A un click de distancia

Un hombre toma unas lecciones virtuales de español y obtiene una conexión real con su maestra

Natalie Morales 

/ Natalie Morales, Mark Duplass

Por  ANDRÉ DIDYME-DÔME

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Cortesía de Cineplex

Aunque es cierto que la pandemia causada por el COVID-19 hizo más evidente el uso de la red como recurso para socializar, lo cierto es que las personas, desde hace mucho tiempo, establecemos relaciones a partir de la tecnología. Los amores por correspondencia, las eternas charlas por teléfono y ahora, las conversaciones por chat y las videollamadas de las plataformas virtuales, nos han permitido superar nuesra soledad y establecer una conexión con el otro sin importar las distancias.

Para su primer largometraje como directora, la actriz Natalie Morales (Santa Clarita Diet, Abby’s, Dead To Me) retoma las enseñanzas del gurú de la comunicación Marshall McLuhan: Los dispositivos tecnológicos permiten e impiden cosas y su valor depende el uso que hagamos de ellos.

A un click de distancia es una película que en su totalidad se desarrolla desde el punto de vista de un computador o un teléfono celular. En ella, vamos a conocer a Cariño (Morales), una mujer cubana que vive en Costa Rica y quien es contratada por Will (Desean Terry), para que le imparta clases virtuales de español a su esposo Adam (Mark Duplass), quien vive con su pareja en Oakland.

Al principio, Adam se muestra reticente del regalo que le hace Will, pero gradualmente termina, no solo recibiendo las clases de español, sino que también logra una conexión muy estrecha con Cariño, convirtiéndose los dos en amigos. El catalizador de la amistad es la tragedia, la cual es vivida tanto por el alumno como por su maestra. 

La cinta, la cual se divide por sesiones bajo los títulos de “inmersión”, “contexto” o “gramática”, nos muestra cómo se genera y se desarrolla una verdadera amistad, la cual se basa en el respeto, la conexión emocional, el apoyo mutuo y la empatía. Es gratificante que la película coescrita por Morales y Duplass rompa con los lugares comunes (“se conocieron por internet y se enamoraron”) y que se enfoque en el proceso orgánico que lleva a la conformación de una relación (como lo hizo la estupenda trilogía de “Before”, dirigida por Richard Linklater y protagonizada por Ethan Hawke y Julie Delpy).

Es también interesante ver como A un click de distancia no condena a la tecnología en cuanto al papel que desempeña como mediador de las relaciones humanas. Al contrario, aquí vemos cómo la tecnología permite que dos personas, de orígenes, clase social e intereses diferentes, se conecten y logren establecer una relación real desde la virtualidad.