febrero 15, 2021

El amor continúa para Mogwai

Platicamos con Barry Burns, tecladista principal de la banda escocesa, previo al lanzamiento de su décimo álbum de estudio, 'As The Love Continues'

Por  JULIÁN AFANADOR ÁNGEL

Antony Crook

El 19 de febrero de 1996, un trío de jóvenes adultos escoceses —compuesto en ese entonces por Stuart Braithwaite, Dominic Aitchison y Martin Bulloch— debutó en la industria musical bajo el nombre de Mogwai con su primer sencillo, “Turner”/“Lower”. Esta entrega dio inicio a lo que ha demostrado ser una longeva y fructífera trayectoria musical para el colectivo, que se ha instaurado con el paso del tiempo como uno de los mayores actos del post rock. Este próximo lunes, a 25 años exactos de su debut, la banda planea conmemorar el acontecimiento no con una reedición en vinilo o una emotiva publicación en redes sociales, sino con algo mucho mejor: un nuevo disco.

As The Love Continues será el décimo álbum de estudio de Mogwai en su discografía, y el primero en casi tres años y medio desde que el grupo estrenó su proyecto de 2017, Every Country’s Sun. Este disco incluirá en un par de pistas las contribuciones especiales del saxofonista y colaborador frecuente de Arcade Fire, Colin Stetson, así como Atticus Ross de Nine Inch Nails, con quien los integrantes del grupo han trabajado en múltiples ocasiones para crear bandas sonoras de películas y series, más recientemente para el drama televisivo italiano, ZeroZeroZero.

Para darle a sus fans un indicio de lo que pueden esperar de esta próxima era sónica para Mogwai, el acto ha compartido hasta la fecha tres avances distintos, los primeros dos junto a sus respectivos visuales, provenientes de As The Love Continues: el primero, “Dry Fantasy”, llegó en octubre del año pasado; el segundo, “Ritchie Sacramento”, a mediados de enero; y el tercero, “Pat Stains”, fue publicado el día de ayer exclusivamente en YouTube.

Asimismo, para darle la bienvenida a este proyecto de la mejor manera posible, al menos en un mundo mayoritariamente carente de presentaciones en vivo, la banda llevará a cabo el día de hoy (13 de febrero) un concierto virtual con disponibilidad ya agotada, grabado desde el Teatro Tramway de Glasgow, Escocia bajo la dirección de Antony Crook, en el que interpretarán todo el disco en su totalidad dos días antes de su estreno. Este tendrá tres horarios distintos, de los cuales el correspondiente al continente americano empezará a las 8:00 pm (Hora de México).

Con motivo de esta anticipada entrega, Rolling Stone México platicó con Barry Burns —quien ha sido el principal tecladista de la agrupación desde 1998— el mismo día en que Mogwai hizo entrega de “Ritchie Sacramento”. En esta entrevista, Burns reveló las dificultades que implicaba llevar a cabo el proceso creativo y de grabación del álbum con su principal y habitual productor, David Fridmann, al otro lado del Atlántico, la evolución de Mogwai como banda tras 25 años de experiencia, la participación de Stetson y Ross en su décimo disco y mucho más. Puedes leerla a continuación.

Barry Burns de Mogwai nos platica sobre As The Love Continues, su evolución como banda y más

Antes de que empecemos a hablar sobre su música, creo que debería preguntarte primero cómo te ha tratado la cuarentena. ¿Qué has hecho estos últimos meses? ¿Cómo has hecho frente a todo?

Al inicio del año pasado todo estuvo… horrible, ¿no? Y luego uno se empieza a acostumbrar a la situación y nosotros teníamos mucho trabajo que hacer —como componer, grabar y mezclar el álbum y esas cosas—, así que todo estaba bien. Pero ahora que el encierro está de vuelta, verdaderamente peor que antes, es difícil ver la luz al final del túnel, no es un buen momento. Pero todo estará bien. O bueno, eso es optimista. Probablemente no lo estará [se ríe]. Eso está por verse.

En octubre del año pasado ustedes compartieron “Dry Fantasy”, el primer sencillo de su próximo LP, As The Love Continues. ¿Cuál fue la inspiración detrás de esta canción? ¿Y hay alguna razón específica por la que fue el primer sencillo del disco?

