Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente
Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente

Data es una travesía dentro de la mente más brillante del reggaetón

Tras dos décadas de producir hits de reggaetón para los artistas más importantes del mundo, Tainy se aventura por cuenta propia con resultados impresionantes

Por  JULYSSA LÓPEZ

CORTESÍA IMAGINE IT MEDIA/ONLY GUILLERMO

Tainy

Data

¿Cómo debe ser la mente de Tainy? Allí, cruzando el archivo de recuerdos –todos los premios y éxitos de reggaetón que comenzó a cosechar desde que era un chico de 14 años en Puerto Rico–, es sencillo imaginar una biblioteca infinita de influencias diversas: una maraña de filmes sombríos de anime, fantasías cyborg, beats de hip hop vieja escuela, libros de bellas artes y noches fortuitas en Tokio. Y en lo más profundo, donde se forman las sinapsis, parece haber un abismo sin fondo del que el productor se nutre constantemente, transformando abstracciones en experimentos refinados que han impulsado al género y la música latina hacia el futuro. Es probable que muchas de las ideas más complejas y extrañas de Tainy hayan existido únicamente en este plano interior, selladas e inaccesibles para los fans… hasta Data.

El álbum, el primero que publica como solista, se siente como una descarga de los contenidos más profundos del cerebro de un super productor y a la vez es como ver su proceso creativo en tiempo real. Un concepto vago hila todo el proyecto: Tainy ha inventado la historia de Sena, una androide de cabello rosa a quien trajo a la vida a través de la colección maravillosa y sorprendente de canciones de Data. En manos inexpertas, el abordaje pudo haber resultado demasiado intelectual, pero Tainy tiene una forma de hacer que lo ñoño sea infinitamente cool. Y aquí ayuda que los cortes sean creaciones fáciles de digerir y de disfrutar, al tiempo que otras están repletas de intriga y nostalgia, impulsando así a que los artistas invitados vayan mucho más allá de su zona de confort.

En el disco nadie hace lo que se espera que haga. La genialidad del trabajo anterior de Tainy es que es un tratado de cordialidad con otros artistas; un punto de encuentro que ayuda a quienes estén trabajando con él a alcanzar lo que desean para sus propios álbumes. Aquí, el productor puede hacer precisamente lo que ha soñado: sí, ese es Sech cantando una balada emo y Arcángel un hit pop que pareciera como si hubiese viajado en el tiempo desde los 80. Y sí, incluyó un sample de Fout Tet en una canción con Skrillex y Rauw Alejandro. Es fascinante pensar el álbum como hilos que flotaban dentro de la cabeza de Tainy mientras estaba en el estudio observando a sus colaboradores, imaginando dónde plasmar aquellos escenarios descabellados y reservando ideas para sí mismo. Cuando es libre de hacer exactamente lo que le nace, los resultados son brillantes.

Las ideas son una cosa, pero la ejecución es otra, y el proyecto entero reafirma por qué Tainy ha sido un colaborador altamente demandado para tantos desde Bad Bunny y Rosalía, hasta Dua Lipa y Shawn Mendes. Es meticuloso y preciso, lo cual le permite encontrar la textura perfecta para el momento ideal. Su reputación explica el éxito potencial de Data: Bad Bunny aparece en tres ocasiones, en ‘Lo siento bb :/’, ‘Mojabi Ghost’ y en el verso final de ‘Pasiempre’; mientras que Daddy Yankee vuelve de su retiro para ‘La Baby’. Las cantantes pop Julieta Venegas y Kany García se abren paso dentro del disco, lo que habla incluso más del acercamiento casi científico que hizo Tainy para su proyecto. Pero el éxito más significativo es que cada canción se siente única y es guiada por una producción que es capaz de tomar riesgos. Estos cortes nunca terminan como crees que lo harán. Temas como ‘Si preguntas por mí’ son punzantes y están impregnados con una sensación de anhelo y ganas de mirar hacia el futuro.Data tardó tres años en hacerse, pasando por periodos de bloqueos creativos y pausas. Entretanto, el género que Tainy ayudó a explotar siendo un adolescente continuó creciendo, haciéndose cada vez más y más grande a nivel mundial. Mucho de eso corresponde a sus habilidades sobrenaturales como productor, pero es verdad que su música entra en un mercado que se siente más que saturado. Por suerte, sus canciones se sienten como joyas ocultas, algunas más deslumbrantes que otras, pero igual de valiosas en un medio de pocas novedades. Son lo suficientemente especiales no solo para traer a Sena a la vida, sino para despertar a un género entero y su enorme público.