Crítica: Nyad

Los intentos de una mujer de 61 años por nadar de Cuba a La Florida, son registrados de una manera emocionante, gloriosa y potente.

Jimmy Chin, Elizabeth Chai Vasarhelyi 

/ Annette Bening, Jodie Foster, Rhys Ifans

Por  ANDRÉ DIDYME-DÔME

Cortesía de Netflix

Diana Nyad es una nadadora estadounidense y prácticamente, es toda una leyenda viva del deporte. Su reputación como atleta destacada (su apellido traduce ninfa del mar”) la obtuvo gracias a su impresionante resistencia física y mental y a su determinación y perseverancia inquebrantables, cualidades que se evidenciaron en unas increíbles hazañas en largas travesías en aguas abiertas, como lo fueron sus cinco intentos de nadar desde Cuba hasta La Florida sin jaula de protección contra tiburones.  

Dichos intentos son el eje central de una espectacular cinta deportiva basada en el libro Find A Way escrito por Nyad, que bien puede pensarse como el equivalente de Rocky en el campo de la natación. En ella, Annette Bening interpreta a Nyad en una actuación que va más allá del deber, encarnando a la nadadora con 61 años, retirada del deporte y convertida en una comentarista deportiva. Su mejor amiga Bonnie (Jodie Foster en un regreso triunfal), apoya el sueño de Diana de intentar nuevamente el nado de Cuba a Florida, ya que nadie lo ha logrado y solo ella es quien ha estado cerca de hacerlo. Las probabilidades no son favorables, debido a su edad y a los innumerables peligros que incluyen alucinaciones, medusas y corrientes marítimas en contra. 

Sí, Nyad es una mujer lesbiana al igual que Bonnie, pero aquí eso no importa (para tranquilidad de la audiencia homofóbica y misógina que tristemente es cada vez más grande). Aquí se narra la historia de dos mujeres recias y decididas que alguna vez fueron pareja, pero que ahora son buenas amigas y donde una se convierte en la entrenadora y soporte moral de la otra. 

Por medio de flashbacks, quienes no conozcan la historia de esta nadadora, sabrán que su padre fue una inspiración desde niña y su entrenador terminaría abusando de ella cuando tenía 14 años. Pero, para tranquilidad de aquellos que odian las películas feministas y que ya están aburridos de las innumerables denuncias de abuso en el ámbito deportivo (algo que nunca debería pasar), la cinta dirigida por el escalador y esquiador Jimmy Chin y su pareja Elizabeth Chai Vasarhelyi en su primera cinta argumental (ellos son los artífices de los impresionantes documentales Free Solo, The Rescue, Return To Space y Wild Life) evita todo esto y se enfoca en la natación que, en últimas, es lo que convierte a Diana Nyad en una persona sobresaliente. “Odio victimizarme” dice ella en algún momento. 

El gran Rhys Ifans complementa al trío de personas casi dementes que buscan alcanzar un sueño imposible, interpretando al capitán John Bartlett, un hombre curtido por el mar y que guiará a Diana a través de su travesía junto con Bonnie (en realidad fueron cuarenta personas quienes acompañaron a Nyad en su odisea y, curiosamente, el libro Guinness Records revocó el logro de la deportista argumentando la falta de observadores independientes). 

La cinta escrita por Julia Cox (de la serie The Last Tycoon) es emocionante, gratificante y gloriosa. La inserción de tomas reales en esta cinta “hecha en Hollywood” es más que acertada y con dos actrices como Bening y Foster desplegando sus enormes dotes actorales, no hay más remedio que afirmar lo siguiente: Nyad es una película ganadora.

CONTENIDO RELACIONADO