La verdad es que nunca hablamos de las canciones como si tuvieran una inspiración. Supongo que esto es porque es difícil señalar específicamente lo que eso es. Pero yo estaba escuchando mucha música de mis amigos de Berlín de cuando vivía en Alemania. Allá escuchan mucha música electrónica y la disfrutaba mucho, así que considero que de ahí vienen algunas canciones como “Dry Fantasy”, pero en realidad no tengo idea [de por qué fue el primer sencillo].

Sólo pensamos que sería una buena primera entrega, pero acabo de platicar con un entrevistador chileno que me dijo: “Ustedes siempre hacen esto, siempre publican una canción que no suena para nada como el resto del álbum”. Y le dije: “¡Eso es verdad! Sí hicimos eso” [se ríe]. No sé por qué hacemos esto y es bastante confuso para todo el mundo, pero creo que lo hacemos porque hay tres compositores diferentes en la banda y siempre llevamos nuestra música por diferentes direcciones, y las canciones siempre suenan diferente entre sí porque usualmente no colaboramos en ellas hasta que es hora de grabarlas. Así que todas son un poco diferentes entre sí.

También publicaron su video musical, creado por Vaj.Power, el cual muestra estos paisajes de ensueño coloridos, florales y casi psicodélicos. ¿Cómo dirías que el visual representa la canción en sí?

Pienso que los artistas que hacen nuestros videos aprecian que siempre les decimos: “Sólo haz un video para nosotros”. Nunca participamos tanto en el proceso. Y creo que los artistas en serio lo aprecian, porque sé que nosotros lo hacemos cuando nos piden que hagamos algo. Sobre todo para las bandas sonoras de películas y series, usualmente nos dan completa libertad para hacer lo que queramos, y siento que eso es lo que nosotros siempre hacemos también.

Así que, básicamente, le dijimos: “¿Puedes hacernos un video musical?”, y Vaj.Power nos dijo que sí. Y luego lo envío y le dijimos: “¡Carajo! Nos encantó”. No creo que sea buena idea poner a cuatro hombres viejos en un video musical [se ríe]. No se vería bien.

También acaban de estrenar el segundo sencillo del álbum, “Ritchie Sacramento”, en el cual —a diferencia del resto del disco— se pueden escuchar letras a lo largo de casi toda su duración. ¿Cuál es el mensaje o la historia detrás de esta canción? ¿Y por qué se titula “Ritchie Sacramento”?

Son dos respuestas diferentes. Sobre “Ritchie Sacramento”… Básicamente, un amigo nuestro pensó que Ryuchi Sakamoto, el compositor japonés, pensó que él se llamaba así y nada más lo entendió completamente mal. Nuestros títulos usualmente no tienen nada que ver con la música. Y lo otro, para las letras de la canción nos inspiramos en David Berman de Silver Jews, quien murió el año antepasado.

Escuchamos una historia de Bob Nastanovich de Pavement; él le contó a Stuart una anécdota en la que [Bernan] arrojó… creo que fue una pala a un auto deportivo, y exclamó mientras la lanzaba: ‘¡Arriba las lanzas de cristal!’. Y Stuart pensó que era una muy buena primera línea para la canción. Pienso que es una canción sobre todas las bandas y las personas que hemos conocido a lo largo de los años que ya no están aquí, así que es un poco triste, pero tampoco considero que sea súper triste. No lo sé, ¿lo es? [se ríe].


Hablemos un poco sobre el álbum en sí. ¿Qué pueden esperar sus fanáticos de As The Love Continues? ¿Cómo lo describirías en comparación con sus proyectos previos?

Algo gracioso que pasa entre nuestros álbumes de estudio es que trabajamos en muchas bandas sonoras, y siempre hay como una rara influencia entre esos proyectos y el siguiente disco. Creo que es inusual que las bandas tengan esa clase de influencia, que tengan toda esta música por aparte que se escabulle en el nuevo álbum.

