enero 10, 2023

Agente Fortune: El gran engaño

Cuando se embarca en el terreno de las comedias de acción, Guy Ritchie nunca nos defrauda. Aunque no esperen aquí algo como Juegos, trampas y dos pistolas humeantes, Cerdos y diamantes o Rocknrolla.

Guy Ritchie 

/ Jason Statham, Aubrey Plaza, Hugh Grant, Josh Harnett, Cary Elwes, Bugzy Malone

Por  ANDRÉ DIDYME-DÔME

Cortesía de Diamond

La quinta colaboración entre Guy Ritchie y su actor fetiche Jason Statham, ha visto aplazar su estreno por más de un año, debido a la reestructuración de los estudios STX luego de la pandemia y a la guerra entre Rusia y Ucrania (los villanos de esta cinta son ucranianos).

Pero esta no es una película bélica, ni un thriller político y mucho menos una obra solemne y seria. Estamos hablando de un producto ligero de entretenimiento, del tipo que exige una pizza de pepperoni y un paquete de seis cervezas para poderse disfrutar al máximo.

Como si Ritchie se sintiera celoso de lo logrado por Tom Cruise y su franquicia basada en la serie de televisión Misión: Imposible, el director británico decidió hacer su propia versión. Jim Phelps, el líder de la misión, inmortalizado por el actor Peter Graves, aquí es encarnado por Cary Elwes bajo el nombre de Nathan Jasmine, el director de una agencia privada encargada de resolverle problemas al gobierno, representado aquí por Norman (Eddie Marsan, otro de los colaboradores constantes de Ritchie).

Un disco duro que posee una importante información que puede alterar el orden mundial, ha caído en malas manos. Es así que el flemático Jasmine decide reclutar de su nómina a tres expertos agentes. Sarah Fidel (una estupenda Audrey Plaza), experta en computación; JJ (el rapero Bugzy Malone), un francotirador infalible y de pocas palabras; y, por supuesto, Orson Fortune (Jason Statham), el equivalente al Rollin Hand interpretado por Martin Landau o al Ethan Hunt de Cruise.

El cuarto integrante del equipo es Danny Francesco (Josh Harnett), una superestrella del cine que acción, quien es chantajeado para que se infiltre en la guarida del villano, el despiadado y multimillonario traficante de armas llamado Greg Simmonds (un adorable Hugh Grant). Al mismo tiempo, Mike (Peter Ferdinando), antiguo socio de Orson y líder de otra agencia privada, compite con este y su equipo para cumplir con la misma misión.  

Lo que sigue es una mezcla con las dosis adecuadas de suspenso, comedia y acción, ambientadas en diversas partes del mundo y con muchos autos y mansiones lujosas. Cuando Statham actúa bajo la batuta de Ritchie suele y brillar y esta no es la excepción. Sin embargo, esta cinta está muy lejos de la clásica trilogía conformada por Juegos, trampas y dos pistolas humeantes, Cerdos y diamantes y RocknRolla. Pero no se equivoquen, este tampoco es el Guy Ritchie horripilante de Insólito destino o Aladdin. Agente Fortune queda en ese grupo de cintas entretenidas como los son Sherlock Holmes 1 y 2, El agente de C.I.P.O.L., Los señores de la mafia y ¡glup! El rey Arturo: La leyenda de la espada.

Agente Fortune es una divertida cinta de espías que bien podría convertirse en una franquicia aceptable (no como la estúpida e insulsa Red Notice con Dwayne Johnson, Gal Gadot y Ryan Reynolds, con la que guarda algunas similitudes). No todo en el cine debe ser solemne y profundo. De vez en cuando siempre cae bien un poco de “Kiss Kiss y Bang Bang” y Guy Ritchie lo sabe. Pero él también sabe que puede hacerlo mucho mejor. 

CONTENIDO RELACIONADO