzante y genera esa mímesis de la que hablaban los griegos cuando se referían al fenómeno de la representación teatral. La música del maestro Nino Rota es exquisita y nostálgica por partes iguales. El diseño de producción de Dean Tavoularis y la dirección de arte de Warren Clymer es meticulosa y atenta al detalle y a la belleza (observen los parachoques de madera de los autos). 

Ni hablar del impecable trabajo actoral de Marlon Brando (Orson Welles quiso interpretar a Vito Corleone), Al Pacino (reemplazando a Warren Beatty, Robert De Niro, Jack Nicholson y Dustin Hoffman en el papel del joven Michael Corleone), Diane Keaton, Robert Duvall, James Caan, John Cazale, Talia Shire (hermana del director), Sterling Hayden (el único policía de esta cinta de mafiosos y el personaje más maligno y corrupto) y Abe Vigoda. Todos sin falla. Stanley Kubrick dijo que esta era la película con el mejor elenco en la historia del cine. Tenía razón.

Contrario a lo que sucede en Hollywood, Coppola (quien reemplazó a Sergio Leone y a Elia Kazan como los directores asignados inicialmente al proyecto), entregó a los estudios Paramount una versión de dos horas y seis minutos. El productor Robert Evans la rechazó y le pidió al director una versión más larga de dos horas y cincuenta y cinco minutos. El resultado fue una obra de arte mucho más compleja y profunda, con la dimensión psicológica suficiente par comprender las intenciones, los deseos, las ambiciones y las dudas de cada uno de los personajes.

La versión que se presenta en cines para celebrar su aniversario, es una restauración diferente a la del 2007. Se dedicaron más de cuatro mil horas para reparar las manchas y los daños producidos por el paso el tiempo (el celuloide se podrá deteriorar, pero su aura es eterna).   

Si usted es un verdadero amante del cine, El padrino es una oferta que no puede (ni debe) rehusar.