Conocé a Alex Vilas, el músico que se parece a Charly y que llega a la pantalla grande

Profesor de matemática y líder de Los Garzia, este fan de 60 y tantos años protagoniza un corto que se estrena este domingo en el BAFICI

Por  AYELÉN CISNEROS

abril 18, 2023

Gentileza Alex Vilas

Dice que hoy, a sus 60 y pico, no se parece tanto a Charly García, que en realidad su parecido era mayor cuando tenía 18 años, en plena época de Serú Girán. Pero que la gente le pide fotos; evidentemente, le ven «algo». Alex Vilas es profesor de matemática y hace música de Charly -lo que colabora con el “parecido”-, y desde 2019 tiene una banda llamada Los Garzia.

Vilas protagoniza Alguien en el mundo piensa en mí, un corto dirigido por Ezequiel González Dardik que se estrena el domingo 23 de abril en el BAFICI. Esta obra pertenece a la sección Música del festival de cine y lo muestra fumando sentado en un sillón, con su bigote de dos colores en todo su esplendor.

“Hicimos varias sesiones de filmación acá, en mi casa, y salió lo que salió. Me encantó. Conté lo que soy. No es que yo me produzco para ser Charly: simplemente soy Alejandro, Álex. Toqué toda mi vida y me gusta Charly, como a millones de argentinos y latinoamericanos”, le cuenta Vilas a ROLLING STONE.

Hay un hilo que lo une con la estrella de rock nacional. Comienza en la infancia de Vilas. Su papá le compró su primera guitarra a los 10 años y comenzó a tomar clases con un profesor. “Fui unos meses a aprender con un músico que enseñaba folclore. Después conocí a uno de los hermanos de Charly, Enrique García Moreno. Y tenía un vecino enfrente, los dos me recomendaron al primer bajista de Sui Generis, Pipi Correa, que me enseñó fundamentalmente a tocar temas de Los Beatles”, cuenta Vilas.

Entre finales de 1970 y comienzos de 1980, durante una larga noche, Vilas vio a Charly, con Serú Girán, en dos lugares diferentes, en barrios muy alejados uno del otro: “Tocaban en Bomberos de San Isidro y los fui a ver ahí. Luego se suben a un auto, un Renault 12 Alpine; yo tenía un 128, iba con la chica que salía conmigo en ese momento. Pongo mi auto al lado del auto de ellos y estaba David Lebón en la parte de adelante de acompañante y le pregunto adónde iban a tocar. Él pregunta a los chicos y dice ‘vamos para Regatas de Avellaneda’. Era cruzando la Capital, del otro lado. Fuimos todo por la Lugones, los seguí todo el viaje, llegamos a Regatas, era época de la dictadura militar, todo muy complicado. Paramos antes de entrar, había una barrera, seguridad, policía, etc. Entonces le digo a la chica que salía conmigo: ‘Andá y decile a Charly que nos haga entrar’. Se bajó, le tocó la ventanilla, la abrieron, estaban atrás Charly, Zoca y Pedro Aznar. Charly se asoma y le dice a los de seguridad: ‘Somos tres autos’, o sea, el auto de él, el mío, y la camioneta que llevaba los instrumentos. Abren la barrera y entramos: era un predio con una cancha de fútbol rodeada por árboles que se distanciaban uno de otro de diez metros más o menos. Y ellos entraban con el auto, pasaban por entremedio de dos árboles, sacaban las cabezas por las ventanillas y gritaban ‘gol’ como locos, ¡imagínate cómo estaban! Así los vi por segunda vez en el mismo día. Empezaron el show con ‘Alicia en el país’».

A fines de los 80 Vilas fue ayudante de Análisis I en la Facultad de Ingeniería de la UBA. Durante más de 20 años se dedicó a dar clases de análisis matemático, álgebra, química y física mientras, en paralelo, hacía música. “Para verme feliz” es una de sus canciones con más pasta de hit.

“Seminare”, “Canción para mi muerte”, “Inconsciente colectivo”, “Viernes 3 AM”, “Raros peinados nuevos” y otros temas de García forman parte del repertorio en Los Garzia. No solo hacen canciones de Charly, sino también de Beatles y Eric Clapton: “Empezamos tocando con uno de los ex bateristas de Charly, Fernando Cartier, que tocó en Los Tok Tok. Comenzamos a ensayar repertorio de Charly, básicamente, y se fue formando la banda. Trajimos un bajista y arrancamos como trío. Después se acopló Checho Muñiz, que toca teclados, un pibito de 18, 19 años”. En plena pandemia se presentaban en Palermo: Borges y Costa Rica se llenaba de gente que los veía. “Era impresionante, nos terminaba echando la policía”, dice. El raid de popularidad los llevó también al programa del Pollo Vignolo, 90 Minutos, en ESPN.

Finalmente, en octubre de 2021, por el cumpleaños 70 de García, los llamaron de diferentes lados y se volvieron virales gracias a la cuenta de TikTok que abrieron en septiembre. Lo recuerda: “Mi manager me dijo allá por mediados del 2021, tenemos que hacer un TikTok. Y yo pensaba, ¿qué es TikTok? ¿Qué es una caramelo, una pastilla, un chicle, una pasta dentífrica? No tenía idea. Lo hice, metí un par de videos, pasó un día, dos, tres, no pasaba nada, no los veía nadie, y de golpe explotó”. Uno de sus videos supera el millón de vistas, otros tienen cientos de miles y con muchos comentarios.

Lo empezaron a reconocer por la calle y de medios del exterior: “Me llamaron de la televisión peruana y chilena por el tema del parecido, que a mí es lo que menos me interesa. A mí me importa hacer música, pero es divertido y nos da cierta proyección como para hacer cosas y poder conseguir shows”.

Charly es la pasión que lo acompaña a lo largo de los años: “¿Qué siento cuando hago música de Charly? Siento realmente que me gusta. Es así de sencillo. Muy pocas cosas me gustan. Me siento pleno”.

Alguien en el mundo piensa en mí se proyectará en el Bafici:

Domingo 23 de abril, 21:40, en el Cultural San Martín, Sala 1.

Lunes 24 de abril, 22:00, en Arthaus.

Miércoles 26 de abril, 18:15, en el Museo del Cine. 

Domingo 30 de abril de 2023, 20:30, Cine Multiplex Monumental Lavalle Sala 4.

CONTENIDO RELACIONADO