Así que suena mucho como el soundtrack que hicimos para Zero Zero Zero hace dos años, por lo que siempre tiene como un elemento de autoinfluencia o algo así. Pero también había algunas canciones que sonaban demasiado como canciones viejas de Mogwai, así que le pedimos a Colin Stetson, el saxofonista que solía tocar para Arcade Fire, que tratara de destruirla un poco. Le dijimos: “¿Puedes hacer que esto no suene como una canción de Mogwai vieja?”, y pienso que hizo un muy buen trabajo de ello.

Hay muchas cosas que hacen especial a este disco, y una de ellas es que llegará el 19 de febrero, fecha exacta en la que lanzaron su sencillo debut hace 25 años. Con todos estos años de experiencia para respaldarlo, ¿cómo dirías que Mogwai ha podido crecer desde donde estaba inicialmente hace 25 años? ¿Crees que este crecimiento o evolución se refleja en el próximo álbum?

Creo que la respuesta más aburrida es que trabajamos muy duro todo el tiempo y hemos sacrificado bastante tiempo con nuestras familias para hacer ese tipo de cosas. También se debe a la necesidad de al menos hacer todo lo posible para no repetir lo que ya hemos hecho, y no siempre lo logramos. Hemos retrocedido algunas veces, pero sólo somos humanos. Creo que nuestros fans nos han perdonado por eso, ya que siempre salimos con algo que es un poco diferente la próxima vez.

Sí, creo que tenemos muy buenos fans, porque realmente se han quedado con nosotros, aunque cuando tocas en conciertos puedes ver que la gente que viene a vernos ha cambiado mucho. No son todas las mismas personas todo el tiempo y hay mucha gente joven que viene a vernos. Así que supongo que hemos intentado cubrir todas las bases [se ríe]. A veces sueno como un anciano, lo siento.

As The Love Continues también los volvió a reunir con Dave Fridmann. ¿Fue su experiencia trabajando con él esta vez diferente a cualquier proyecto anterior que hayan hecho juntos?

Se supone que íbamos a ir al norte del estado de Nueva York para grabar con él, pero debido a la pandemia no pudimos hacerlo. Fue un poco así, en realidad… Lo teníamos en una llamada de Zoom y siempre estaba en un gran televisor en el estudio. Fuimos a Inglaterra para grabarlo y él estaba básicamente en esta pantalla de televisión todo el tiempo, diciéndonos qué hacer. En algunos aspectos era realmente familiar, porque hemos trabajado con él muchas veces, pero en otros aspectos era como: “Esto es tan pinche extraño”. Honestamente, no era lo ideal, pero creo que logramos salir con algo decente.


¿Consideras que la pandemia los obligó a cambiar su proceso creativo o de grabación de alguna otra manera?

Sí, todo lo de la composición y la grabación fue normal y, en realidad, lo hicimos como lo hacemos normalmente, ya que componemos por nuestras cuentas y no colaboramos entre nosotros; por lo general es una canción individual. Pero cuando llegamos a Inglaterra para grabarlo, los primeros días fueron como: “¿Será que esto va a funcionar?”.

Fue muy, muy extraño porque Fridmann tenía esa diferencia horaria de cinco horas, por lo que normalmente empezábamos por la mañana para grabar nuestros discos normales, pero ahora estábamos emborrachándonos y grabando por la noche y luego levantándonos a la hora del almuerzo. Y luego pasábamos el rato esperando a que Dave se despertara en Nueva York. Así que fue un poco extraño, pero rápidamente se volvió bastante normal y definitivamente podríamos hacerlo así de nuevo, pero preferiría no hacerlo más. Preferiría que no hubiera COVID-19, muchas gracias.

Además de Colin Stetson, también se puede apreciar en As The Love Continues la contribución de Atticus Ross de Nine Inch Nails, quien ha sido un frecuente colaborador de ustedes. ¿Cómo fue su contribución para este disco diferente a los proyectos en los que han trabajado juntos en el pasado?

Bueno, teníamos esa canción [“Midnight Flint”] y sonaba un poco bien, sonaba normal. Y luego, esto fue como una semana después de la grabación, pensé: “Necesito algo más”. Los arreglos de cuerdas no son algo que podamos hacer solos, o al menos todavía no, y como tenía su dirección de correo electrónico, le dije: “Boop boop boop [pretende escribir un correo electrónico y se ríe], ¿Hay alguna posibilidad de que puedas hacer algo en las próximas dos semanas?”, y él respondió: “Me encantaría hacerlo”, así que lo hizo.

