Bring Me The Horizon en Londres: los íconos de Sheffield toman su lugar en la mesa principal del rock

En la primera de dos noches en el O2 Arena de Londres, Bring Me The Horizon demostró cómo apostaron a largo plazo y ganaron.

Por  KATERINA MUSZANSKYJ

enero 24, 2024

Vía BTH en X

“Llevamos aquí desde las 5:30 a.m., estamos cansados ​​y hace frío, pero valdrá la pena”, dicen Cory y Shelly, dos fans de Bring Me The Horizon que se presentaron muy temprano en la Arena O2 de Londres el sábado.

Es un testimonio de lo lejos que han llegado estos íconos de Sheffield. Ya no es un dominio exclusivo del underground, dos espectáculos con entradas agotadas en este estadio con capacidad para 20.000 personas reflejan el hecho de que Oli Sykes y su banda de alegres inadaptados han ingresado a la verdadera realeza del rock.

Vía BTH en X

Cassyette preparó al público con su poderosa voz y su enorme presencia en el escenario, antes de que Bad Omens amenazara con volar el techo del O2 antes de la llegada de BTH. El líder, Noah Sebastian, tuvo 20.000 personas sometiéndose a su voluntad durante todo el set de la banda, con sus melodías penetrantes y roncos gruñidos interrumpiendo los gritos enloquecidos y las lágrimas de los fans. Son una banda que ya ha desarrollado una gran audiencia propia, es difícil no imaginar su propio concierto en este lugar en un futuro cercano.

Pero cuando finalmente salió Bring Me The Horizon, llegó el momento de un show que demostró por qué están en constante evolución y se niegan a dormirse en sus laureles.

Vía BTH en X

Presentada por su avatar EVE-IL en las pantallas gigantes del lugar, la banda irrumpió en el escenario con ‘DArkSide’ y dio inicio a dos horas de un espectáculo de rock desenfrenado que celebró toda su carrera. Desde la favorita de los admiradores originales de 2008, ‘Diamonds Aren’t Forever’ hasta su nuevo sencillo ‘Kool-Aid’, esta fue una verdadera celebración de la historia hasta el momento.

Durante la noche, a la banda se unieron en el escenario invitados especiales, incluida la estrella que aparece en la portada de Rolling Stone UK, Yungblud, para su colaboración ‘Obey’ y Noah Sebastian de Bad Omens para ‘Antivist’. 

Ni siquiera una breve pausa por seguridad, que atendió a un aficionado herido en el moshpit, pudo desanimar la noche. De hecho, en ese momento Oli Sykes alentó al públicio a hacer espacio para que pudiera recibir la atención necesaria.

Bring Me The Horizon terminó su set con su tema favorito de That’s The Spirit, ‘Throne’. So you can throw me to the wolves, tomorrow I will come back, leader of the whole pack”, cantaba Sykes con el poder que le caracteriza.

Una banda que ha sobrevivido, evolucionado, superado las expectativas y derribado puertas en la escena del rock y el metal durante los últimos 20 años. Ahora, realmente han tomado su lugar en la mesa principal del rock. 

Vía BTH en X