Básicamente nos lo dio como un regalo, no nos cobró dinero ni nada de eso. Cuando uno escucha la mezcla completa se puede escuchar su parte, pero yo volví a escuchar lo que él hizo nada más, e hizo todo este arreglo con cuerdas, sintetizadores e incluso guitarras. Este tipo… Hay una razón por la que está en Nine Inch Nails. Es un genio y realmente aportó algo completamente sorprendente a la canción y estoy muy agradecido de que esto haya sucedido.

La última vez que trabajamos en la banda sonora estuvimos hablando entre nosotros todo el tiempo y realmente colaborando, mientras que esta vez sólo le dijimos: “Haz algo y estamos seguros de que será bueno”. Realmente no hablamos de nada, simplemente dejamos que él lo hiciera. Lo envió de regreso y nosotros dijimos: “¡Sí! Vamos a conseguir un álbum Número Uno con este” [se ríe]. ¡Es broma!

Algo que también me llamó la atención es la portada del disco. En ella, podemos ver un majestuoso lobo blanco colocado sobre este sombrío fondo rojo con los ojos tachados de amarillo. ¿Esta portada tiene algún mensaje oculto relevante para el disco o sólo le dieron libertad artística a su artista para que hiciera lo que quisiera?

Como dijiste, le dimos toda la libertad artística para hacerlo. Él [DLT] suele preguntar: “¿Han estado viendo alguna película o leído algún libro que pueda informar lo que puedo hacer con la portada?”, y sé que esto va a sonar muy anti-arte, pero sólo le dijimos: “No hemos usado amarillo en mucho tiempo…” [se ríe], y él dijo: “Entonces… básicamente quieren que haga una pieza amarilla”, y nosotros dijimos: “No, ¿pero podrías agregar un poco de amarillo por ahí?”.

Así de mínimas fueron las instrucciones de la banda. No somos artistas visuales en lo más mínimo, ninguno de nosotros fue a una escuela de arte, lo cual creo que se nota. Así que sí, no hay mucha influencia de nuestra parte en su trabajo.

De todo el álbum, ¿hay alguna canción por la que estás particularmente emocionado de que sus fans escuchen?

¡La de Atticus Ross! Creo que es la octava pista. Considero que es muy simple, no hay muchas cosas pasando en ella. En cuanto al movimiento, en la canción hay un compás de ¾ y se repite una y otra vez, pero creo que todas esas cosas que él agregó… Hemos tratado de darle vida a la grabación que hicimos para la transmisión en vivo, y aunque no hay una orquesta real allí —es solo una pista de fondo—, realmente suena increíble cuando la tocamos, por eso estoy emocionado de tocarla en vivo… En 2027 o cuando sea que suceda esto.

Efectivamente, ustedes presentarán su próximo álbum el 13 de febrero a través de una presentación especial transmitida en vivo, que se grabará con antelación en el Teatro Tramway de Glasgow. ¿Qué pueden esperar sus fans de esta presentación?

¡Depende de lo buenos que sean sus audífonos! [se ríe]. Fue realmente extraño, era como tocar en un concierto sin nadie allí y ni siquiera era ruidoso, teníamos estos pequeños auriculares puestos, así que cuando comencé a tocar, empecé a ponerme realmente ansioso y simplemente fue una sensación extraña. Pero lo hicimos todo el día y finalmente obtuvimos algo que creo que se ve bien. Aún no se ha editado, así que solo he visto algunos pequeños clips, pero sí parece un concierto de verdad, sólo que sin nadie allí.

¡Creo que ese es nuestro futuro! No habrá nadie en los conciertos, sólo muchas luces y un poco de ruido, es un poco extraño. Supongo que es muy importante que las personas que lo vean tengan al menos un par de altavoces decentes o unos buenos audífonos. De lo contrario… ya sabes cómo son los altavoces de una computadora portátil, ¡va a apestar!

Mientras llega As The Love Continues, puedes escuchar el más reciente sencillo de Mogwai, “Pat Stains”, aquí:

Trending